De Cádiz a Tenerife, de Veracruz a Montevideo y de Venecia a Río de Janeiro

El mundo en un disfraz

Todo está punto para que comience el carnaval: fiesta, ritmo y excesos.

Imagen de la fiesta de carnaval de Tenerife.
Imagen de la fiesta de carnaval de Tenerife.

Más pronto que otros años la mayor fiesta de disfraces del mundo llega a su cita anual con la Cuaresma cristiana. De Cádiz a Tenerife, de Veracruz a Oruro, de Nueva Orleans a Río de Janeiro, de Barranquilla a Montevideo, la fiesta, el exceso y la diversión están asegurados. El 6 de febrero comienza el carnaval: escoja su mejor disfraz y máscara... y a mirar sin ser reconocido.

Cádiz

El carnaval de Cádiz tiene fama de ser uno de los más divertidos del mundo y los gaditanos se vuelcan con su fiesta más internacional y salen a la calle a celebrarlo. Durante más de una semana, las comparsas desfilan por los principales barrios; del Pópulo a La Viña, en cada rincón de la ciudad puede toparse con las agrupaciones carnavalescas más dispares, con actuaciones espontáneas e hilarantes.

Chirigotas, cuartetos y coros le ponen ritmo, sátira y humor a la actualidad y a los personajes más destacados del mundo de la política, el deporte o el mero chisme dentro o fuera de concurso. Entre desfile y desfile, uno de los acontecimientos más esperados es la final del Concurso de Agrupaciones del Carnaval, que se celebra en el Teatro Falla el próximo 5 de febrero. Las entradas para ver la final cuestan entre 40 y 85 euros.

Tenerife

No concentra las multitudes de Río de Janeiro, pero Tenerife poco tiene que envidiar en espectacularidad, ritmo, lentejuelas, plumas o fervor a la urbe brasileña. Ambas ciudades están hermanadas por el carnaval y junto con el de la Tacita de Plata está catalogado como Fiesta de Interés Turístico Internacional. Murgas infantiles y de adultos compiten en protagonismo, pero el carnaval, que dura un mes, comienza verdaderamente con la elección de la reina, celebrada el pasado miércoles. Los trajes que portan las aspirantes pesan una media de 170 kilogramos.

El mundo en un disfraz

Río de Janeiro

Ni São Paulo, ni Recife, ni Salvador de Bahía consiguen eclipsar al carnaval de carnavales: Río de Janeiro, el más famoso del mundo y el más multitudinario. Fastuosos desfiles de los blocos –comparsas populares– a ritmo de samba toman las calles y son seguidos por miles de personas. Más de dos millones de almas se concentran cada día en las calles en torno al carnaval.

El baile, la música, el exceso y los confetis concluyen en el famoso Sambódromo da Marquês de Sapucaí, con el desfile de las escuelas de samba. A diferencia de otros años, en que es necesario reservar anticipadamente, la crisis económica de Brasil no ha permitido colgar el “no hay billetes”.

Veracruz

El de la ciudad mexicana es probablemente el más popular y colorido de todos los que se celebran en el país norteamericano. Este año se inicia el 2 de febrero y se prolonga hasta el día 10 y su origen se remonta al periodo colonial. El carnaval veracruzano arranca con la “quema del mal humor”, una gran hoguera en el zócalo (plaza) de la ciudad en la que se prende fuego a personajes famosos. En el de este año seguro que no falta el del narcotraficante recién apresado, el Chapo Guzmán.

Desfiles acompañados por comparsas y batucadas –agrupaciones musicales al ritmo de los tambores y otros instrumentos de percusión– con el sonido de marimbas, guitarras y arpas inundan las calles de Veracruz. El festejo concluye con el entierro de Juan Carnaval, en el que se recitan poemas y la gente se viste de negro.

Venecia

El carnevale de Venecia es uno de los más antiguos del mundo, con más de diez siglos de historia, y también uno de los más glamurosos y caros. En la ciudad de los canales y las góndolas no le servirá cualquier disfraz. Aquí los atuendos rememoran otras épocas llenas de esplendor y son refinados y elegantes, al igual que sus sofisticadas y bonitas máscaras, imprescindibles para completar la vestimenta. Durante los días de carnaval hay numerosas fiestas y bailes de disfraces públicos y privados.

Montevideo

El mundo en un disfraz

El carnaval de la capital uruguaya es el más largo. Dura 40 días desde que comienza a finales de enero y se prolonga hasta bien entrado marzo. Está hermanado con el de Cádiz y la herencia española se nota en sus murgas y comparsas, que desfilan por la avenida 18 de Julio en un gran espectáculo. Después, la fiesta se traslada a los barrios.

Algunas de las características más singulares del carnaval de Montevideo son el candombe –música y danzas de origen africano– y los tambores. Más de 2.000 retumban al unísono durante el desfile.