La califica de injusta y baja

La australiana Broadspectrum rechaza la opa de Ferrovial

Diane Smith-Gander, presidenta Broadspectrum.
Diane Smith-Gander, presidenta Broadspectrum.

La segunda tentativa de Ferrovial sobre la empresa australiana de servicios Broadspectrum, anteriormente Trasnsfield Services, vuelve a chocar contra el muro que supone el rechazo del consejo de administración. La oferta, de 1,35 dólares austarlianos por acción, valora a la compañía en 715 millones de dólares australianos (unos 470 millones de euros) y está condicionada a un grado de aceptación del 50,01% del capital. El grupo que dirigen Rafael del Pino e Íñigo Meirás fijó como fin de plazo para la opa el próximo 8 de febrero.

El consejo de Broadspectrum, presidido por Diane Smith-Gander, ha afirmado que la puja española no es ni justa ni razonable, infravalorando la compañía. La propia presidenta apunta en una comunicación abierta a los accionisas que Broadspectrum vale "mucho más" de lo que ofrece Ferrovial. La ejecutiva esgrime que Ernst & Young ha cerrado su trabajo de asesoramiento al consejo tasando la compañía en una horquilla de 1,71 a 1,98 dólares australianos por título. En la banda media, de 1,84 dólares australianos, la opa arroja un descuento del 27%.

Desde el punto de vista del consejo, la australiana está bien situada para el crecimiento futuro. De hecho, se ha realizado recientemente una revisión al alza de los resultados esperados para este 2016.

El trampolín hacia Australia y Norteamérica

Broadspectrum facturó 3.800 millones de dólares australianos en 2014, con un ebitda de 265 millones de dólares. Su adquisición daría presencia a Ferrovial Servicios en nuevos mercados como Australia, Estados Unidos, Chile o Canadá.

La base de ingresos se debe en un 20% a los servicios a sectores industriales (minería, petróleo y gas); el 28% depende del área de infraestructuras, y son las divisiones de servicios para defensa, mantenimiento de infraestructuras sociales y servicios inmobiliarios las que cuentan con mayor protagonismo en la facturación, con el 41%.

La compañía cuenta con un fondo, Allan Gray, como primer accionista con el 18,7%. invesco Australia tiene un 10,6% y Dimensional Fund declara un paquete del 6%.

El consejero delegado, Graeme Hunt, ha explicado a los partícipes que Broadspectrum es más sólida ahora que a finales de 2014, cuando Ferrovial lanzó su primera opa y estaba dispuesta a pagar 2,00 dólares australianos por acción, gracias al fortalecimiento del balance, una cartera que supera los 10.000 millones de dólares australianos (frente a los 8.700 millones que marcaba la cartera en la primera opa) y la reducción de deuda hasta los 459 millones de dólares australianos al cierre de 2015. Pero por medio se ha producido una fuerte pérdida de valor de la empresa en Bolsa, que la ha llevado hasta los 0,85 dólares por acción que marcaba el 4 de diciembre (víspera de la opa) lastrada por la crisis de las materias primas.

Renuncia consejero

l Después de que el 13 de enero vendiera el 4,8% de su participación en Ferrovial, Leopoldo del Pino y Calvo-Sotelo comunicó a la compañía su dimisión como consejero. La razón de su renuncia obedece a motivos personales, según lo comunicado a la CNMV. La empresa expresó el reconocimiento a su contribución y a la labor desarrollada durante años.

Hunt cita como puntos fuertes las posibilidades de Broadspectrum para aprovechar el crecimiento del sector de las telecomunicaciones en Australia y Nueva Zelanda, la actividad de refino y petroquímica en EE UU y las oportunidades que surgen en el sector de la energía.

Ferrovial insistió ayer mismo en que la oferta presentada sobre Broadspectrum tiene atractivo tras el desplome de la acción, los últimos cambios en la empresa australiana y el propio descenso del precio del crudo. Incluso ha llegado a afirmar que la negativa a la oferta supondrá el derrumbamiento de la acción.

Ferrovial considera que la prima de 59% implícita en la oferta desde el último cierre antes del anuncio (4 diciembre 2015) representaba aún un mayor valor para los accionistas de la australiana, a los que recuerda que no cobran dividendos desde 2013.

Como respuesta, Broadspectrum señala que el valor de empresa que encierra la opa arroja un múltiplo de 6,9 veces el ebit de 2015, frente al de 9,9 veces que presentan como media otras operaciones de cambio de control en Australia.