Pide establilidad a los políticos para afianzar la recuperación

Roldán: “Pagar a alguien por pedir prestado es un contradiós”

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, afirmó hoy que un euríbor en negativo y la posibilidad de que las entidades tengan que llegar a pagar a los clientes con préstamos hipotecarios es “jurídicamente un tema complejo. No está nada claro si en un contrato de préstamo cabe o no pagar el tipo de interés por prestar”.

Considera, no obstante, que “aún quedan unos meses” para analizarlo, ya que con el diferencial que hay sobre el euríbor de las hipotecas “no vamos a ver tipos negativos” todavía, dijo. De cualquier, forma considera que “cuanto antes se normalicen los tipos de interés mejor para todos”. “Pagar a alguien por pedir prestado y cobrar por traer recursos es un contradiós, una contradicción” en el sistema financiero, dijo Roldán. Y subrayó en un desayuno informativo organizado por Europa Press, que “no es algo que sea sano, sostenible y razonable”.

El representante de la banca explicó que “desde el punto de vista jurídico habrá que analizar cuando llegue ese momento” en que los tipos de las hipotecas sean negativos, ya mantiene que es algo que “no se puede solucionar de manera individual” y se tendrá que abordar desde el conjunto del sector.

Sobre la conveniencia o no de cambiar el índice de referencia de las hipotecas españolas, ahora generalizado en el euríbor, recordó que es algo que se ha intentado pero que “nunca se ha logrado”, porque “la demanda es la que manda”. Recordó, de hecho, que existe la posibilidad de tipos fijos, que daría más estabilidad a las familias, o a ligar las hipotecas al coste de la deuda pública, como se abordó en el pasado. Pero insistió en que “la demanda sigue siendo a tipo flotante”.

Además explicó que lo lógico es que “en dos o tres años deberíamos ser capaces de normalizar los tipos de interés”. “Los bajos tipos de interés, que favorecen a la economía española y la impulsan, dificultan la obtención de márgenes adecuados”, dijo Roldan.

  • Estabilidad política

Sobre la situación política en España, Roldán asegura que el país tiene ahora “una oportunidad de oro” para afianzar la recuperación económica y para ello debe ofrecer a los inversores estabilidad, seguridad jurídica y “políticas predecibles”. Considera que para mantener la confianza de los inversores hay que ofrecerles estabilidad, pues “los mercados huyen del ruido y de las sorpresas” y hay que “ser vistos como alguien confiable”.

“En épocas de incertidumbre, los inversores prefieren esperar”, así que cuanto menos dure esta etapa, mejor, ha dicho.Roldán explicó que sólo así la banca podrá financiar el desarrollo que vendrá de la mano de la recuperación. Espera que la recuperación pueda afianzarse incluso si Podemos entra al final en el Gobierno.

  • Fusiones

Como lo han hecho ya los banqueros, Roldán también cree que las fusiones entre bancos españoles no se producirán de forma inmediata, sino que, de producirse, tardarán aún un tiempo. “En España hemos hecho los deberes” en fusiones de entidades y en reducción de capacidad instalada durante los años de la crisis. Eso sí, “Europa está sobrebancarizada, hay demasiados bancos y los tipos de interés actuales hacen que la rentabilidad de ciertos modelos esté en duda. De esta manera, aseguró que “en España hemos hecho los deberes” en esta materia. Aseguró que los bajos niveles de tipos de interés “presionan los márgenes y las fusiones pueden ayudar a afrontar esta situación”, aunque “mientras la rentabilidad sea positiva, aunque baja”, no se estima que pueda ser “inmediato” que se aborden nuevos procesos de fusiones.