Ada Colau atribuye el pacto al "miedo" de Mas a unas nuevas elecciones

Artur Mas se rinde y Carles Puigdemont será hoy presidente de Cataluña

El Parlament se reunirá a partir de las cinco de la tarde para elegir al nuevo presidente

La CUP traspasa dos diputados a Junts pel Sí y se compromete a no votar contra el Gobierno

Mas dice que contribuirá a reconstruir CDC y no descarta presentarse en futuras elecciones

Carles Puigdemont, que se presentó como número de tres de Junts pel Sí por Gerona a las elecciones catalanas, será investido presidente de Cataluña esta tarde tras ser elegido como sucesor por un Artur Mas que dice apartarse para favorecer la continuidad del proceso hacia la independencia. Puigdemont es militante de Convèrgencia Democràtica de Catalunya y un reconocido independentista. Finalmente protagoniza la solución in extremis para sacar adelante la investidura de uno de los representantes de Junts pel Sí.

A las 16,00 horas está fijada la reunión de portavoces para que a las 17,00 comience la sesión de investidura, que debe resolverse en primera ronda de votaciones, cuando este tipo de plenos suele llevarse más de una jornada. La práctica ausencia de debate ha sido ya criticada por distintas fuerzas políticas, pero la urgencia para evitar nueva convocatoria de elecciones ha acelerado esta nueva vía desde la tarde de ayer.

Si no hay sorpresa, Puigdemont será elegido por mayoría absoluta tras una intervención en la que no tendrá límite de tiempo. Pero le tienen que responder los seis grupos con representación con tiempo limitado en media hora. Puigdemont aún podrá responder y cabrían nuevas intervenciones, tras lo que se procedería a votar. Con todo, es más que probable que la sesión se aproxime al límite legal de las 23:59 horas para investir un presidente. Puigdemont precisa 68 de 135 votos. Tras la elección, la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, debe comunicar el resultado al Rey.

Aviso a la CUP

"No solo propongo un candidato a la Generalitat, se tiene que garantizar que el gobierno sea estable. No se puede subir al Everest en alpargatas.Tal y como quedamos las mayorías en este país, corríamos el riesgo de inestabilidad permanente, incluso si hubiese logrado mi investidura, hubiéramos tenido una legislatura muy inestable", afirmó Artur Mas en una comparecencia pública. El presidente en funciones se arrogó el papel de salvador del proceso dando un paso al lado y abriendo camino a la investidura de otro diputado de Junts pel Sí, Carles Puigdemont.

Tras anunciar su sacrificio político, Mas lanzó un mensaje a la CUP,  que es la formación que con diez diputados favorece la formación de gobierno: “La CUP debe asumir sus errores y para ello algunos de sus diputados tendrán que renovarse para hacer explícito esos errores”.

Mas no ha aclarado si seguirá como diputado, pero ofreció ayer en reiteradas ocasiones su disposición a ayudar en el proceso hacia la independencia de Cataluña. 

Críticas de Colau

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha manifestado esta mañana su desacuerdo con la solución alcanzada. La líder de Barcelona en Comú, partido que coaligado con ICV ganó las Elecciones Generales en Cataluña bajo las siglas En Comú Podem, atribuye el pacto a que el presidente Mas quiere eludir una nueva cita electoral tras perder el pasado 20 de diciembre.

La alianza firmada entre Junts pel Sí y la CUP  incluye el traspaso de dos de los diez diputados de la formación anticapitalista a la surgida de la agrupación de Convergència y Esquerra. El bloque antisistema se compromete a no votar en contra del Gobierno y a renovar su grupo parlamentario. Es decir, varios de sus diputados dejarán sus actas de diputados. Se trata de corregir el resultado de las urnas en un nuevo movimiento criticado por la oposición al independentismo.

“Es una decisión [la designación de Puigdemont] que he tomado yo, personalmente, porque si no habría habido elecciones. Es un paso doloroso, pero estoy muy tranquilo”, afirmó ayer Artur Mas en una comparecencia pública. Mas y Puigdemont han coincidido esta mañana en la reunión del consejo de CDC.

Desbloqueo

El aún presidente en funciones anunció a las 18,00 horas de la tarde de ayer la fórmula que desbloquea “tres meses de interminables negociaciones”. Distintas fuentes apuntaban a que el nuevo papel de Mas era el de mano derecha o conceller in cap, puesto que ya ocupó en el Gobierno catalán junto a Jordi Pujol. Sin embargo, él mismo se encargó de decir que no quiere otros puestos de relevancia en el Gobierno: “O soy presidente o expresidente. No se trata de cambiar un cargo por otro, pero quedo a disposición del presidente de la Generalitat y del futuro Gobierno. Ayudaré sin reservas, sin pedir ningún cargo”. Además, aseveró que contribuirá a reconstruir CDC a lo largo de 2016, aunque aún no ha decidido si será diputado de JxSí esta nueva legislatura.

“Si me quedo como diputado, no quiero ninguna relevancia especial”, dijo en su comparecencia ante los medios, pero ayudará en lo que pueda, como ya trasladó ayer a la presidenta de la cámara, Carme Forcadell, y al nuevo candidato a presidir el Govern, Carles Puigdemont.

Más no se va

Eso sí, Mas no se marcha de la política ni descarta presentarse a próximas elecciones. “Yo no me retiro de la política, que quede claro. […] Con la decisión que tomo hoy quedo libre del compromiso de no volverme a presentar a la presidencia de la Generalitat, así que dejo la puerta abierta a esa opción”, sostuvo.

 

Investidura

El pleno de investidura se celebrará esta tarde al filo del fin de plazo legal, evitándose un nuevo anuncio de elecciones para el 6 de marzo. El decreto de convocatoria, según Artur Mas, “estaba preparado”.

Quien ha sido presidente de Cataluña en los últimos cinco años asegura haber impuesto la figura de Puigdemont como reflejo de la mayoría obtenida por Junts pel Sí en las pasadas elecciones. "Tenemos 62 diputados de 135 y eso se ha de notar". Como parte del pacto, dos de los diez diputados de la CUP se incorporarán a la dinámica parlamentaria de Junts pel Sí para dar estabilidad a la agrupación soberanista.

Oposición

La oposición quedará liderada por Inés Arrimadas, líder de Ciutadans, con 25 diputados, después aparece el Partido Socialista de Cataluña con 16, Catalunya Sí que es Pot, la marca de Podemos en la autonomía, con 11 escaños, seguido del PP, con 11. La CUP obtuvo 10 diputados, pero varios de ellos, como ha anunciado Mas, dejarán sus actas y además dos se incorporarán a la actividad parlamentaria de Junts pel Sí de forma permanente.

De periodista a president

Periodista de profesión, las redacciones de El Punt o la Agencia Catalana de Noticias son algunas de las que han contado con Carles Puigdemont en labores de dirección. Nacido en Amer (Girona) en 1962, el próximo presidente de Cataluña cursó estudios de Filología Catalana en el colegio universitario de Gerona. Su ocupación actual, que desempeña desde 2011, es la de alcalde de esa ciudad, tras arrebatar el cetro al Partido Socialista de Cataluña (PSC), que había gobernado desde 1979.

Repercusión en el resto de España

La formación de un Gobierno en Cataluña con una hoja de ruta independista definida añadiría presión al PSOE para llegar a un acuerdo de coalición con el PP para formar Ejecutivo en Madrid. Pedro Sánchez, sin embargo, aseguró el viernes que en ningún caso ni Mariano Rajoy ni ningún candidato del PP serán presidentes del Gobierno con los votos o la abstención del PSOE. Distintos líderes socialistas mantienen esta mañana que la responsabilidad de formar gobierno corresponde a Mariano Rajoy, pero será sin el soporte del PSOE. A partir de esa posición, los socialistas continúan abiertos a la formación de una coalición progresista con Podemos y el deseable soporte de Ciudadanos.