Cómo evitar que cualquier programa ralentice tu conexión a Internet

Cómo evitar que cualquier programa ralentice tu conexión a Internet

Gran cantidad de los programas que utilizamos en el ordenador, como ocurre con los dispositivos móviles, requieren de una conexión a Internet activa para su funcionamiento. Y el problema, para el usuario, es que en ocasiones es complicado controlar cómo estos programas hacen uso de la conexión a Internet en segundo plano. Y si bien es cierto que con programas como CurrentPorts se pueden controlar todas las conexiones activas, la cuestión más complicada es organizar correctamente las prioridades entre las mismas para evitar que nuestra navegación web se ralentice de forma innecesaria.

Algunos programas pueden estar 'quitándote megas' de tu conexión a Internet

Como sabrás, tu proveedor de servicios de Internet te garantiza una velocidad máxima de subida y descarga, pero que en el caso del ADSL es siempre menor y tanto más cuanto más lejos estemos de la central del operador. Ahora bien, en el caso de la fibra óptica sí llegaremos a este máximo por cable, mientras que la velocidad real es menor siempre que conectemos a través de WiFi.

El problema es que, por otro lado, este máximo se hace aún menor cuando tenemos varios programas haciendo uso, por sí solos, de la conexión a Internet en segundo plano. Esto es lo que provoca que el ancho de banda reservado para el propio usuario sea menor, y es algo que puede perjudicar a la experiencia de navegación web si no tenemos una conexión especialmente rápida.

Cómo evitar que cualquier programa ralentice tu conexión a Internet

Controla cómo tus programas hacen uso de Internet y limita su ancho de banda máximo

Con Netbalancer se soluciona este problema, porque en un amplio y detallado panel podemos ver qué programas y servicios hacen uso de la conexión de red y, además, ofrece todos los detalles sobre esta utilización de la conexión a Internet. Es decir, puedes ver la cantidad de datos intercambiados en una gráfica histórica, el tráfico en tiempo real y los detalles sobre su prioridad de uso.

Y lo que permite es, precisamente, configurar estas prioridades para, por ejemplo, impedir que Spotify pueda hacer uso de Internet con preferencia frente a Google Chrome. Modificando detalles como este, cuando vayamos a hacer uso del navegador web nos aseguraremos de que el máximo ancho de banda posible está disponible para el usuario, es decir, nosotros, y por tanto los programas que requieren conexión a Internet no lastran el normal rendimiento de nuestro acceso a Internet.

Normas