Los retos de la economía colaborativa

La patronal de las firmas digitales aboga por más liberalización

Una protesta contra la plataforma tecnológica Uber en Bogotá (Colombia), este lunes.
Una protesta contra la plataforma tecnológica Uber en Bogotá (Colombia), este lunes.

Es necesario plantearse la liberalización de sectores que se han demostrado altamente ineficientes, y el transporte es uno de ellos”. De esta forma, la responsable de asuntos públicos de la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), María Álvarez, reaccionó ayer a las críticas que Fedetaxi había formulado al informe publicado el viernes por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNCM), en el que la autoridad de control apuesta por una mayor desregulación de este segmento.

Aunque la organización de los taxistas españoles tilda de “sesgado y deficiente” el documento, Álvarez insiste en considerar que “no se pueden poner barreras de entrada y frenos a la innovación”. Las críticas de Fedetaxi apuntan sobre todo a la eliminación de las tarifas reguladas por las que aboga la CNMC, lo que conllevaría que el servicio se preste solo en lugares y momentos en que fuera rentable. “Otra cosa distinta es que se elaboren medidas transitorias o mecanismos de compensación para aquellos taxistas que han invertido una cantidad de dinero muy elevada para una licencia”, matiza la responsable de Adigital, que ayer participó en una mesa redonda sobre economía colaborativa, organizada por la escuela de negocios Esade en su sede madrileña.

Con respecto a uno de los retos que supone este nuevo tipo de consumo, es decir, la definición del estatus de quienes prestan servicios en plataformas como Uber o Airbnb, Álvarez recuerda las conclusiones de un estudio que el Parlamento europeo publicó en enero: “Considerarles trabajadores autónomos es lo más acertado”, zanja la responsable de la asociación, de la que forman parte unas 500 empresas de la economía digital, entre ellas, la compañía de alquiler de vehículos con conductor Cabify. Si se aplicara este concepto, Álvarez defiende que sería preciso modificar la cuota que pagan a la Seguridad Social “o incluso se valore crear una figura especial de autónomo para este tipo de plataforma”.

La economía colaborativa es algo imparable también para otro de los ponentes del encuentro, el director general de tecnología y operaciones de Santander España, Adolfo Ramírez. “Las empresas de la economía colaborativa deberán someterse a alguna forma de regulación”, dijo, “pero la actitud de aquellas compañías que frente a este fenómeno prefieren ignorarlo o denunciarlo a través de distintos lobbies, no es la correcta”.

En el evento participaron también el profesor de Estrategia Digital de Esade, Xavier Busquets, y los fundadores de las plataformas de economía colaborativa Be Mate, Respiro, Tutellus y Grow.ly.