Consigue elevar ingresos y ebitda

FCC reduce las pérdidas a 46 millones en plena reestructuración

Béjar ingresó 14,7 millones entre sueldo e indemnización

Sede de FCC en Madrid.
Sede de FCC en Madrid.

FCC ha quedado al borde de abandonar los números rojos en 2015, concluyendo el ejercicio con unas pérdidas de 46,3 millones de euros, un 93,6% inferiores a las del ejercicio 2014, en el que aún perdió 723 millones de euros.

La cifra es peor de lo previsto por los analistas, que calculaban un beneficio de 23 millones de euros para el grupo que controla Carlos Slim. FCC ha conseguido leves mejoras tanto en la cifra de negocios (+2,2%, hasta 6.476 millones) como en el beneficio bruto de explotación (+1,3%, hasta 814). En términos de beneficio de explotación neto (ebit), el resultado pasa de 345 millones negativos a 323 millones en positivo.

El primer ejecutivo y CEO del conglomerado de infraestructuras, Carlos Jarque, ha destacado de su primer cierre de año la "profunda trasnformación en los ámbitos operativo, financiero y de gobernabiidad". El mexicano ha participado por primera vez en la conferencia de presentación de resultados a los analistas y su mensaje ha sido de confianza: "Tomaremos todas las medidas necesarias para sanear FCC". La empresa afronta su segunda ampliación de capital millonaria en el plazo de un año. Tras los 1.000 millones inyectados a finales de 2014, en una recapitalización que dio entrada a Slim en el accionariado, la empresa recibirá ahora otros 709 millones en nuevas aportaciones.

Béjar cobró 14,7 millones en 2015

El ex consejero delegado de FCC Juan Béjar recibió una remuneración de 14,7 millones de euros en 2015, frente a los 4,5 millones de un año antes, más del triple como consecuencia de la indemnización de 8,37 millones que recibió al salir del grupo controlado ahora por el mexicano Carlos Slim.

En concreto, Béjar obtuvo 2,04 millones en concepto de sueldo, 4,2 millones por la retribución variable a corto plazo, y 34.000 euros en concepto de dietas, según el informe de retribuciones remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

"Estas operaciones reforzarán la estructura de capital y financiera del grupo. Además, nos permitirá reducir deudas, reforzar Cementos Portland y aprovechar recursos para otros fines corporativos estratégicos”, aseguró en nota de prensa Carlos Jarque, primer ejecutivo de FCC.

Sin provisiones

La cuenta de resultados de FCC mejora debido a que en 2014 la empresa realizó provisiones extraordinarias por deterioro de activos por unos 781 millones de euros, efecto que este año no se ha producido. En todo caso, 2015 ha sido el tercer ejercicio consecutivo con pérdidas para la empresa de construcción y servicios, que en 2013 presentó pérdidas de 1.500 millones por la quiebra de su filial austriaca Alpine. Una de las medidas en el arranque de la crisis de la empresa fue suprimir el dividendo, además de acometer distintos ajustes de plantilla y un fuerte programa de desinversiones.

Por áreas, los servicios medioambientales (limpieza y recogida y tratamiento de residuos) representan la mayor parte de la facturación (44%) y del beneficio bruto de explotación (59%). La construcción tiene mucho peso en la facturación, con 1.992 millones o el 30,8% del total, pero está en retroceso (-4%) y apenas aporta 75,8 millones al beneficio de explotación (de hecho, aporta pérdidas en términos de ebit).

El negocio de agua, en el que FCC tiene depositadas sus expectativas de crecimiento, es el que más avanza, un 8,3% hasta 1.033 millones en ventas, generando un ebitda de 227,5 millones (+9,2%).

España sigue suponiendo más del 50% de la facturación de la compañía; si bien el negocio doméstico cayó un 3,7% este año a 3.407 millones. La empresa atribuye este descenso a la caída de la contratación en el mercado doméstico de la obra civil. FCC casi ha duplicado su negocio en Oriente Medio, y en Reino Unido ya factura más de 1.000 millones.

En cuanto a la deuda, ha aumentado en 457,6 millones en el año, hasta 5.473 millones, a pesar de la reducción de 243 entre septiembre y diciembre.

 

Los retos iniciados por Jarque

El mexicano Carlos Jarque, el más alto representante de Carlos Slim en la gestión de FCC, ha asegurado esta mañana ante los analistas que la empresa “aún tiene muchos retos en muchas áreas”, por lo que ha garantizado que “se tomarán todas las medidas que sean necesarias para la total transformación de FCC”.

Entre las acciones iniciadas en 2015 figuran medidas, como la creación de una central de compras, para el ahorro de costes; se han cerrardo las desinversiones en Globalvía y Cemusa; se está ejecutando la ampliación de capital de 709 millones de euros, cuyos fondos llegan el 4 de marzo, y  se avecina un recorte de deuda del tramo B, convertible en acciones, así como el fortalecimiento de la filial Cementos Portland.

Carlos Jarque también ha detallado las reestructuraciones realizadas en divisiones como Aqualia y FCC Industrial, en busca de sinergias. Se trata, según el primer ejecutivo, de "ajustarse al mercado y ser una compañía más eficiente”.