González dice que "no se puede volver a políticas del pasado”

BBVA gana un 0,9% más, con el foco puesto en la digitalización

El presidente del BBVA, Francisco González, poco antes de la rueda de prensa en la sede central del banco para presentar los resultados de la entidad.
El presidente del BBVA, Francisco González, poco antes de la rueda de prensa en la sede central del banco para presentar los resultados de la entidad. EFE

BBVA cerró el año con un beneficio atribuido de 2.642 millones, un 0,9% más que en el ejercicio precedente. México representa el 46,1% de sus ganancias, mientras que España es el 12,2%. El banco está dispuesto a participar en nuevas compras en España, aunque las ganas por adquirir un banco físico “son cada vez menores”, explicó su presidente, Francisco González. Su entrada a otros mercados como Reino Unidos se hará por plataformas digitales.

Las presentaciones de resultados de BBVA se parecen cada vez a las de una gran compañía tecnológica y cada vez menos a un banco, pese a que sus beneficios provienen de su actividad financiera. Francisco González presentó hizo ayer una intervención propia de una tecnológica, dedicando a explicar los resultados de 2015 apenas cinco minutos. El banquero, de hecho, llegó a comentar en la rueda de prensa que el objertivo actual del grupo es transformar el banco en una plataforma digital lo antes posible, ese reto se antepone, incluso, a una previsible mejora actual de la eficiencia, que es del 52%, un porcentaje alto en España (cuanto más bajo mejor). Durante el pasado ejercicio el grupo ganó 2.642 millones de euros, con un crecimiento de solo el 0,9% como consecuencia del impacto negativo de la incorporación a sus cuentas del banco turco Garanti –que consolida por integración global– y a otras operaciones corporativas, sin las que el beneficio hubiera crecido el 43,3%. También influyeron en los resultados anuales la venta parcial del banco chino CNCB, del que solo tiene ya el 3%, la adquisición de Catalunya Banc (CX), que ha aportado al beneficio 16 millones, y la caída en un 6,4% de los saneamientos y provisiones, sobre todo en España.

La reducción de saneamientos crediticios e inmobiliarios en España fueron también elementos clave en la positiva evolución de la cuenta. España logró salir de las pérdidas para ganar 554 millones una vez descontados los números rojos de 492 millones de su área inmobiliaria (un 45,4% menos que un año antes). El beneficio de su actividad puramente bancaria aportó 1.046 millones, un 21,9% más), en parte también por la incorporación de Catalunya Banc.

“No se puede volver a políticas del pasado”

Francisco González no quiso ayer mencionar a ningún partido político, aunque sí ensalzó la política del PP. “Guste o no guste a algunos, los últimos cuatro años de Gobierno han dado como resultado unos números muy positivos y se han acometido una serie de reformas económicas que permitirán a España crecer un 2,7%” este año a pesar de la inestabilidad política, declaró. Pidió al Gobierno entrante que sea “realista, no cree utopías ni frustraciones”, en alusión a clara alusión a Podemos. Para añadir “no se puede volver a políticas del pasado” que no generaron crecimiento y que pueden elevar el desempleo “otra vez” en España. “En economía no hay atajos”.

Los ingresos financieros en el país siguen mostrando cierta atonía, en gran parte presionados por operar con tipos de interés casi al 0%. La inversión crediticia en España creció un 13,1%, que se reduce al 0,2% si no se incluye CX. Los recursos de clietnes suben un 17,8%, porcentaje que se queda en el 3% sin incluir CX. España representa el 12,2% del beneficio, aunque el objetivo anunciado en otras presentaciones era llegar del 25% al 30% en dos años.

De momento, el banco aprovechará oportunidades para crecer en el país. González explicó ayer que la entidad jugará un papel “muy activo” en el proceso de fusiones en España, si bien advirtió de que “las ganas son cada vez menores” para comprar un banco “físico”, puesto que se centrará en la transformación digital. Aseguró que a medida que pasa el tiempo el “atractivo” para BBVA de comprar entidades físicas “es menor”. “Hoy será el 100% (de interés), el año que viene el 90% y en cinco años será el 50%”, declaró, para matizar que el proceso de fusiones no se producirá hasta dentro de dos, tres o cuatro años, y lo vinculó, como lo hizo el lunes el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, a la “presión” que sientan los equipos directivos de los bancos para hacer crecer los ingresos con tipos de interés cercanos al 0%.

El banquero también descartó entrar en nuevos países en los que no tiene presencia con compras de bancos físicos, si lo hacen será a través de plataformas tecnológicas, como ha hecho el banco en Reino Unido con la compra de un 30% del banco por móvil Atom.

México sigue siendo la joya de la corona de BBVA, con unos beneficios de 2.090 millones de euros, el 9,1% más. Su filial en este país representa el 46,1% de sus beneficios, América del Sur, el 20%, EE UU el 11,9% y Turquía el 8,2%.

Pero la obsesión de BBVA es seguir con su transformación digital y convertirse en uno de los pocos bancos que, según González, sobrevivirán en un futuro gracias a su giro digital. Según datos del grupo los clientes digitales han crecido un 19% en un año, hasta llegar a los 14,8 millones, y de ellos, 8,5 millones son clientes de móviles, con un aumento del 45%. Los préstamos al consumo en España realizados por canales digitales suma ya el 19,2% en España (9,3% un año antes) y en México el 29,6% (2,4% en enero de 2015). González recordó que el proceso de transformación se aceleró en mayo tras anunciar su nueva estructura, “que vino acompañada de nuevas prioridades estratégicas”.

El banquero no pudo evitar, como ha ocurrido con el resto de sus colegas, hablar de la actual situación política de España. Declaró que lo más importante aún es la creación de empleo. Afirmó que el paro bajaría “probablemente al 9,7%” en los próximos cuatro años con una “política económica consistente”. Avisó de que España puede crear “mucho empleo en el tiempo si se persiste en las medidas que han demostrado tener éxito”. “España no puede perder la oportunidad”, añadió González, quien abogó por mantener la senda de las reformas de los últimos cuatro años, que han permitido la creación de empleo neto, explicó.

Sentencia favorable de las cláusulas suelo

Francisco González confía en que el Tribunal de Justicia de la UE emita una sentencia “favorable” en la que no obligue al banco a devolver lo ingresado por las cláusulas suelo con efectos retroactivos, ya que el banco eliminó este tope a la caída del euríbor desde el 9 de mayo de 2013, tras una sentencia del Tribunal Supremo. Afirmó que la sentencia del Tribunal Supremo está “muy asentada”. Reafirmó así la posición del banco, que en octubre ya enfatizaba que la propia CE y otros países comparten que “la cosa juzgada” no se puede revisar “otra vez”, en palabras del consejero delegado, Carlos Torres.

Solo sobrevivirán unos pocos bancos

El banquero considera que las fusiones son la solución más fácil para la supervivencia de las entidades débiles, por lo que pronostica otra oleada de concentraciones en España “en dos o tres años”. De las fusiones deben salir entidades capaces de “competir en el tiempo”, por lo que lo importante es que se hagan bien, que sean las fuertes las que absorban a las débiles y que éstas no se unan entre ellas, porque esto ya ocurrió en el pasado en España, “con los resultados que todos conocemos”, dijo, en referencia a Bankia. En el mundo también cree que solo quedarán unos pocos bancos, los que se hayan transformado.

A vueltas con las ventas no financieras

El presidente de BBVA volvió a recuperar una vieja idea, convertir BBVA en un supermercado con la venta de productos no financieros. Ahora las ventas se realizarán a través de los canales digitales, y no a través de las oficinas como hizo en 2006 y 2007, y que fue un fiasco.”Claro que venderemos productos no financieros”, declaró ayer. BBVA, por otra parte, ha convocado su junta para el 11 de marzo. En ella se votará el nombramiento de dos nuevos consejeros independientes, Sunir Kapoor, ex directivo de Microsoft y Oracle, y Andrew Stott, ex socio de Oliver Wyman y ex miembro del consejo de Barclays España.

El ladrillo desaparecerá en dos años

El consejero delegado, Carlos Torres, espera que para 2016 el banco siga con su política de dividendo y seguirá alternando efectivo y acciones hasta que el entorno se normalice, momento en el que entregarán la retribución al accionista solo en efectivo. En este ejercicio, combinarán dos efectivos con dos scrip, BBVA, que no augura un impacto significativo de las provisiones en 2016, confía en que el ladrillo haya desaparecido de su balance en 2018. La entidad pretende continuar con el buen ritmo de ventas, que en 2015 le ha reportado 177 millones de euros de plusvalías.