El presidente Castilla y León lo anuncia en un pleno

El presidente de Castilla y León anuncia una oferta por Lauki

Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León.
Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León.

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha anunciado hoy que ha recibido una oferta de un grupo empresarial para comprar la factoría de Lauki que la multinacional francesa Lactalis pretende cerrar en Valladolid, donde trabajan 85 empleados.

En respuesta a una pregunta en el pleno de las Cortes de Castilla y León hecha por el portavoz socialista, Luis Tudanca, sobre las iniciativas tomadas por la Junta para ayudar al sector lácteo y evitar el cierre de Lauki, Herrera ha explicado que esta mañana se han reunido con representantes de la empresa que se ha ofrecido a comprar la factoría.

Herrera ha reconocido que inicialmente no es voluntad de Lactalis vender esas instalaciones, pero está convencido de que la unión política y social puede servir para “doblar la voluntad” de una multinacional como ha ocurrido en casos precedentes.

Tudanca ha dicho que “los buenos deseos están bien” pero los gobiernos tienen que “tomar decisiones”, aunque estén en funciones como ocurre ahora con el de la nación, ya que los ganaderos necesitan medidas y las organizaciones agrarias “no están contentas con el paripé” que, en su opinión, formaron el lunes en Bruselas los responsables ministeriales.

Herrera ha anunciado también que han pedido una reunión con el presidente de la compañía francesa para manifestarle que son “bienvenidos a Castilla y León siempre que su objetivo sea seguir invirtiendo y manteniendo los empleos”, tras recordar que Lactalis tiene en la comunidad otras dos factorías con 171 trabajadores.

En ese futuro encuentro, Herrera confía en convencer a la multinacional de que cerrar la factoría vallisoletana no es una buena opción y, como alternativa, plantearle que venda las instalaciones para que la producción y la actividad de los ganaderos que surtían de leche se mantengan.

El pasado 10 de marzo, la compañía Industrias Lácteas Vallisoletanas (ILV), controlada por Lactalis, anunció que cerrará la planta de Valladolid ante el descenso de las ventas de la marca Lauki y el estancamiento de la demanda de leche pasteurizada.

Según ILV, el cierre responde a una situación de “sobrecapacidad” de la estructura productiva que dificulta competir cuando se ha producido un descenso del consumo de leche.

La planta de Valladolid fue fundada en 1954 por un grupo de ganaderos de Valladolid bajo la denominación de Central Lechera Vallisoletana, para pasar a un propietario único pocos años después, y en la década de 1960 fue gestionada por Industrias Lácteas Madrileñas.

En 1989, ya con la marca Lauki, entró a formar parte del grupo francés Sodiber, y desde 2004 el control de la factoría vallisoletana corresponde a Lactalis, que también cuenta con plantas en Sevilla, Granada y Lugo.

La factoría de Lactalis en Valladolid cuenta con una plantilla de 85 trabajadores, a los que, según la empresa, se tratara de recolocar en otras plantas del grupo.