Las empresas mejoran la información sobre las cuentas anuales

La CNMV solicita un 47% menos de aclaraciones a las cotizadas en 2015

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV.

Las empresas cotizadas españolas han mejorado sus notas en los exámenes impuestos por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado año. En 2015, un total de 20 sociedades presentes en la Bolsa española, de las más de 130 presentes en el parqué, recibieron un requerimiento sobre las cuentas anuales del ejercicio previo.

La buena noticia es que el número es un 47% inferior al de un año antes, cuando las empresas a las que instó a acudir a la reválida fueron 38 (véase gráfico).

La CNMV revisa todos y cada uno de los informes, pero solo formalmente. Así chequea que cumplen con los requisitos exigidos por la normativa vigente. Mira cuatro cuestiones clave. Primera, que los administradores hayan firmado las cuentas. Segunda, que el informe de gobierno corporativo se incluya. Tercera clave, que no exista discrepancia entre las cuentas anuales y las del segundo semestre previamente remitidas. Y, cuarta, que se haya producido, en su caso, la rotación del auditor.

El organismo también ha analizado el contenido del informe de auditoría y si las empresas han seguido las pautas de la guía que publicó en 2013 sobre cómo elaborar el informe de gestión.

Ocho presentan salvedades

Fueron ocho las compañías que cotizan en la Bolsa española con salvedades en sus cuentas de 2014. Service Point Solution, que abandonó el concurso de acreedores a comienzos de 2015, si bien todavía no ha vuelto a cotizar; Inverpyme, en liquidación y que no se negocia desde mayo de 2013; la inmobiliaria Urbas; Coemac (antigua Uralita); Mobiliaria Monesa (una escisión del bróker Gaesco que data de 2008); el fabricante de material sanitario Prim; la constructora Cleop, que no cotiza desde junio de 2012, cuando solicitó el concurso de acreedores, pese a que logró salir de él en 2014; y Pescanova, sin cotizar desde marzo de 2013, aunque consiguió a mediados de 2014 superar el concurso.

El número de cotizadas con salvedades en sus cuentas se ha reducido drásticamente en los últimos años. La caída desde las 38 salvedades de 2008 es del 79%.

Además de estas pruebas básicas, hay exámenes intensivos. Un documento de la CNMV revela que “realiza una revisión sustantiva de un número determinado de cuentas anuales auditadas”. “Para identificar las entidades que serán objeto de dicha revisión se aplica un modelo mixto de selección basado en el riesgo y en la rotación aleatoria [...]”, añade. Eso sí, el envío por parte de la CNMV de requerimientos a las empresas para aportar información adicional a la presentada se ha ido reduciendo en los últimos años. Por ejemplo, en 2013 fueron 64 las peticiones.

Un total de 12 sociedades recibieron por segundo año consecutivo la solicitud del regulador que les insta a aportar más información de sus cuentas anuales. Entre ellas están dos bancos, Banco Popular y Bankinter, y la aseguradora Mapfre. Tras ellas se encuentra el grupo constructor y de concesiones OHL, la firma de infraestructuras y energía Acciona y empresas como Coemac –la antigua Uralita–, Duro Felguera, Fersa, GAM, Ezentis, Prim y Solaria.

Otras firmas, en cambio, han mejorado la información suministrada en 2015 frente a un año antes y han evitado estar en la lista negra de la CNMV. Pero otras, en cambio, han entrado en ella. En esta situación hay ocho empresas, entre las que está Abengoa. La empresa sevillana tuvo que responder de su decisión de reducir su participación en Abengoa Yield y acelerar la venta de activos para optimizar su estructura financiera.

La CNMV puso la lupa el año pasado sobre cómo consolidan las cotizadas sus participaciones, tanto las dominantes como las que no otorgan el control. Los acuerdos conjuntos fueron un tema de especial importancia. El supervisor se ha fijado sobre todo en aquellos que se han realizado a través de un vehículo independiente y ha exigido además que desglosen toda la información relativa a las eventuales repercusiones financieras de esos acuerdos.

Los créditos fiscales fueron otro de los caballos de batalla del regulador. Este tema, que implica mejorar la línea del resultado neto a base de eventuales deducciones de la Agencia Tributaria, ha sido objeto de una estrecha vigilancia en los últimos años. De nuevo, el supervisor ha insistido en la necesidad de justificar la naturaleza de la evidencia que apoya su reconocimiento cuando su realización dependa de beneficios futuros y la entidad haya experimentado pérdidas recientes, ya sea en el ejercicio actual o en el anterior.

Los bancos han sido sometidos a un escrutinio específico. El supervisor bursátil les ha pedido que detallen su nivel de cumplimiento de las exigencias de capital regulatorio, de cómo han computado las aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) y al fondo de rescate europeo y todo tipo de información sobre desinversiones, como ventas de carteras de seguros, de negocios de gestión de inmuebles y de recobro o de participadas. La CNMV ha verificado también que cumplen con las directrices del Banco de España sobre refinanciaciones y que especifican cómo han afectado a los resultados.

Las que más han apurado

Duro Felguera

El pasado 10 de noviembre la compañía justificó al regulador los ingresos de un contrato en Argentina junto a General Electric para la ejecución de una central de generación eléctrica a gas, que afrontó reclamaciones por importe de 48 millones de euros por parte de la empresa por mayores costes.
Elecnor
Dos días antes de que acabara el año, Elecnor respondió a la CNMV, entre otros temas, sobre la refinanciación de su deuda sindicada por importe de 600 millones realizada en 2014 y sobre los retrasos en los arranques de algunos de sus proyectos, que implican retrasar a su vez los ingresos derivados de ellos.
Fersa
La empresa de energías renovables ha respondido al regulador en noviembre sobre el proceso de venta de cuatro sociedades en India, una operación que fue cerrada en octubre del pasado año y cuyos ingresos se han destinado a reducir deuda tras haber cancelado Fersa una ampliación de capital. La compañía encuadra esta operación dentro del proceso de redefinición estratégica para centrarse en Europa, con España, Francia y Polonia como mercados principales.
Ezentis
Hasta el 29 de diciembre también apuró Ezentis para contestar al regulador sus dudas sobre los contratos logrados por la empresa con Telefónica en España, Colombia y EE UU en 2014 y su duración. Así como la metodología que ha empleado para calcular el valor razonable de esos activos intangibles. El regulador también instó a Ezentis a explicar a cuánto asciende el periodo medio de los proyectos en curso y las fechas en las que prevé registrar los ingresos.