Entrevista con Rosario Rey, presidenta de Avalmadrid

“Las pymes ya no piden circulante; ahora invierten”

“Las pymes ya no piden circulante; ahora invierten”

Licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense, Rey trabajó como analista de riesgos en la banca y posteriormente ocupó cargos de responsabilidad en la Administración madrileña (directora de Infraestructuras del Imade en Madrid, directora del Parque Científico Tecnológico de la Universidad de Alcalá y directora de Innovación Territorial) para dar el salto a otra comunidad (Castilla-La Mancha), en la que fue directora general de Política Tributaria durante la anterior legislatura, en una situación de quiebra técnica, con un déficit del 9% y más de 4.000 millones de euros de deuda comercial no reconocida. “Ha sido un trabajo y una etapa apasionante”, reconoce Rey, que ahora compatibiliza los cargos de directora general de Política Económica de Madrid y la presidencia de Avalmadrid, a la que accedió el pasado mes de octubre.

Pregunta. ¿Como valora sus primeros meses al frente de Avalmadrid?

Respuesta. Avalmadrid logró el pasado ejercicio dos hitos importantes. El primero fue incrementar el importe formalizado de los prestamos un 12% hasta los 95 millones de euros para aquellos a los que les resulta mucho más difícil el acceso (emprendedores, autónomos y pymes). Pero quizá el hecho más importante es que se ha incrementado el número de empresas, hasta la 1.200, que ha podido acceder a esa financiación, lo que supone un incremento del 40%.

“Empresas y familias han amortizado mucha deuda. Sus cuentas están mucho más saneadas”

Y eso es muy importante. Los datos que maneja Cesgar (la patronal de las sociedades de garantía recíproca como Avalmadrid) reconocen que hay un 70% de empresas que no hubieran obtenido financiación si no llega a ser por los avales concedidos por esas sociedades. Con estos datos hemos logrado consolidar o crear más de 9.000 puestos de trabajo. En el caso de los emprendedores se ha incrementado el riesgo formalizado un 21% y eso ha provocado que 600 nuevas empresas haya tenido acceso al crédito y que hayan creado 1.200 empleos.

P. Las necesidades y las características de las pymes han cambiado mucho en los seis años de crisis. ¿Cuál es el perfil de la empresa que acude a pedir avales?

R. Si se analiza la tipología de cliente en función del riesgo asumido por Avalmadrid en una serie más larga, no exclusivamente en 2015, estamos hablando que en torno al 40% son pymes, otro 40% son emprendedores y el 20% es autónomo. Si hablamos del importe de la operación media, estamos hablando que Avalmadrid tiene una media de 70.000 euros, con un plazo de devolución de cinco años y destinado a inversión productiva. Este último punto es muy importante, ya que hemos observado que las empresas han dejado de pedir circulante y de ofrecernos operaciones de reestructuración de deuda. Ahora quieren dinero para invertir. Y eso es un síntoma de recuperación.

“El 70% de las compañías a las que damos avales no hubieran obtenido financiación sin esa garantía”

P. ¿Por qué se ha producido esa mejora: por la mayor solvencia de la demanda o por que la banca ha decidido abrir el grifo?

R. Las empresas que se acercan ahora a pedir crédito es una demanda más solvente de la que había hace unos años. Ha habido un incremento de las ventas y empiezan a obtener beneficios, con lo que los balances y las cuentas de resultados están más saneadas. A ello también ha contribuido el fuerte desapalancamiento de empresas y familias. En esta crisis, el sector privado ha amortizado mucha deuda y eso ha provocado que los balances estén mucho más saneados. Desde el punto de vista de la oferta, el crédito fluye más por las medidas adoptadas por el BCE que permiten que los bancos pueden obtener financiación más barata. Eso unido a que ahora tienen activos más saneados, hace que ese impulso se pueda transmitir al crédito y a los tipos de interés.

P. ¿Cómo ha impactado esa mejoría en los ratios de morosidad?

R. Los índices de morosidad están bajando. Este año es el primero que hemos conseguido equilibrar el importe pagado por fallidos y el cobrado por lo mismo, algo que no había sucedido en anteriores ejercicios. El ratio de morosidad de la banca es el 10%, muy similar al que tenemos, cuando asumimos mucho más riesgos. El objetivo para este año es llegar a 100 millones en avales.

“La inestabilidad impacta en la inversión”

España afronta un ejercicio que estará marcado por la inestabilidad política en dos frentes. El primero pasa por el establecimiento de un Ejecutivo en Cataluña que se ha marcado como principal objetivo la independencia de España en un plazo de 18 meses. El segundo es la conformación de un Ejecutivo nacional, sin mayorías, donde la negociación será vital para tratar de evitar un bloqueo legislativo. Ambos procesos, según Rey, afectan a las decisiones de inversión en España. “Creo que la inestabilidad política incide en el clima económico y produce incertidumbres que pueden impactar en la inversión. Yo confío en que seamos capaces de crear un clima económico que nos permita seguir teniendo margen de crecimiento. La inestabilidad política lleva aparejada un cierto riesgo de incertidumbre”, remarca.

A la espera de que se disipen esas incertidumbres, Rey establece dos prioridades en política económica para las empresas. “Hay que aumentar el tamaño de las empresas y eso pasa por diversificar mercados y productos y tener un producto competitivo mundial. Y para ello hay que estar en la vanguardia y en la excelencia”, apunta Rey, que señala que la Comunidad ha creado un marco estable en lo político, “que permite reinvertir los beneficios, con tipos bajos y con impuestos que gravan menos que en otras comunidades”.