2.642 millones en el año, pese a las minusvalías en Turquía

BBVA gana un 0,9% y bate las expectativas del mercado

BBVA ha cerrado el año 2015 con un resultado apenas un 0,9% superior al del ejercicio anterior, si bien ha conseguido mejorar las previsiones de los analistas, que apuntaban a un resultado de 824 millones en el último trimestre, cuando han sido 940 millones. El resultado se ha visto lastrado por las pérdidas extraordinarias derivadas de la venta de su participación en el chino CIFH, del ajuste de valoración del turco Garanti y del fondo de comercio negativo generado en Catalunya Caixa. El efecto de los tipos de cambio también ha erosionado las cuentas.

En términos del negocio bancario, la firma ha conseguido capear el entorno de bajos tipos de interés y mejorado el margen de intereses un 8,7% (un 21,5% a tipos de cambio constantes). El margen en España aumenta, de hecho, un 4,4% en el año, si bien el margen neto cae el 6,6% en el año y se reduce casi a la mitad en el cuarto trimestre sobre cuarto trimestre. El crédito a clientes crece un 17,7% en el año, y los depósitos, un 16,7%. También aumenta en el negocio en España.

Donde el BBVA mejora más sus cuentas es en el apartado de las provisiones: el año pasado dotó 1.155 millones a provisiones y registró 701 millones en el apartado de "otros resultados": este año las cifras bajan a 733 y 412 millones. El deterioro de activos financieros se mantiene en torno a los 4.400 millones de euros.

Las pérdidas extraordinarias por operaciones corporativas suman 1.109 millones.En este capítulo se engloban más de 700 millones de plusvalías por la venta de CNCB y, sobre todo, las pérdidas por más de 1.800 millones por la valoración a precios de mercado del 15% de Garanti, en Turquía. 

La morosidad se reduce a cierre de año a un 5,4% (6,6% en el negocio en España, aumentando debido a Catalunya Banc). Los activos problemáticos en España suman 24.924 millones de euros, entre dudosos y subestándar (7.014 millones) y 15.243 millones entre imuebles más otros activos. Estos activos de riesgo están cubiertos en un 50%. El ratio de capital cierra el año en un 10,3% fully loaded. Este nivel está una décima por debajo del de cierre de 2014, pero ha recuperado medio punto en tres meses.

Nuevos consejeros independientes

 La entidad, además, ha propuesto dos nuevos conejeros independientes, que deberán someterse a la aprobación de la junta de accionistas que se celebrará el 10 y 11 de marzo en Bilbao. Se trata de James Andrew Stott, socio de Oliver Wyman, ex consejero de Barclays España y miembro del comité de auditoría, y de Sunir Kumar Kapoor, directivo del sector tecnológico que fue responsable de negocios de Microsoft en Europa. Sustituirán a Ramón Bustamante y de la Mora y a Ignacio Ferrero Jordi, cuyo mandato había expirado tras 12 años en el consejo.

El banco también propondrá las ampliaciones de capital necesarias para atender los pagos de dividendo en acciones, y la renovación de Deloitte como auditor. Además, modifica la traducción al inglés de los cargos de Francisco González (será "group exceutive chairman") y Carlos Torres ("CEO").