Mirubee puede reducir la factura eléctrica hasta un 15%

Una ‘app’ para saber en qué gastamos luz

Dispositivo Mirubox y aplicación Mirubee en un móvil.
Dispositivo Mirubox y aplicación Mirubee en un móvil.

"El consumo de energía doméstica es aún invisible para millones de usuarios y es la primera causa de un exceso de gasto”, dice el estudio La efectividad del feedback en el consumo eléctrico, realizado por el Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford. El informe afirma, además, que un feedback directo e indirecto a los consumidores sobre sus hábitos puede reducir el precio de sus facturas.

Con este objetivo, informar a las familias sobre cómo utilizan la electricidad en sus hogares y cómo repercute en sus facturas el uso de la lavadora o tener la televisión encendida cuando no la están viendo, Álex Barberá y Nacho Vives fundaron en 2011 la plataforma Mirubee.

Su propuesta consiste en un dispositivo, Mirubox, que, instalado junto al cuadro eléctrico de la casa, analiza y recoge los datos de consumo de la vivienda. Además, a diferencia de otros sistemas, este detalla el gasto por electrodomésticos. Mirubox integra una tecnología desarrollada en España, NILM (Non Intrusive Load Monitoring), que analiza las señales eléctricas emitidas por los electrodomésticos e identifica el patrón de cada uno de ellos, ofreciendo los datos diferenciados de cada aparato.

La información recogida por el dispositivo es enviada a través de wifi a la plataforma Mirubee, a la que el usuario puede acceder vía app o mediante su ordenador y obtener una “radiografía energética de la casa”, explica Barberá en una entrevista con Cinco Días. “No saber lo que gastas hace que no sientas”, continúa.

Junto a los datos, Mirubee proporciona una guía de consejos para ahorrar. El cofundador de la empresa asegura que un histórico de los máximos de potencia que ha habido en la vivienda, después de unos meses de uso del dispositivo, revela si la potencia contratada es la adecuada; también aconseja si es recomendable contratar una tarifa de discriminación horaria debido a los momentos habituales de consumo eléctrico. Todo ello puede suponer al consumidor “un ahorro de entre el 10% y el 15% en el consumo total de luz”, subraya Barberá. De hecho, afirma que solo el cambio de tarifa puede representar ahorros de unos 5 euros sobre unas facturas de 60.

La startup fue seleccionada en 2011 para participar en el programa de aceleración de Wayra y dos años después, en el de Enel-Lab. Asimismo, la empresa ha logrado ya más de 790.000 euros de inversión en cinco rondas participadas por Wayra, Enel y préstamos participativos de La Caixa y Enisa.

En enero de 2015 fue lanzada al mercado y Mirubox ya está instalado en más de 200 hogares. El mes pasado, por ejemplo, vendieron unas 60 unidades, una cantidad que todavía consideran pequeña. “Cuesta mucho llegar a los consumidores”, reconoce Barberá. El dispositivo, que vale 120 euros, solo se vende online –la aplicación es totalmente gratuita y está disponible para iOS y Android–. Sus fundadores aspiran a que en un futuro se pueda adquirir en las tiendas físicas. De hecho, Leroy Merlin ya ha mostrado interés por Mirubee y, en este momento, se encuentran en conversaciones para poner el dispositivo a la venta en sus establecimientos de España.

Además de tratar de llegar a un mayor número de consumidores, para lo que están realizando una gran campaña de publicidad, para este año planean aterrizar en América del Sur, desde donde han recibido numerosas llamadas de clientes interesados. De hecho, en la actualidad, ya trabajan en Chile. “En Suramérica hay menos competencia de empresas de este estilo, ya que en Europa hay compañías similares en Reino Unido, Suecia o Bélgica, aunque no en España”, concluye.