Tiempos difíciles para la rentabilidad sin riesgo

Los mejores depósitos para conseguir una remuneración de hasta el 3%

 

Las opciones para el ahorrador más conservador no atraviesan su mejor momento. Los bajos tipos de interés fruto de la política expansiva del Banco Central Europeo (BCE) han tenido una repercusión inmediata en las ofertas comerciales de las entidades. A diferencia de lo que ocurría en los años dorados de los superdepósitos, en los que obtener remuneraciones elevadas era tarea sencilla, ahora todo el que acuda a una entidad verá cómo la situación ha dado un giro de 180 grados. Las medidas puestas en marcha, primero por el Banco de España para evitar que la banca entrara en una guerra del pasivo que pasara factura a sus cuentas, unido a la rebaja del precio del dinero (se sitúa mínimos históricos desde septiembre de 2014) ha acabado de un plumazo con las remuneraciones. En la actualidad, para que el cliente consiga rascar tipos por encima de la media, la vinculación se convierte en el requisito indispensable.

Los tipos de interés que ofrecen los depósitos en rara ocasión consiguen superar el 3% anual. Los que lo hacen se trata en esencia de productos que tienen como objetivo captar dinero nuevo y su duración se limita a unos meses. El ejemplo que mejor evidencia esto es el depósito que comercializa la entidad Self Bank para nuevos clientes con una rentabilidad del 3% TAE para el primer ingreso que se realice en la cuenta de ahorro y por un importe máximo de hasta 15.000 euros. La duración de este producto es de tan solo tres meses.Todos los que estén interesados en contratar este depósito disponen de margen hasta finales de marzo.

El siguiente escalón, antes de pasar a los estructurados o los que exigen una mayor vinculación, lo protagonizan ING y Mediolanum. La entidad holandesa dispone del depósito Naranja al 1,9% con la misma duración que el anterior (tres meses) y el mismo objetivo (captar nuevos clientes). El producto se contrata desde el momento de la apertura de la cuenta Naranja. Por su parte, la entidad italiana adherida al Fondo de Garantía de Depósitos, Banco Mediolanum, paga hasta un 1% a los nuevos clientes con su depósito a seis meses. El importe mínimo son 2.000 y el máximo 100.000 euros. La oferta estará disponible hasta el 31 de marzo.

Para encontrar remuneraciones atractivas, aunque inferiores a las anteriores, quedan dos opciones. La primera de ellas pasa por incrementar la vinculación. Como reconocen desde Ibercaja, para poder disfrutar de remuneraciones más elevadas, las entidades continuarán profundizando a lo largo de este año en elevar la relación del cliente con el banco. Es decir, las entidades exigirán condiciones adicionales a la aportación dineraria como, por ejemplo, la domiciliación de la nómina o pensión, los recibos o la contratación de otros productos como seguros o fondos. Una de las ofertas que mejor ejemplifica esto es el depósito Fidelidad Captación de Unicaja. En principio, esta entidad ofrece un interés del 0,49% a seis meses o un año para las nuevos clientes. No obstante, la remuneración puede alcanzar hasta el 1,46% TAE si se domicilia la nómina (importe mínimo de 1.000 euros al mes) o pensión (500 euros) y se cumplen más condiciones. Por contratar una tarjeta de crédito y tener un consumo mínimo de 1.200 euros (en seis o 12 meses, dependiendo del plazo del depósito), se añaden 25 puntos básicos. Si se suscribe alguno de los seguros (hogar, vida, desempleo o de accidentes) con un aportación mínima de 200 euros, se suman 50 puntos básicos. Y todo lo anterior se completa con otros 75 puntos básicos adiciones si se contrata de un fondo de inversión desde 18.000 euros o por aportaciones al plan de pensiones por al menos 6.000 euros. Las tres vinculaciones anteriores han de realizarse durante los 60 días naturales anteriores a la contratación del depósito y han de mantenerse durante el periodo de duración del mismo.

Popular también comercializa depósitos de alta vinculación como el Bonificado Nómina a 13 meses que entrega hasta un 1,25% siempre que se domicilie la nómina o pensión por importes mínimos de 600 y 300 euros, respectivamente, y tres o más recibos del hogar.

La otra opción, para los que no quieran una vinculación tan fuerte, es apostar por los depósitos estructurados, cuya comercialización ha caído en los últimos meses por la débil evolución de la renta variable. Popular y Sabadell son dos de los bancos que cuentan con productos de estas características y conceden hasta un 1,3% y un 1,35%, respectivamente. En el caso de la entidad que preside Ángel Ron, la remuneración final dependerá de la evolución de las acciones de Telefónica y Vodafone (si al vencimiento el precio de los títulos se mantiene o es superior, el banco dará un 1,3%, pero si es inferior el tipo baja al 0,2%). Por su parte, la entidad catalana toma como referencia la teleco española y la petrolera francesa Total.

El resto de ofertas bancarias la completan entidades como Bankinter, que entrega un 0,35% a 12 meses; Cajamar que concede hasta un 0,30% con Alfa Depósitos para plazos de entre 24 y 36 meses o su Depósito Bienvenida que a partir de los 60.100 euros remunera un 0,3% para plazos entre 15 o 18 meses. Por su parte, Abanca da hasta un 0,20% con el Depósito Libre a 15 meses; los depósitos Gasol de Popular a 6, 12 y 18 meses ofrecen entre un 0,15% y 0,25% y el depósito a 13 meses de BBVA, un 0,3%. También existen productos en especie como los de Bankia y Kutxabank.En lugar de remunerar en efectivo, condecen productos de su catálogo, estrategia que solía reservarse a las cuentas regalo.