Pide evitar "una solución a última hora" como Banif

El presidente de Novo Banco aboga por un proceso de venta sin prisas

hombre camina junto a una sucursal de Novo Banco en Lisboa (Portugal).
hombre camina junto a una sucursal de Novo Banco en Lisboa (Portugal).

El presidente de Novo Banco, Eduardo Stock da Cunha, señaló que se debe evitar una solución “de última hora” como ocurrió con Banif y realizar un proceso de venta “abierto, competitivo” para buscar la mejor oferta por la entidad.

“Lo que tenemos que evitar es una solución a lo Banif, a última hora”, señaló en una entrevista publicada hoy por el semanario luso “Expresso”, en la que defendió que “tiene que haber un proceso abierto, competitivo, no discriminatorio y transparente en el que los interesados presenten la oferta de mayor valor”.

Stock da Cunha mencionó además la posibilidad de que el banco sea vendido por partes de aquí a agosto de 2017, la fecha límite estipulada para cerrar el proceso.

“Podemos vender ahora sólo el 30% de los activos del banco. Esto para que en agosto de 2017 no tengamos que vender la totalidad”, dijo el banquero, que manifestó que su objetivo es dejar la presidencia de la entidad el próximo verano, aunque todavía no se haya concluido la venta.

Sobre la opción de nacionalizar Novo Banco, Stock da Cunha sostuvo que cree “en las virtudes de una economía de mercado” y que es partidario de “tener el sector bancario en manos privadas”, y añadió que mantener la entidad en la esfera del Estado podría ser problemático debido a las ayudas públicas que recibió.

El banquero, que se puso al frente de la entidad en septiembre de 2014, admitió que a su llegada encontró créditos que, bajo su experiencia en el sector, “nunca habría concedido”.

Como inicialmente el plazo para vender Novo Banco expiraba en 2016, su equipo se centró en asegurar la liquidez y el capital en vez de priorizar una reestructuración, proceso en el que se encuentra actualmente el banco.

Este proceso implica la salida de 1.000 trabajadores del banco a lo largo de 2016, parte de los cuales mediante un despido colectivo, aunque no especificó a cuántos empleados alcanzará esta medida ya que dependerá de si consiguen rescindir algunos contratos por mutuo acuerdo.