Las plataformas ofrecen vehículos de inversión diversos a los de campaña

Supermercados, la ‘democratización’ de los fondos

Supermercados, la ‘democratización’ de los fondos

Cada vez que va a su banco le recomiendan los mismos fondos de inversión, pero sus conocidos le han hablado de lo bien que funciona una gestora española que no suele hacer publicidad en la televisión, o de una casa del norte de Europa que vende fondos temáticos que le resultan muy atractivos. Sabe que hay un banco americano cuyos productos baten sistemáticamente sus índices de referencia. Y siempre soñó con participar en uno de esos vehículos de inversión en el que llevan décadas confiando los expertos. ¿Cómo hacer para que formen parte de su cartera?

Muy sencillo. A través de los supermercados de fondos, plataformas que le permiten acceder a gamas extensas de productos donde poder escoger entre las ofertas de distintas gestoras, no solo entre los firmados por su banco de toda la vida.

Por una parte tenemos los supermercados de fondo al uso, donde los clientes, en algunos casos solo institucionales y en otros también minoristas, tienen a su disposición miles de propuestas.

Un servicio parecido a estas plataformas es el que ofrecen algunos bancos que han optado por la denominada arquitectura abierta para sus clientes. Es decir, incluir entre su oferta no solo los productos propios, sino también de terceros, estrategia contraria a la seguida por algunos de los principales bancos españoles, que aprovechan sus redes comerciales para distribuir solo sus fondos... a menos que se sea cliente de banca privada. Ahí sí se le propone diversificar.

La plataforma de fondos más importante es Allfunds Bank, aunque es de carácter totalmente institucional, que dispone en Europa de más de 44.000 fondos, pertenecientes a unas 470 gestoras, principalmente internacionales, pero con una gama creciente de fondos domésticos de los mercados en los que tienen mayor presencia, entre ellos el español. De hecho, han observado que en los últimos cinco años el volumen en fondos de inversión españoles ha crecido casi un 60%, mientras que el volumen de los internacionales en España subía un 220%. “La variedad en la gama de productos, el expertise y las facilidades operativas de los fondos internacionales han favorecido mucho las inversiones en este tipo de productos en detrimento de los fondos locales, aclaran.

Desde la industria se ve con buenos ojos este modelo de plataformas, ya que “la cada vez mayor implantación de la arquitectura abierta en muchos intermediarios financieros permite a los partícipes acceder a fondos que solo hace unos pocos años estaban restringidos a determinados inversores”, apunta Ángel Martínez-Aldama, director del Observatorio Inverco, quien cree que la clave de su éxito “radica tanto en la amplia gama de fondos accesibles como en la sencillez de su contratación, que incluso desde casa pueden ser suscritos”.

Begoña Castro, por parte de EFPA, sin embargo, no cree que sea tan fácil acceder a todos los fondos, ya que sucede que si quieres suscribir uno de una gestora española independiente está disponible en teoría en la mayoría de plataformas, pero en la práctica te invitan a que compres el fondo de su propia marca”.

Efectivamente, muchas de estas plataformas destacan en su oferta los fondos propios. Es el caso de Renta 4, que muestra productos de su gestora “con unas condiciones de gestión más ventajosas y una cercanía mucho mayor de los clientes con el gestor y su filosofía y de gestión”, aseguran. En el caso de Ahorro Corporación incluyen fondos de 20 casas internacionales con las que trabajan, pero de producto nacional solo ofrecen de Imantia Capital, su gestora.

Supermercados, la ‘democratización’ de los fondos

En cualquier caso, en los menús de estas plataformas las marcas internacionales ganan por goleada a las nacionales. Y es que, en general, los productos de la tierra se pueden contratar en la propia gestora, mientras que para comprar un fondo extranjero hay que pasar necesariamente por un intermediario.

Para operar, lo normal es que únicamente se pida al cliente que abra una cuenta para este tipo de operativas y, a partir de ahí, cada casa tiene sus peculiaridades, aunque en todos los casos se facilita la operativa por internet. En el caso de Uno-e, por ejemplo, hay que hacerse cliente del banco online. Si además quiere invertir en fondos internacionales, necesita una cuenta de valores.

Wolfgang Kania, responsable de fondos y planes de pensiones de Deutsche Bank España, hace hincapié en la importancia de elegir los productos de la plataforma. “Resulta determinante contar con los mejores gestores de carteras, ya que la diferencia de rentabilidad entre un fondo normal y un fondo excelente puede fácilmente ser el doble”. Y añade: “Nuestros clientes no se enfrentan a la dificultad de elegir entre un océano de fondos de inversión”, sino que el banco facilita la elección mediante listas semestrales de fondos recomendados (unos 50), carteras modelo por perfil de inversor y minicarteras para inversores con menos disponibilidad de dinero”.

¿Es el inversor quien elige el producto o le proponen? Se puede acceder al fondo que quiera, pero este puede apoyarse, si lo desea, en algún servicio de asesoría. En Renta 4, por ejemplo, explican que “todo cliente tiene siempre un asesor personal que le puede orientar con información, oportunidades, identificando su perfil de inversor, ayudándole a entender los diferentes productos”.

En el caso de Ahorro Corporación, “ayudamos a nuestros clientes a través de una lista de fondos recomendados seleccionados por el comportamiento mostrado en los últimos años y la calidad en la gestión en base a datos cuantitativos y una sección con los tres fondos destacados en cada periodo”.

Otras, como Selfbank, no ofrecen asesoramiento, si bien “el cliente cuenta con unas carteras modelo en nuestra web, así como una clasificación de fondos interesantes por categoría, por si necesitara apoyo”, aclara Victoria Torre, responsable de desarrollo de contenidos, productos y servicios. “Nuestra filosofía reside en darle al cliente las herramientas y la formación para que sea él el que tome sus decisiones. Incidimos mucho en la formación, a través de cursos presenciales y online, nuestro blog...”.

En general no se piden inversiones superiores a las mínimas marcadas en el folleto del fondo, si bien hay algunas excepciones. Es el caso de Selfbank, donde, salvo que la gestora imponga un mínimo mayor, se aplican 1.000 euros en primera suscripción y 150 en sucesivas. En Bankinter, por su parte, si el fondo se ha incluido “bajo petición exclusiva de algún cliente, entonces sí exigimos un mínimo para poder incorporarlo”.

En cuanto a la variedad, en las estanterías de estos supermercados puede encontrar fondos pensados para todos los perfiles y estilos de clientes. En Tressis, por ejemplo, comercializan “desde aquellos que invierten en el mercado monetario hasta renta variable emergente, pasando por todas las estrategias de gestión alternativa”, asegura Javier Monjardín, director de análisis de la sociedad de valores.

En cuanto a las comisiones, cada casa es un mundo. “Algunas de estas plataformas cobran comisiones por traspaso, otras solo te ofrecen la posibilidad de suscribir el fondo con mayor comisión de gestión, y otras te ofrecen un fondo con menor comisión de gestión pero cobran comisión de custodia”, resalta Castro, de EFPA, “y, por supuesto, no estoy de acuerdo con el cobro de comisiones por traspaso y menos aún cuando por norma general es el propio pequeño inversor el que hace el trabajo e introduce las órdenes desde su acceso personal”.

Las principales opciones

AHORRO CORPORACIÓN

Prestan servicios financieros a inversores institucionales y minoristas desde hace 25 años como entidad independiente. Sus clientes pueden contratar más de 8.000 fondos de inversión de las principales gestoras, si bien, con el fin de facilitar al cliente el poder encontrar el que mejor se adapta a su perfil inversor y necesidades, seleccionan aproximadamente 400, los más representativos por rentabilidad, comportamiento, riesgo. Entre sus clientes se encuentran grandes corporaciones y las mayores instituciones financieras nacionales e internacionales, family offices e inversores minoristas.


BANKINTER

Comercializan en torno a 3.000 fondos de un total de 90 gestoras, de las cuales 85 son internacionales y 5 nacionales, incluyendo Bankinter Gestión de Activos. Tienen desde los monetarios más conservadores hasta los puros de renta variable para los perfiles más agresivos, pasando por los mixtos, multiactivos, fondos de retorno absoluto, etc., y en todas las zonas geográficas y para la mayoría de divisas. Ofrecen asesoramiento al cliente y productos de gestión delegada –carteras de fondos y fondos de fondos–, y es la gestora de Bankinter la que decide los fondos a invertir según el perfil.

DEUTSCHE BANK

Tienen algo más de 1.000 fondos de 41 gestoras, incluida la del propio grupo. Sus clientes suelen realizar un perfilado previo para saber sus conocimientos, su experiencia inversora, su situación económica y su horizonte de inversión, además de su perfil de riesgo. “Dicho perfilado no es obligatorio si se quieren contratar fondos no complejos, pero lo consideramos básico para el éxito de la inversión. Luego, el cliente tiene la posibilidad de operar a través de una oficina con el apoyo de su gestor personal o vía nuestra plataforma de internet”, aclara Wolfgang Kania, responsable de fondos y planes de pensiones de Deutsche Bank España.

RENTA 4

 Ofrecen fondos de más de 120 gestoras nacionales e internacionales, lo que significa una disponibilidad de más de 4.000 fondos de inversión en total. Además, si tiene interés en concreto por algún fondo en particular, lo pueden incorporar en 24 horas. Asimismo, los fondos que el departamento de R4 Activa decide incorporar a las carteras de fondos de inversión para los clientes que cuentan con el servicio de gestión diferida pasan a estar disponibles para todo el mundo. Se pueden contratar en las sucursales de Renta 4 Banco, online o mediante la plataforma para fondos Fondotop.

SELFBANK

 En la actualidad, la plataforma cuenta con unos 1.800 fondos de cerca de 50 gestoras, de ellas, 10 nacionales. La única restricción es que sean productos registrados a la venta en España. Para operar, el primer paso es completar la apertura de una cuenta y hacer un ingreso. A partir de ahí puede usar el buscador de fondos y ver la oferta. También es posible no ingresar dinero, si lo que tenemos es un fondo en otra entidad y queremos llevarlo a Self Bank. No existe coste ni por mantenimiento de cuenta, ni por custodia de fondos, ni por operativa. Hacer transferencias también es gratis.

TRESSIS

 Disponen de 8.019 fondos registrados en España de 34 gestoras nacionales y 122 internacionales, productos destinados a un modelo de cliente (55% hombres y 45% mujeres) de nivel alto de renta/patrimonio (empresarios, directivos y profesionales liberales), con una media de 53 años y concentrados en perfiles equilibrados. Según Carmelo Lázaro, su director comercial,Tressis es “una compañía centrada en el asesoramiento y gestión de patrimonios independiente, con arquitectura abierta, lo que ha supuesto que pongamos los intereses de nuestros clientes por encima de los nuestros”.


UNO-E

 El banco online de BBVA tiene actualmente disponibles 346 fondos de 7 gestoras nacionales y 21 internacionales, con los que intentar articular un catálogo actualizado y con todas las categorías principales. Así, comercializan productos desde los más conservadores (monetarios) a los más dinámicos (renta variable emergente). Sus usuarios son todos particulares. Un 65% de ellos están en fondos internacionales, el 35% en nacionales y algo más de la mitad está en renta variable. No cuentan con servicio de asesoría, pero recomiendan carteras y fondos de inversión por perfil a iniciativa del cliente.

INVERSIS

 Da servicio únicamente a clientes institucionales, que a su vez dan servicio a clientes minorista. Ofrecen 18.000 fondos, de 350 gestoras, incluyendo a 75 nacionales. El criterio básico en la elección es la demanda de los clientes, sumado a que la gestora sea reconocida y esté registrada en España, de manera que ofrezcan seguridad, destacan en la entidad. La inversión mínima es la solicitada por el fondo. De la misma manera, las comisiones que se cobran las establece el cliente de Inversis, institucional, a cada uno de sus clientes, sin que Inversis intervenga en ningún caso.