Entregará una acción nueva por 154 antiguas

Guía para no perderse en el ‘scrip dividend’ de Popular

Oficina de Banco Popular.
Oficina de Banco Popular.

Comienzos de año suele ser una de las fechas marcadas en el calendario de muchos inversores.En los primeros meses, decenas de cotizadas aprovechan la ocasión para premiar la fidelidad del accionista con la entrega de dividendos. Por ejemplo, durante este enero se prevé que las cotizadas entreguen 4.300 millones de euros en concepto de dividendo. Una de las que remunerará al inversor es Popular y lo hará a través de la fórmula del scrip dividend. La entidad financiera, con todo, anunció a principios de 2015 su intención de ir retomando la entrega del dividendo en metálico hasta alcanzar el objetivo del 50% del total repartido.

Como en cualquier scrip dividend el accionista dispone de tres opciones (recibir los nuevos títulos, vender los derechos en el mercado o pedir a la entidad la compra de los títulos), dependiendo de cuales sean sus objetivos.

Los que estén interesados en incrementar su peso en el banco han de decantarse por la recepción de las nuevas acciones. Para ello solo deben esperar a que los derechos se transformen en acciones, opción que aplican por defecto todas las firmas que recurren al scrip. De acuerdo a la información remitida a la CNMV, el banco exige 154 acciones para la entrega de una nueva. Es decir, se necesitan 154 derechos de suscripción preferente para optar a un nuevo título. El número máximo de acciones que la empresa tiene previsto emitir(si nadie solicitase el efectivo) es de 14 millones.

Pero si lo que el accionista busca es el dinero en efectivo cuenta con las otras dos alternativas: vender los derechos en el mercado o a la compañía. Con el objetivo de conseguir la máxima rentabilidad, el accionista deberá seguir muy de cerca la evolución de la cotización del banco así como el calendario.

Los derechos de suscripción preferente comenzaron ayer a cotizar en el mercado y en su primer día cayeron un 5%, hasta los 0,019 euros. Si durante el periodo fijado por Popular las acciones continúan cayendo, y con ella los derechos, lo más rentable sería solicitar la compra de los títulos al banco. Esto equivaldría a recibir el dividendo en efectivo. Para poder optar a ello, el accionista tiene de plazo hasta el 15 de enero y diez días después, el 25, recibirán el pago. El precio fijado por la entidad y comunicado al regulador son 0,02 euros.

Pero si los títulos retoman el vuelo y superan esos 0,02 euros, la opción más adecuada sería la de vender los derechos en el mercado. El 20 de enero finaliza el periodo de negociación.

Junto a todo lo anterior, el accionista tiene que valorar las retenciones fiscales. Con la entrada en vigor de la reforma fiscal en 2015, se puso fin a la exención que existía sobre los primeros 1.500 euros cobrados en concepto de dividendo y que se grava ya al 19% para los primeros 6.000 euros, al 21% hasta los 50.000 euros y al 23% a partir de los 50.000.

Si los derechos se venden en el mercado, el pago fiscal se aplaza hasta el momento de la venta de las acciones. No hay retención en el momento de la venta. El efecto que tiene la desinversión es el de rebajar el precio de compra. Por último, el que reciba las nuevas acciones también estará exento de tributación hasta que se desprendan de ellas.

Las nuevas acciones de Popular empezarán a cotizar el 29 de enero, según lo previsto por Popular en la información remitida a la CNMV.

Última oportunidad para vender en la Bolsa los derechos de Repsol

Otra de las cotizadas que a día de hoy está inmersa en pleno proceso de retribución al accionista por medio del denominado dividendo elección es Repsol. La compañía, que en los últimos meses se ha visto afectada por el desplome de los precios del crudo, señaló en la presentación de su plan estratégico la intención de mantener intacta la retribución tanto en lo referente al importe (1 euro) como en la fórmula (scrip dividend). Desde el pasado 18 de diciembre la petrolera está inmersa en un scrip dividend con cargo a los resultados del 2015. El 30 de diciembre venció el plazo para que los accionistas solicitaran a la compañía la compra de los derechos por importe de 0,46 euros, según lo remitido a la CNMV. Y hoy concluirá el periodo de negociación de los títulos en el mercado. En caso de que no se vendan a lo largo de la jornada, los accionistas recibirán un título nuevo por cada 22 antiguos. Ayer, los derechos cerraron a 0,442 euros. A simple vista y sin tener en cuenta la retención fiscal, la opción más rentable para el inversor ha sido la venta de los derechos a Repsol (0,46 euros frente a los 0,442 a los que finalizaron ayer). Por su parte, ACS anunció el lunes la entrega de un dividendo de aproximadamente 0,445 euros por acción.Como en el caso de Repsol, la constructora recurrirá al scrip dividend. Los derechos comenzarán a cotizar el próximo 15 de enero.