Conectará Brasil y EE UU

Telefónica refuerza Telxius con un nuevo cable submarino

La operadora contempla la salida a Bolsa de la nueva división

César Alierta, presidente de Telefónica.
César Alierta, presidente de Telefónica.

Telefónica ha anunciado el despliegue de BRUSA, un nuevo cable submarino de casi 11.000 kilómetros de longitud que conectará Río de Janeiro y Fortaleza en Brasil con San Juan de Puerto Rico y Virginia Beach (EE UU). En un comunicado, la operadora ha explicado que su entrada en funcionamiento está prevista para comienzos de 2018 y ayudará a Telefónica a reforzar su liderazgo en infraestructuras en toda América.

El despliegue de gran relevancia por el momento en que se va a llevar a cabo. Y es que BRUSA se incorporará a Telxius, la nueva compañía global creada recientemente por Telefónica para optimizar su portafolio de infraestructuras y que irá incorporando de forma progresiva algunas de éstas, incluyendo parte de su red de torres de telefonía y de cable de fibra óptica.

Telefónica planea colocar en Bolsa esta filial, que podría alcanzar un valor superior a 6.000 millones de euros. La teleco, que aún no ha tomado una decisión definitiva, podría afrontar la operación antes del verano.

En términos operativos, Telefónica ha explicado que la tecnología puntera de BRUSA permitirá proporcionar una capacidad de transmisión ultrarrápida, incrementar la conectividad de extremo a extremo y la disponibilidad de servicios de banda ancha ultrarrápidos.

“El cable mejorará la fiabilidad de las comunicaciones y proveerá una mayor resiliencia mediante el aumento del número de puntos de acceso en Estados Unidos, el rendimiento general de la red global y la seguridad extremo a extremo. BRUSA ofrecerá también uno de los enlaces de comunicación de menor latencia entre las dos mayores economías del continente, Brasil y Estados Unidos, y ofrecerá mayor flexibilidad y escalabilidad que otros sistemas desplegados hasta la fecha”, ha señalado la operadora.

La teleco ha indicado que recientemente ha reforzado sus infraestructuras en América con el despliegue del Pacific Caribbean Cable System (PCCS), un cable submarino construido en consorcio y con una capacidad de transmisión de hasta 80 Tbps, que enlaza Jacksonville (Florida, EE.UU.) con las Islas Vírgenes Británicas, Puerto Rico, Aruba, Curacao, Colombia, Panamá y Ecuador.

Telefónica también gestiona Unisur, el cable que conecta Uruguay y Argentina, así como el SAM-1, un sistema de cable submarino desplegado en 2000, y que en forma de un anillo de 25.000 kilómetros, une Estados Unidos, el Caribe y Centro y Sudamérica.

La red internacional de Telefónica cuenta con más de 65.000 kilómetros de fibra óptica (31.000 de ellos en propiedad) que conecta Estados Unidos con el resto del continente americano y Europa.