Ofrece una prima del 15,5% sobre el precio de cierre del viernes

Slim lanza una opa sobre FCC a 7,60 euros por acción

En paralelo pide a FCC que lance una opa sobre Cementos Portland

El precio de esta operación sería de 6 euros por acción, con una prima del 12,5%

Slim lanza una opa sobre FCC a 7,60 euros por acción

Se cumple el guion en FCC: Carlos Slim, que tiene ya el control efectivo del consejo y la gestión de la empresa, se ha visto obligado a lanzar una opa por el 100% del capital tras situarse en el 36,59% una vez cerrada la ampliación de capital por 709 millones.

El precio anunciado a través de la CNMV es de 7,60 euros por acción en efectivo, lo que arroja una prima del 15,36% respecto al cierre bursátil del jueves. La instrumental Control Empresarial de Capitales (CEC) estima equitativa su oferta al ser una cuantía que iguala o supera el nivel máximo al que cualquier sociedad de Slim ha adquirido papel de FCC en los últimos 12 meses. De hecho, Inversora Carso (IC), se hizo con 70.645 acciones del grupo constructor el 14 de enero a 7,02 euros por acción como precio cumbre. Teniendo en cuenta la ampliación de capital, se valora al grupo en unos 2.880 millones.

El siguiente paso es presentar la solicitud de admisión de la opa a la CNMV, acompañada por el folleto explicativo de la oferta, en el plazo máximo de un mes.

En su segunda recapitalización multimillonaria en 12 meses, FCC ha puesto en circulación 118,2 millones de acciones, de las que Carlos Slim –a través de IC y CEC– ha suscrito 40,28 millones de títulos. El precio unitario de la ampliación ha sido de 6 euros por acción.

FCC 11,56 1,05%

El hecho es que tras esta operación, que también ha sido cubierta por la segunda accionista, Esther Koplowitz, que cuenta con una participación del 22,44%, el mexicano llega al 29,52% del capital y al 29,56% de los derechos de voto. Esto a falta de conocer cuántas de las acciones sobrantes le han sido adjudicadas en el prorrateo, en respuesta a su compromiso de quedarse con la parte de la ampliación que no fuera suscrita. A esta participación se suma un 7,029% del capital (26,6 millones de acciones de FCC) que Koplowitz ha adquirido, a través de la sociedad Nueva Samede, con financiación de Slim.

Los dos primeros accionistas del que es uno de los mayores grupos europeos de infraestructuras, actualmente en horas bajas por fuertes saneamientos, acordaron el 5 de febrero una nueva estructura de gobierno corporativo si la parte mexicana superaba el 30%.

A través de la reformulación de lo que llamaron acuerdo de inversión, firmado el 27 de noviembre de 2014, Slim quedaba liberado para subir del 29,9% en FCC, techo fijado cuando el tercer hombre más rico del mundo fue atraído como salvador al grupo español. Ese límite debía permanecer vigente hasta finales de 2018, pero el equilibrio de poderes entre Slim, que tomó posiciones con una primera inversión de 650 millones, y Esther Koplowitz se ha desnivelado a favor del primero mucho antes.

Ahora debe celebrarse una junta extraordinaria en la que el consejo crecerá desde los 11 a 15 sillones, con ocho plazas reservadas para el nuevo propietario. Koplowitz se quedaría con cuatro asientos en el consejo y habrá tres independientes. Actualmente cada uno de los dos accionistas ocupa cuatro.

Slim tiene al consejero delegado, Carlos Jarque; contará con mayoría en la Comisión Ejecutiva y en la de Retribuciones y Nombramientos, y, en un principio, está previsto que la presidenta del grupo siga siendo Esther Alcocer, aunque con la condición de no ejecutiva.

La cuestión ahora es si Koplowitz acudirá a la opa o no. En el mercado se da por descontado que seguirá en el capital a la vista de que tiene un crédito de 840 millones, otorgado por BBVA y Bankia, que soporta su paquete del 22,4% y que está garantizado por las acciones, valoradas al precio de la opa en 604 millones. Su salida, de producirse, sería previo fuerte descuento acordado con los acreedores en la deuda.

Oferta para excluir Cementos Portland

Carlos Slim ha revelado una proposición suya al consejo de FCC para lanzar una oferta pública de exclusión sobre la filial cotizada Cementos Portland (CPV).

Una vez anunciada la formulación de la opa por FCC, también adelantó que se ofrecerán 6 euros por cada acción de la cementera, un precio que encierra una prima del 12,15% sobre el cierre del jueves.

Slim sugiere sacar a Cementos Portland de negociación en los mercados afirmando que supondría una operación ventajosa para FCC. El grupo de construcción atesora una participación del 77,904% del mayor fabricante español de cemento, puesto en jaque en los años de la crisis por la caída de la construcción local.

El montante máximo que debería desembolsar FCC en esta opa de exclusión sería de 68,6 millones de euros. Al margen del precio marcado ya por Slim, su instrumental Inversora Carso ha reclamado al consejo de FCC que pida un informe de valoración de CPV para determinar un precio equitativo. De forma paralela, las distintas comisiones del consejo de FCC deben estudiar si existe conflicto de intereses en la propuesta de Carso, y el órgano de decisión de CPV ha de convocar una junta para votar la opa.

El grupo prepara 750 despidos en España

UGT y CCOO han pedido a la dirección de FCC que “aclare y defina el modelo de empresa para tener un futuro y una viabilidad en el mercado de la construcción”. Esta reclamación sindical se produce como respuesta a un nuevo ajuste en la plantilla española de FCC Construcción, que ha iniciado el procedimiento de un ERE con un alcance de 750 empleados. La justificación vuelve a ser la misma que se utilizó en los dos ERE ejecutados anteriormente: “El continuo descenso de la actividad de infraestructuras en España, que ha generado significativas pérdidas recurrentes”. El planteamiento inicial busca un adelgazamiento del 15,6% de la plantilla.

FCC viene de presentar en 2015 unas pérdidas de 46 millones. Su consejero delegado, Carlos Jarque, aseguró que la dirección haría “todo lo necesario” para sanear el grupo y el área de construcción acumula ya ocho años de deterioro por el desgaste del mercado español. Sus ingresos se situaron en 898 millones en 2015, un 13,4% por debajo del cierre de 2014. Y este importe supone menos de la cuarta parte de los casi 4.100 millones que FCC Construcción registró en España en 2007.

En cuanto a la cartera doméstica, retrocede un 32,7% en 2015, hasta 1.358 millones, una caída que no llega a amortiguarse con el aumento del 16% de la cartera contratada en el exterior.

El grupo que preside Esther Alcocer ya había recortado la plantilla local de su constructora en 1.700 efectivos en 2013.

La nueva oleada de despidos fue desencadenada por el ere que se negocia en estos momentos en Sacyr, donde se busca prescindir de 400 empleados también en el área de construcción en España (un 30% de la plantilla).