Negocios tradicionales que aprenden a reinventarse

Profesiones tradicionales, como zapateros o carpinteros, se ven obligados a renovarse o morir. Y no en todos los casos es posible dar el paso y reinventarse. Analizamos el caso de éxito de un grupo de carpinteros que sí lo ha logrado.

Negocios tradicionales que aprenden a reinventarse

Negocios de toda la vida que se ven en la tesitura de reinventarse o morir. Esta es la historia de muchas profesiones tradicionales que han ido desapareciendo en los últimos años, por falta de adaptación a los nuevos tiempos, por falta de financiación para una transición, o falta de sucesores que continuaran con el negocio familiar. Hablamos de gremios tradicionales como los zapateros o los carpinteros. Aunque hay excepciones. Lazaro Style ha realizado una inversión de tiempo y dinero para remodelarse, adaptarse a los nuevos tiempos y reemprender con éxito. Charlamos con ellos para que nos expliquen cómo ha sido este proceso.

¿En qué momento detectasteis la necesidad de reinventaros?

Siempre hemos tenido esa necesidad de cambio, de ir desarrollando proyectos en madera cada vez más complejos, casi imposibles de imaginar y que sin embargo hacíamos realidad y esa sensación de logro, empezó a ser el “leit motiv” de nuestro trabajo diario. Cada vez más profesionales como arquitectos, interioristas, constructores, etc. nos hacían pedidos más inverosímiles, ellos podían dar rienda suelta a su imaginación, porque tenían la seguridad de que nosotros los hacíamos realidad, ahí fue cuando vimos que ya estábamos preparados para dar el gran salto.

¿Ha sido un proceso de cambio duro u os lo habéis tomado como algo natural que era necesario realizar?

El cambio ha sido algo natural, diríamos evolutivo, llega un momento en el que eres uno más en el mercado de la “fabricación de carpintería de madera” y ahí, el deseo de diferenciarnos del resto comienza a hacerse latente y comenzamos a barajas las posibles formas de cambio.

Hay un cambio de chip y, ¿también económico? ¿Habéis tenido que realizar una gran inversión para reconvertiros?

Si, la inversión fue brutal, pero necesaria. Instalaciones, maquinaria de última tecnología, programas informáticos, personal cualificado, formar al personal ya existente, pero ese cambio de chip nos hizo vivir todo ese cambio con mucha ilusión.

¿Qué aceptación están teniendo vuestros productos?

La aceptación desde el principio fue buenísima, interpretamos las necesidades y expectativas del cliente para crear el estilo y ambiente que necesita para cubrir sus necesidades más exigentes, ya que ahora todo ese cambio que realizamos nos permite trabajar con formas y hacer decoraciones que nos hace no tener competencia, todo ello por supuesto con materiales de primerísima calidad y terminaciones extraordinarias y como no, nunca hacer dos trabajos iguales ya sea, una casa completa o un mueblecito, siempre son modelos exclusivos.

¿Qué os diferencia?

Nos gusta lo que hacemos y disfrutamos con nuestro trabajo y ese es nuestro más preciado valor.

Normas