Tres gráficas aterradoras: presidente ejecutivo