Playas soñadas y atractivas escapadas de interior

Planes para una Semana Santa de bandera

Para hacer la maleta y perderse unos días y regresar con las pilas recargadas

Vista del litoral de Formentera.
Vista del litoral de Formentera.

Las islas de Formentera, Fuerteventura y Tenerife, una experiencia enoturística en Rioja Alavesa, de paseo por la mágica comarca de Las Alpujarras o un recorrido por la ruta de los castillos en Huelva son algunas sugerencias para disfrutar del tiempo libre en Semana Santa y volver a la cotidianidad con energías renovadas, sin salir de España.

FORMENTERA: VIVIR SIN PRISAS

Formentera apuesta por el turismo sostenible con una red de rutas verdes

Siempre es un buen momento para visitar esta pequeña isla conocida como el último paraíso del Mediterráneo, quizás por saber combinar desarrollo turístico y protección del medioambiente.
Vistas panorámicas, lugares de interés arqueológico, arenales, salinas, molinos, torres de defensa, embarcaderos, iglesias o faros... La nueva red de rutas verdes, que Formentera ha presentado este año en Fitur, permite apreciar estos espacios únicos desde una perspectiva diferente. Esta es una de las principales apuestas de la isla por el turismo sostenible para esta temporada que se inicia en Semana Santa.

La magia de La Alpujarra granadina atrapa una y otra vez al viajero

Formentera es sinónimo de tranquilidad y relax, conocerla a pie o en bicicleta es un privilegio: acceder a lugares imperceptibles desde la carretera, apreciar el paisaje desde otros ángulos, adentrarse en parajes naturales y recónditos... La red de vías verdes comprende 32 rutas y se extiende más de 100 kilómetros.

Pero, sobre todo, hablar de Formentera trae a la mente imágenes de playas paradisiacas, como Ses Illetes. Su arena blanca, las tonalidades turquesas de sus aguas, sus rincones tranquilos y solitarios la han hecho merecedora de los premios Travellers’ Choice Playas, que este año le han sido concedidos como la mejor playa de Europa y la séptima mejor del mundo.

Alpujarra.
Alpujarra.

Formentera carece de aeropuerto. Se llega con las líneas de transbordadores que zarpan desde la vecina Ibiza.

FUERTEVENTURA: UNA JOYA CANARIA

A casi 2.000 kilómetros del paraíso mediterráneo nos encontramos con otro, muy diferente, en la costa atlántica. Tiene Fuerteventura un paisaje suave que se funde con el mar y que conforma el gran atractivo de esta isla canaria, la más cercana a África junto a Lanzarote: sus 150 kilómetros de playas de arena dorada y aguas turquesas, entre las mejores de España y de Europa. De norte a sur, desde El Cotillo hasta la península de Jandía, Fuerteventura ofrece un sinfín de posibilidades.

Sus parques naturales y paisajes son testigos vivos de sus orígenes volcánicos, como los malpaíses (paisajes donde se reconocen formas volcánicas directas como conos, cráteres, embudos de explosión…) habitados por una variedad de plantas y fauna autóctona de gran valor. Y para observar el cielo, Fuerteventura es también una maravilla. En 2015 la isla se ha convertido en la tercera Reserva Starlight de Canarias, junto a La Palma y Tenerife.

Para los viajeros con niños, una opción muy cómoda es el Hotel Barceló Jandía Mar, que cuenta con un completo programa de animación para los más pequeños durante la Semana Santa. Habitaciones familiares desde 220 euros la noche en todo incluido. Iberia, Iberia Express y Air Europa, entre otras, aterrizan en la isla.

TENERIFE: DEPORTE AL AIRE LIBRE

También en el archipiélago canario, la isla de Tenerife se levanta de forma abrupta en medio del océano. El norte nos muestra su cara más auténtica: playas de arena volcánica, paisajes verdes y pueblos tradicionales; el sur, árido, despliega sus mejores playas de arena blanca y enclaves para el turismo masivo.

Con un clima envidiable, la isla mantiene su gran atractivo turístico durante todo el año, no solo como destino de sol y playa, también para practicar todo tipo de deportes al aire libre. Tenerife no Limits, que incluye diferentes experiencias deportivas y actividades en plena naturaleza, es una propuesta para atraer visitas en Semana Santa. Ciclismo, sobre todo en la parte alta de la isla; buceo y snorkel para explorar los extraordinarios fondos marinos; surf, windsurf y kitesurf, para disfrutar de las bonitas playas; parapente, para quienes no teman lanzarse al vacío y apreciar a vista de pájaro increíbles paisajes… Además, para los aficionados al senderismo, el Tenerife Walking Festival se celebrará nada más finalizar la Semana Santa, del 29 de marzo al 2 de abril. Un encuentro internacional durante el cual se realizarán excursiones por la isla y actividades diversas.

El Parador Las Cañadas, a 2.152 metros de altitud en el Parque Nacional del Teide, es parada y fonda para deportistas y ofrece menús adaptados a sus necesidades.

RIOJA ALAVESA: TURISMO ENTRE VIÑEDOS

Turismo cultural y gastronómico, una sabia combinación. En la Rioja Alavesa encontramos hermosos paisajes, horizontes repletos de viñedos, un rico patrimonio arquitectónico, pueblos con mucha historia y bodegas punteras. Recorrer la Ruta del Vino de Rioja Alavesa es vivir una experiencia enoturística completa, gracias al Enobús, que retoma su actividad en Semana Santa. Los próximos 25 y 26 de marzo, el bus turístico del vino volverá a mostrar los principales atractivos de esta tierra. Arranca una nueva programación con un ruta que este año incluye visitas a bodegas, catas, degustaciones, recorridos panorámicos y la presencia de un guía que adentra a los viajeros curiosos en los misterios de la elaboración del vino.

Más información en Thabuca Wine Tours. El Hotel Wine Oil Spa Villa, en Laguardia, es un inmejorable punto de partida para descubrir esta tierra.

LA ALPUJARRA: RECÓNDITA Y ESPECIAL
A la belleza y contrastes de su paisaje, que se extiende desde el Mulhacén (3.479 metros, el pico más alto de la Península) hasta la Costa Tropical (entre la Costa del Sol y la costa de Almería) en solo 50 kilómetros, se une el atractivo de sus pueblos y un rico pasado histórico. La Alpujarra, o Las Alpujarras, es una región sorprendente. Para visitar los pueblos blancos, Lanjarón es un buen punto de partida. Tomando la A-348, pronto aparece Órgiva, tierra de olivos y huertas. Aquí comienza la ascensión por una tortuosa carretera que lleva a los tres pueblos del Barranco de Poqueira, las joyas etnográficas de esta sierra. En el primero, Pampaneira, las calles de casas escalonadas desembocan en fuentes y lavaderos de origen morisco. En la plaza, un punto de información del Parque Nacional de Sierra Nevada provee de mapas del parque y la comarca.

Desde allí, en menos de un cuarto de hora, se alcanza Bubión. Poblado minero en tiempo de los fenicios y lugar estratégico en la época nazarí, es hoy centro de arte (hay varias galerías) y de espiritualidad (cerca, un monasterio budista organiza estancias de meditación). A un par de kilómetros se encuentra Capileira, otro pueblo de calles sinuosas y centro artesanal. Y, finalmente, Trevélez, en la falda del Mulhacén. Jamón serrano y cierre de un itinerario que culmina con la contemplación de los picos más altos de la Península. En la zona hay casas rurales para todos los gustos y bolsillos.

HUELVA: RUTA DE LOS CASTILLOS

Los aficionados al senderismo encontrarán en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche más de mil kilómetros de rutas, un extenso territorio de bosques y dehesas salpicado de pueblos blancos, molinos fluviales… Castillos y construcciones defensivas conforman un legado histórico que atrae cada año a miles de viajeros.

Las primeras fortalezas se remontan a la época del rey Sancho IV, quien ordenó levantar dicha línea defensiva en época de disputas con Portugal. Hoy forman parte de la denominada Ruta de los Castillos, entre las que se encuentran paradas como Cala, Santa Olalla de Cala, Zufre, Aracena, Cortesana, Almonaster la Real o Cumbres Mayores. Puerto Antilla Grand Hotel, en playa de Islantilla, es una acertada elección para alojarse.