Fondos de inversión

Garantizados, el regreso

La nueva oferta lanzada al mercado alarga los plazos para asegurar la rentabilidad.

Garantizados, el regreso

Pasaron de ser el producto preferido de los inversores españoles conservadores a desaparecer de la oferta de las grandes entidades. Los fondos garantizados, aquellos que derivaban buenas comisiones a las gestoras sin apenas mover un dedo –son de gestión pasiva–, languidecieron al mismo ritmo que lo hacían los tipos de interés y subía el precio de la garantía.

Sin embargo, está tan desierto el panorama de los productos sin riesgo, destinados a los más conservadores, que este tipo de fondos ha vuelto a la oferta de las grandes entidades.

Ana Rivero, responsable de producto e inteligencia de mercado de Santander AM España, admite que el momento álgido de los garantizados “surgió con niveles de tipos de interés más elevados que los actuales y, por tanto, permitían construir escenarios de revalorizaciones, pagos, rentas, etc., atractivos como inversión conservadora. Sin embargo, el entorno de tipos actual ha situado a los fondos garantizados como producto refugio del capital más que como producto de rentabilidad”.

La entidad ha reactivado estos productos, al lanzar novedades en los últimos meses dentro de los fondos Valor Creciente, Valor Global y Santander Grandes Compañías. Los hay con protección total o parcial del capital, con pago anual –con plazos cercanos a los seis años– o en la modalidad de acumulación a un plazo inferior a los dos años y medio.

“La garantía se concede solo al vencimiento”, recuerda Ángel Martínez-Aldama, de Inverco

“Estamos lanzando garantizados 100% como regarantías de los que vencen, pero también diseñaremos alguno nuevo, ya que este año no nos vencen demasiados garantizados”, explica Raúl Moreno, director de distribución de fondos de Bankinter. Lo harán principalmente referenciados a renta variable y como subyacente a índices bursátiles “que ofrezcan rentabilidades esperadas positivas a medio o largo plazo, que es el horizonte temporal de nuestros fondos”, indica Moreno, ya que “el problema de los garantizados es el plazo, que actualmente tiene que ser muy largo para poder optar a una rentabilidad decente”.

También Sabadell se ha mostrado muy dinámico en garantizados. El último en presentar ha sido el Sabadell Garantía Extra 23, de rendimiento variable. Estos vehículos “se ofrecen cuando existe una demanda real por parte del cliente conservador que quiere una inversión con capital garantizado al 100% y siempre que la garantía adicional permita ofrecer condiciones ventajosas para el partícipe”, aseguran en la entidad.

Bankia Rendimiento Garantizado 2023 es la nueva apuesta de este banco, un producto que se ha suscrito en su totalidad por un importe de 200 millones de euros. “La estrategia de la entidad es analizar cada vencimiento puntual de garantizados, el perfil de los partícipes del fondo, la situación de mercado y el apetito de nuestros clientes para determinar qué producto puede ser el más adecuado. En este sentido, es posible que sigamos lanzando nuevos garantizados”, adelanta Pablo Hernández, director comercial de Bankia Fondos.

No obstante, Hernández también ve que un perfilado conservador puede ser un producto adecuado para aquellos clientes que “estén dispuestos a invertir respetando el horizonte temporal que se han propuesto y, además, podrían lograr una rentabilidad mayor que el depósito o el garantizado”.

En Allianz Popular Asset Management, por su parte, creen que es una solución para clientes que, por encima de todo, quieren primar la seguridad y poder acceder a productos que no pongan en riesgo su capital a vencimiento. “Nuestra oferta se centra en productos de garantía total, no parcial”, aclaran. En 2016 han lanzado Eurovalor Garantizado Acciones III FI, ligado a la evolución de tres acciones y con vencimiento a los cinco años y diez meses.

Otros fondos de reciente aparición son el Rural Europa 24 Garantía o el Kutxabank Garantizado Bolsa 2021. Desde esta última entidad afirman que “si las expectativas de los mercados de renta variable lo permiten, está en nuestro ánimo la emisión” de nuevos productos.

“Vaya por delante que, si los garantizados crecen tanto, es por la búsqueda de margen por las entidades que están movilizando ahorro desde los depósitos hacia estos productos”, apunta Javier Flores, responsable de análisis de Asinver. Y es que, como siempre a la hora de contratar un producto de inversión, hay que examinar la comisión y los gastos de gestión, “no sea que superen la rentabilidad que esperábamos”, advierte Flores.

Además, Ángel Martínez-Aldama, director del Observatorio Inverco, recuerda que “la garantía se concede solo al vencimiento y que, si necesitamos reembolsar anticipadamente, será al valor liquidativo de ese día, sin garantía, y es posible que el fondo cargue algún tipo de comisión por reembolso anticipado, lo que no ocurre en caso de reembolso al vencimiento. Por tanto, hay que invertir lo que no vayamos a necesitar previsiblemente durante el periodo de garantía del fondo”.

Pero los garantizados son un producto que no gusta a todas las gestoras. De hecho, algunas muy importantes no los incluyen en su oferta. Es el caso de Mapfre, que frente a los garantizados prefiere Multifondo Elección, un seguro de modalidad unit linked con tres opciones disponibles en función del perfil del cliente (prudente, moderado y decidido).

En cuanto a CaixaBank Asset Management, su política comercial “se centra en impulsar los fondos de gestión activa”, indican, ofreciendo a sus clientes más conservadores fondos con objetivo de rentabilidad, actualmente solo de renta variable.

De esta manera, explican desde la gestora, “al vencimiento de los fondos garantizados nuestros clientes pueden optar entre traspasar al fondo de gestión activa que mejor se ajuste a su perfil o traspasar hacia el fondo con objetivo de rentabilidad de renta variable que se esté comercializando. Los fondos garantizados nunca se renuevan. Pasado un tiempo desde su vencimiento, son absorbidos por un fondo monetario”.

Entre los preferidos

Siete de cada diez gestoras creen que el dinero que venza en depósitos durante este año irá a los fondos de inversión. Entre estos, la mayoría de las gestoras consideran que los fondos mixtos serán los más beneficiados, seguidos de los garantizados y, en tercer lugar, los de retorno absoluto, según la última encuesta del Observatorio Inverco.

En el caso de los garantizados, ya se ha notado que, tras más de dos años de descensos de patrimonio en este tipo de fondos, en noviembre de 2015 se registró un aumento del volumen total en los garantizados de Bolsa, que ha continuado en los cuatro meses siguientes, sumando desde noviembre hasta febrero de 2016 casi 1.200 millones de entradas netas a este tipo de fondos.

Normas