Busca un inversor para sus bonos convertibles

El beneficio de Ibercaja cae un 44%, pese a las menores provisiones

Fachada de una oficina de Ibercaja
Fachada de una oficina de Ibercaja

Ibercaja ganó en 2015 84,1 millones, un 44,2% menos, con el descenso de todos sus márgenes y provisiones. Achaca la caída del 9,7% de su margen de intereses a los bajos tipos de interés. La caída de los resultados por operaciones financieras también afean su cuenta. Ibercaja busca un inversor para sus bonos convertibles.

Los bajos tipos de interés han minado los resultados de Ibercaja. La entidad aragonesa cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto atribuido de 84,1 millones de euros, lo que supone una caída del 44,2%, que no ha podido ser compensada con lo que consideran “renovada intensidad de la actividad crediticia”.

La cuenta de resultados de entidad presidida por Amado Franco ya muestra descensos desde la primera línea, el margen de intereses, que cae un 9,7%, al sumar 631,6 millones de euros. La antigua caja de ahorros justifica esta disminución en los bajos tipos de interés vigentes y en la menor contribución al margen de sus carteras de valores. La entidad, de hecho, destaca el aumento en un 14,5% del margen de intereses minorista.

Las comisiones mejorar un 5,6%, gracias al fuerte impulso de la gestión de productos fuera de balance, que crecen un 12,7%. Ibercaja destaca que por primera vez en su historia, los ingresos por la gestión de fondos, planes de pensiones y seguros (166,7 millones) superan a los cobros por la prestación de los servicios bancarios. Esta mejora, no obstante, no compensa la caída en un 79,1% de los resultados de las operaciones financieras, que pasan de sumar 424,9 millones en 2014 a 86,1 millones en 2015.

Llama la atención el recorte en un 16,8% de sus gastos al eliminarse los costes extraordinarios de la reestructuración llevada a cabo tras la compra de Caja 3.

Ibecaja también ha recurrido a recortas las provisiones frente a las registradas un año antes, algo que han hecho casi todas las entidades ante la bajada de la morosidad. Así, ha pasado de realizar unas provisiones de 432,2 millones en 2014 a sumar 293,9 millones en 2015 (un 32% menos). Su tasa de morosidad es del 8,95%, con un descenso de 183 puntos básicos. Su cobertura es del 53,7%.

La firma aragonesa formalizó 4.125 millones de euros en nuevas operaciones crediticias, un 51% más que en 2014. El 57% de este importe se ha destinado a la financiación de pymes, uno de los ejes básicos de crecimiento fijado por el Plan Estratégico 2015-2017 de Ibercaja. Pese a esta mejora, el crédito bruto total se situó en 34.449 millones, un 4,5% menos que un año antes.

Los recursos de clientes administrados han aumentado un 1,9% hasta situarse en 49.510 millones, con un comportamiento destacado de los gestionados fuera de balance, que crecen 1.533 millones de euros, un 9,2% interanual. Los recursos en balance caen un 1,9%.

Las fundaciones de Ibercaja, como Unicaja o KutxaBank y CaixaBank deben reducir su peso por debajo del 50% en sus respectivos bancos participados, pero tienen hasta finales de 2019 para llevarlo a cabo. Esta fecha (antes estaba previsto que fuera un año antes), da margen a Ibercaja y Unicaja, sobre todo, a alejar su salida a Bolsa hasta 2017 o 2018 como mínimo, lo que también les da margen para no ser adquiridos por otra entidad.

Eso sí, Ibercaja busca un inversor o socio para que adquiera sus bonos contingentes convertibles en acciones (Cocos) heredados de Caja3.