El mejor mes del año pasado fue enero, por las rebajas

Las ventas de ropa crecen un 5,1% y acaban con siete años de crisis

Un grupo de personas pasa por una calle comercial de Barcelona. EFEArchivo
Un grupo de personas pasa por una calle comercial de Barcelona. EFE/Archivo EFE

Las empresas textiles consiguen cerrar su segundo año consecutivo de alza en las ventas y romper así, definitivamente, siete años de caídas de facturación. En 2015, las ventas de prendas de ropa han crecido un 5,1%, según se desprende de los datos del barómetro de la patronal del comercio textil Acotex 2015. El barómetro de la asociación muestra que el sector ya ha encadenado 16 meses consecutivos de crecimientos, sin que ningún mes del año pasado se quede en negativo, certificando “la corriente alcista de los últimos meses”, según ha remarcado el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola.

Del año pasado destacan los crecimientos de ventas en enero, con un incremento del 6,4% de las ventas y de febrero, con un 7,3% de crecimiento, coincidiendo con la campaña de rebajas. Por eso, resulta especialmente llamativo que el mes en el que menos crecieron las compras de todo el año fuera precisamente diciembre, que concluyó con un ligero incremento del 1,5%, el más bajo de todo el año.

Según dijo Zamácola a CincoDías, “las fuertes promociones de finales de noviembre, con las campañas del Black Friday, y el adelanto de las rebajas de enero” a fechas anteriores a la festividad de los Reyes Magos han trasladado la mayoría de las compras navideñas fuera del mes de diciembre. Además, la “climatología no ha ayudado” porque las altas temperaturas para esta época del año no ha favorecido la venta de ropa de abrigo, que permite incrementar la facturación gracias a su mayor precio.

En este sentido, el presidente estimó que se está detectando una “gran afluencia de público” en las tiendas durante las primeras semanas de enero. Esperan, por lo tanto, un incremento del consumo durante estas rebajas de invierno en torno al 5%, con unas ventas estimadas que rondarán los 3.940 millones de euros, frente a los 3.750 millones de euros registrados en 2015 gracias a “la recuperación de la confianza del consumidor”. La patronal asegura que esta campaña de rebajas se caracteriza por la presencia de “descuentos agresivos” iniciales del 50% que alcanzarán en muchos casos el 60% y el 70% en segundas rebajas.

De cara al próximo año, Zamácola es especialmente prudente a la hora de hacer previsiones. El presidente señaló que “la incertidumbre política y económica hace complicado diseñar un escenario probable”. Así, la patronal espera “un año con crecimientos en línea de lo obtenido en el anterior, de alrededor del 5%”, afirmó el directivo.

Zamácola señaló que los comercios de la industria textil han “aprendido mucho de estos años de crisis”. En concreto, el cliente “ahora manda mucho más”, explica. Por ejemplo, la “liberalización de las rebajas ha motivado que los compradores estén buscando descuentos en cualquier época del año”.

Como la aplicación de promociones continua “no es sostenible”, las empresas están llevando a cabo otras estrategias, como una mayor rotación de las colecciones “para que no puedan esperar a enero o julio para comprar algo”. También están centrándose en generar una experiencia de compra más enriquecedora para el cliente, unido a comunicaciones más personalizadas, que contribuyan a fidelizar al consumidor. Por otro lado, están haciendo hincapié para que el pequeño comercio entre de lleno en el negocio online.