Entrevista con el gestor del fondo Robeco BP Global Premium Equity

“Las correcciones nos brindan opciones de inversión en EEUU”

El fondo ha logrado una rentabilidad media anual del 10,72% en los cinco últimos ejercicios

Sus principales posiciones son Alphabet -la matriz de Google- y Apple

Chris Hart, gestor del fondo Robeco Global Premium Equities.
Chris Hart, gestor del fondo Robeco Global Premium Equities.

Chris Hart es el máximo responsable del fondo de inversión Robeco BP Global Equities. Un instrumento con un patrimonio de 1.500 millones de euros que se focaliza en compañías de gran capitalización de todo el mundo. Su modelo de gestión persigue configurar una cartera que pueda hacerlo mejor que la competencia en cualquier entorno de mercado. Entre sus máximas posiciones destacan Alphabet –la matriz de Google–, Apple y la compañía de televisión y fibra Liberty Global. La rentabilidad media anualizada del fondo en los cinco últimos ejercicios ha sido del 10,72%, y cuenta con cuatro estrellas Morningstar.


Pregunta. ¿Qué está pasando con los mercados financieros? ¿Cómo explicáis una caída de más del 10% del Nasdaq en lo que va de año?

Respuesta. Creemos que el arranque de 2016 se ha visto condicionado por una sobrerreacción a las caídas de ingresos que ha provocado una ligera desaceleración de la economía. Los inversores están preocupados sobre varios temas, y el sentimiento inversor se está deteriorando a medida de que se van anunciando resultados de empresas, datos macro y caídas de precios de las materias primas. La volatilidad del mercado, aunque genera perturbaciones, también nos brinda la oportunidad de comprar algunas compañías que presentan valoraciones muy atractivas en EE UU.

Pasión por las tecnológicas y la televisión

Cuatro de las cinco primeras posiciones de la cartera del fondo Robeco BP Global Premium Equities están vinculadas con las tecnologías de la información. El fabricante de tecnología Apple ha sido durante mucho tiempo si mayor inversión, aunque ahora ha pasado a tercera posición. Ahora es Alphabet –la matriz de Google– la compañía que más pesa en cartera.

También tienen posiciones relevantes en Liberty Global, una firma estadounidense que ofrece acceso a internet y televisión por cable, y Comcast, el mayor proveedor de televisión por cable de Estados Unidos.

Sobre las perspectivas futuras de Apple, Chris Hart considera que “sigue siendo un fabricante consolidado de productos de consumo. Seguimos estando muy cómodos con la posición que tenemos”.

También tienen un importante peso dentro de la cartera del fondo las compañías financieras (representan el 19% del total, según el último informe de Morningstar). De esta tipología, su mayor posición es el banco estadounidense Wells Fargo. Por geografía, las empresas de Estados Unidos tienen más peso que las europeas.

El fondo Robeco BP Global Premium Equities es uno de los cuatro que Robeco Boston Partners gestiona en Europa. Los otros tres fondos son Robeco US Premium Equities, Robeco US Large Cap Equities y Robeco US Select Opportunities Equities. Chris Hart gestiona este fondo desde julio de 2008.


P. ¿Por qué la renta variable europea lo está haciendo peor que la norteamericana?

R. La Bolsa europea está corrigiendo más que la de Estados Unidos porque sus perspectivas de ingresos se están frenando de forma más rápida, además de que partían de unos niveles de valoración más altos. Los mercados europeos han confiado demasiado en que la política monetaria del BCE haría mejorar el panorama económico, pero la realidad es que estamos viendo una desaceleración de los ingresos empresariales y múltiples factores de tensión.


P. ¿La política de los bancos centrales ha distorsionado las valoraciones de los activos?

R. Sí, la actividad de los bancos centrales ha creado un exceso de oferta de dinero que se ha redirigido, de una forma desproporcionada, a inversiones en materias primas, causando algunos de los problemas que estamos afrontando ahora. Sus formidables inyecciones de liquidez han cambiado radicalmente la valoración de algunos activos.


P. ¿Han rotado su cartera tras las últimas correcciones?

R. Sí, ahora encontramos más oportunidades, especialmente en Estados Unidos, donde las previsiones de ingresos y los múltiplos de cotización son más realistas. En otras zonas, las oportunidades no son tan interesantes, porque los datos fundamentales de negocio se están deteriorando en Asia, mientras que en Europa las previsiones de beneficios son aún demasiado optimistas y los mercados emergentes aún están lejos de tener precios atractivos.


P. ¿Podrá mantener el fondo en 2016 las fulgurantes rentabilidades obtenidas los tres últimos años?

R. Seguimos un proceso de inversión muy riguroso, basado en un análisis exhaustivo de los datos de las compañías para ver si la inversión tiene posibilidades de revalorización. Nuestro objetivo es ganar dos puntos porcentuales por encima del índice de referencia [el MSCI World Index, un selectivo que aglutina a más de 1.600 empresas de los 24 países más desarrollados]. Utilizamos el proceso de inversión de los tres círculos, que trata de identificar si una compañía está barata, si tiene unos sólidos fundamentos de negocio y si su tipo de negocio tiene buenas perspectivas. Los momentos en que este modelo no funciona son cuando hay mercados con valoraciones extremadamente bajas o mercados donde hay precios muy caros.


P. ¿Cuántas compañías tienen en cartera?
R. Por término medio, mantenemos en unas 100 empresas.


P. ¿Invierten en alguna compañía española?
R. No tenemos ninguna exposición a España. Las oportunidades que llegamos a identificar nos parecieron que estaban muy caras para nuestros criterios de inversión.

P. ¿Cuánto rotan la cartera?
R. No tenemos planificado el nivel de rotación. Nuestra disciplina de venta es tan rigurosa como la de compra. Cuando vemos que tenemos acciones en cartera que llegan a su precio objetivo, o vemos que su tipo de negocio está empezando a decaer, o que sus datos fundamentales están debilitándose, entonces vendemos. En general, la rotación a lo largo de un año es del 100%, pero depende de las condiciones del mercado.