Salón Internacional del Motor en Ginebra

El automóvil, a las puertas del cambio más exigente

El medio ambiente y la conectividad marcan el paso a futuro.

El coche autónomo estará rodando en determinados entornos en cinco años

Imagen de archivo de pasadas ediciones del Salón de Ginebra
Imagen de archivo de pasadas ediciones del Salón de Ginebra

Todas las industrias evolucionan con los tiempos, cambian con sus usuarios o desaparecen. Si bien el automóvil nunca ha sido ajeno a estos movimientos y lleva un siglo innovando permanentemente, es ahora cuando, con seguridad, se está enfrentando al cambio de paso más exigente, una evolución a futuro que afecta a los cimientos de la propia industria.

Porque, ¿y si el coche del futuro no consume petróleo? ¿Y si, dentro de diez años, el coche deja de ser la segunda propiedad más relevante para un ciudadano medio (después de una vivienda) para ser solo un instrumento que se usa cuando se necesita y se deja después? ¿Y si los coches hablan entre ellos? ¿Y si ya no nos gusta conducir y preferimos que lo haga la máquina sola?

El Salón Internacional del Automóvil de Ginebra se convierte en el primer escaparate europeo del año en el que los fabricantes traen sus respuestas propias a estos interrogantes de futuro. Llevan años caminando en estos sentidos pero el incremento de la preocupación por la contaminación, sobre todo en las grandes ciudades, el escándalo del falseo de las emisiones contaminantes de Volkswagen que han afectado a todos los fabricantes, la activa participación de las empresas de tecnologías de la comunicación en la conversión de los coches en instrumentos conectados e incluso, la aparición de Google o Apple como fabricantes de sus propios coches autónomos están acelerando los cambios. “No se va a producir un cambio disruptivo en la industria”, afirma Francisco Roger, socio responsable del sector de Automoción de la consultora KPMG en España, “pero está claro que la industria va a hacer frente a todos estos retos de manera paulatina”.

La senda ya está marcada y el objetivo es que el coche autónomo (que conduce solo) sea “una realidad en unos 10 o 15 años”, explica Roger. “En cinco años, ya estarán circulando vehículos autopilotados en ciertos entornos pero se necesita un desarrollo mayor de las infraestructuras y decidir qué usos son los más adecuados para estos modelos”, asegura el directivo.

Mientras estos automóviles listos llegan a las carreteras, los fabricantes han de responder a corto plazo a los gustos y preferencias de los consumidores de hoy. Y ahora, el tipo de vehículo que está rompiendo el mercado es el crossover o todocamino, que . “Es un modelo con una funcionalidad y versatilidad muy amplia porque se adapta a muchos tipos de personas y de usos”. Así, Nissan presentará en Ginebra los prototipos de alta gama de sus crossover Qasqhai y X-Trail. Seat pondrá de largo el esperado Ateca, Maserati presenta su Levante y Volkswagen enseñará un prototipo de todocamino que ampliará la familia del Tiguan.

“A partir de ahora, vamos a ver cómo las gamas se amplían”, augura Roger. “La fabricación de vehículos basados en plataformas modulares permite utilizar la misma línea de producción para distintos modelos”, destaca el directivo. De este modo, con la misma plataforma se pueden realizar múltiples variaciones de un modelo. Esta versatilidad permite también ahondar en la personalización de los vehículos, otra tendencia del sector cada vez más agudizada y que sólo podrán afrontar las fábricas y los fabricantes orientados al futuro.

El ‘dieselgate’ acelera el cambio al eléctrico

Hyundai IOniq
Hyundai IOniq

Uno de los principales esfuerzos que está haciendo la industria de la automoción es innovar para que los vehículos consuman menos combustible y contaminen menos. La batalla sobre qué tecnología dominará en el futuro se dirime entre los motores de combustión tradicionales muy eficientes y los vehículos híbridos, eléctricos o de pila de hidrógeno. Así, por ejemplo, Hyundai presentará en el Salón de Ginebra su gama Ioniq, un automóvil ecológico que se venderá en tres variantes: híbrido, híbrido enchufable y 100% eléctrico. La enseña coreana pelea así contra los vehículos híbridos de Toyota o los eléctricos de Nissan que dominan ahora mismo estos mercados.
Pero, si hace unos años se esperaba que el desarrollo de estos motores fuera más paulatino, circunstancias como la posible prohibición de circular a los vehículos diésel en el centro de las grandes ciudades y, sobre todo el escándalo por el falseo de Volkswagen de las emisiones contaminantes de sus vehículos, están acelerando el cambio. “Si el Dieselgate no ha tenido impacto hasta ahora, no cabe duda de que lo tendrá”, afirma Francisco Roger, de KPMG. “Se van a ver cada vez más innovaciones y se acortarán los plazos de renovación de los modelos”, señala. Y todo esto porque “las administraciones van a exigir menos contaminación cada vez y también tendrán disponibles más ayudas a la innovación y a la compra directa de estos vehículos”, explica Roger. En España, el plan Movea subvenciona, con un presupuesto de 17 millones de euros, la compra de vehículos eficientes.
Para encontrar los automóviles más limpios, el Salón tiene una aplicación de móvil, llamada Salon Car Collector, que te guía de modelo en modelo.