El informe ‘Global M&A Predictor’ de KPMG prevé un aumento del interés de los inversores

Liquidez y balances saneados impulsarán las fusiones

Productos de Kraft y Heinz en un lineal de supermercado. Ambas compañías protagonizaron una de las mayores operaciones de fusión el año pasado.
Productos de Kraft y Heinz en un lineal de supermercado. Ambas compañías protagonizaron una de las mayores operaciones de fusión el año pasado.

El enfriamiento de la economía china, la subida de tipos de interés por parte de Estados Unidos y la caída de los precios del petróleo, que está afectando de forma negativa a los países exportadores, han hecho crecer notablemente la incertidumbre en los mercados en el inicio de 2016.

Este entorno negativo ha debilitado algunos indicadores económicos, como la previsión de beneficios de las empresas a nivel global, que ha caído un 7%. Los analistas están teniendo en cuenta este escenario a la hora de fijar sus predicciones sobre los precios de las transacciones futuras, esperando una reducción de la capitalización bursátil del 3%.

Durante 2016, el mayor incremento en el interés por las fusiones y adquisiciones se dará en el sector energético, un 23% más

A pesar de este entorno poco favorable, las expectativas en el mercado de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés) siguen siendo positivas. Según la última edición del estudio Global M&A Predictor de KPMG, las mayores empresas del mundo mostrarán un interés creciente por realizar fusiones y adquisiciones en los próximos 12 meses a nivel global. Está previsto que el interés de los inversores crezca un 4% en este periodo, como indican los ratios PER futuros (indicador que mide la relación entre el valor de una empresa y sus beneficios). Entre tanto, se espera que la capacidad de las empresas para financiar su crecimiento a través de fusiones y adquisiciones se incremente en un 13% según los ratios de deuda neta respecto al ebitda (que mide la capacidad para realizar nuevas adquisiciones), a medida que cancelan sus deudas y refuerzan sus reservas de efectivo.

El informe Predictor analiza la situación del mundo por sector y por región. Se elabora dos veces al año, mediante el uso de datos procedentes de 1.000 de las mayores empresas del mundo por capitalización de mercado. En el análisis no se incluyen los sectores de servicios financieros e inmobiliarios, ya que los ratios de deuda neta sobre ebitda no se consideran pertinentes.

Para Jorge Riopérez, socio responsable de corporate finance de KPMG en España, “en 2016 cabe esperar una actividad transaccional intensa en muchas economías occidentales, incluida España, donde destacan, entre otros aspectos, balances saneados, niveles positivos de beneficios y una fuerte liquidez en los mercados de deuda”. “La creciente convergencia de los sectores y el proceso constante de digitalización son argumentos convincentes para aplicar ajustes estratégicos de cara al futuro. Sin embargo, está previsto que las economías de los mercados emergentes sigan teniendo dificultades”, matiza.

Se prevé que Europa será una de las regiones con mejores resultados. El aumento del 10% en el interés de esta región es más del doble que el de la media global. En Asia-Pacífico y Japón, las cifras son más moderadas: 6% y 4%, respectivamente. En Norteamérica los datos apuntan a que se mantendrá el entorno positivo que se registró en 2015 en la actividad de fusiones y adquisiciones, y los analistas no prevén cambios en los niveles de confianza.

  • La capacidad sigue aumentando

Los analistas anticipan que el crecimiento de la capacidad de las grandes empresas para acometer fusiones y adquisiciones se basará en gran medida en la reducción de la deuda, además de la aportación de un ebitda positivo.

El crecimiento esperado de la capacidad en Norteamérica (15%) lo lidera Estados Unidos con un 16%, un dato que sugiere que este país va camino de igualar los buenos resultados que obtuvo el año pasado en el área de fusiones y adquisiciones.

En Europa se espera que la capacidad se incremente un 12%. Este dato contrasta con el de Asia-Pacífico y África y Oriente Medio, para los que se prevé un crecimiento muy superior, equivalente al 19% y 18% respectivamente.

En España, la capacidad para realizar fusiones y adquisiciones aumenta gracias al descenso del ratio deuda/ebitda en un 12%, producido por la bajada de la deuda neta de las compañías en un 7%.

Durante 2016, el mayor incremento (23%) en el interés por las fusiones y adquisiciones podría registrarse en el sector energético. En el sector de materias primas el aumento esperado es del 12% y en el de consumo básico, un 6%. En términos de capacidad, el sector tecnológico es la estrella con un incremento previsto del 90% debido a que las compañías de tecnología siguen aumentando sus reservas de efectivo.

“Pese al nerviosismo patente en el mercado, la expectativa de que la actividad de fusiones y adquisiciones continúe siendo sólida en 2016 está bien fundada, basándonos en las amplias reservas de efectivo de las empresas y su deseo de crecer, así como en la demanda constante de oportunidades de calidad procedentes de las entidades de capital riesgo”, comenta Jorge Riopérez.

El valor total de todas las transacciones anunciadas a nivel mundial creció un 31% y pasó de 2,828 billones de dólares a 3,709 billones de dólares. Estos datos difieren significativamente del valor total de las transacciones completadas, que descendió un 40% durante 2015 (de 2,513 billones de dólares a 1,510 billones de dólares).

El sector bancario, la estrella en España

Muchas son las voces que en las últimas semanas están alertando sobre el perjuicio que para la inversión extranjera supone la actual situación de incertidumbre política en España. El presidente de BBVA, Francisco González; el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, o el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así lo han manifestado públicamente.

Sin embargo, el mercado de fusiones y adquisiciones en España parece contradecir esas afirmaciones. “Mi sensación es que de momento no se está produciendo un parón en la compra de empresas”, afirma Jorge Riopérez, socio de corporate finance de KPMG. “Las dudas que existen están más relacionadas con mercados de capitales y la situación de la economía. La incertidumbre no es buena, pero mi sensación, hoy por hoy, es que el atractivo sigue creciendo, que España es un país con muchas oportunidades”, afirma.

En España, el sector bancario será claramente la estrella, augura Jorge Riopérez. “El sector bancario en España tiene que seguir su proceso de concentración, lo queramos o no. Las cuentas de resultados de este año impedirán a muchas entidades caminar solas. Además, las entidades resultantes se encontrarán con falta de liquidez, lo que dará lugar a la entrada de nuevos inversores”, asegura.

“En España, en los últimos años, se está viendo un interés de lo que yo llamo inversores exóticos, chinos, asiáticos, latinoamericanos, de países del Golfo, frente al tradicional, proveniente del mundo anglosajón. Las inversiones procedentes de Latinoamérica son, de momento, más de carácter puntual, de fortunas personales más que inversiones de carácter institucional. España se sigue viendo como una buena oportunidad por sí misma y también como puerta de inversión hacia Europa”, concreta el socio de KPMG.