Gracias a los mecanismos de pagos

La deuda con los laboratorios se reduce a los niveles más bajos en una década

Las autonomías deben 2.200 millones por los medicamentos en hospitales

El mayor adeudo se produjo en 2011, con 6.400 millones y 525 días de retraso en los pagos

Ántoni Esteve, presidente de Farmaindustria.
Ántoni Esteve, presidente de Farmaindustria.

Las compañías farmacéuticas comienzan a respirar. Empieza a aflojarse la soga que ahogaba financieramente a las empresas que ejercen de proveedores de medicamentos de los hospitales del Sistema Nacional de Salud, gracias a que las comunidades autónomas han acelerado el pago de sus facturas.

La deuda de las autonomías con la industria farmacéutica por el suministro de medicamentos a los hospitales del Sistema Nacional de Salud se ha reducido en 2015 hasta los 2.200 millones de euros a falta de la consolidación final del ejercicio, lo que supone la mejor cifra desde 2006.

Así lo comunicó ayer la patronal de la industria farmacéutica en España, Farmaindustria, tras los pagos realizados en diciembre por los mecanismos planeados por el Gobierno para las comunidades autónomas, a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y del Fondo de Facilidad Financiera.

Con estos datos, 2015 cerraría el ejercicio con un descenso de la deuda del 30% con respecto a noviembre y un 13% menor en relación al débito en el mercado hospitalario público del año anterior.

Además, en un comunicado, Farmaindustria celebra que este débito se sitúe por primera vez en “parámetros anteriores a la crisis”, ya que en 2006 la deuda rondaba los 2.140 millones. Estos son cálculos de la patronal, a falta de la consolidación final de los presupuestos en los diferentes territorios.

En el comunicado, la patronal valora muy positivamente esta nueva dinámica que disminuye la tensión financiera sobre las compañías proveedoras del Sistema Nacional de Salud (SNS), y “confía en que se confirme esta tendencia con nuevas reducciones de deuda durante los próximos meses”.

Los peores años de la crisis

Esta deuda llegó a ser casi tres veces mayor en el año 2011, el peor momento de la crisis. En ese momento, el control de gasto público y la escasez de recursos de los Gobiernos regionales se cebó especialmente con la industria farmacéutica.

La deuda por suministro de medicamentos a hospitales llegó a los 6.389 millones en 2011, en un momento en el que la patronal exigía “una solución urgente”. De hecho, desde 2006 había incrementado poco a poco, hasta los 3.313 millones de 2009. Pero el saldo negativo se disparó en los siguientes ejercicios. En 2010, alcanzó los 4.685 millones y en 2011 se llegó al récord. Además, el plazo de pago se situó en los 525 días.

En ese momento, los responsables de las multinacionales farmacéuticas con presencia en España, se quejaban de que la situación les hacía muy difícil explicar las inversiones en el país a sus jefes en las sedes centrales. Además, provocaba serias dificultades a los laboratorios nacionales. Por parte del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) se tomaban medidas de recorte de gasto en medicamentos a partir de 2010, una senda que continuó Mariano Rajoy (PP) a partir de 2011. Incluso se acusó a algunos Ejecutivos regionales de esconder en cajones las facturas.

A partir de 2012, la situación de los impagos comenzó a mejorar gracias al Plan de Pago a Proveedores, o Plan Montoro, bien recibido por Farmaindustria y que alivió la presión financiera sobre los laboratorios. En ese ejercicio, ya se redujo casi a la mitad, hasta los 3.200 millones.