Llegar a un acuerdo con Bankia sería la mejor alternativa de las que baraja

ING busca otro socio en cajero para evitar la fuga de clientes

 El mapa de las comisiones de cajeros automáticos ha quedado ya completo. Las entidades han comenzado a aplicar sus comisiones por sacar efectivo de estos terminales, incluso antes del 1 de enero. El más perjudicado por esta nueva tasa es ING, con solo 31 cajeros. Ha firmado pactos con Popular y con Banca March, pero espera firmar hoy otro acuerdo con un gran banco, que puede ser Bankia, con tasas baratas para evitar la fuga de clientes.

Todas las entidades financieras han conseguido en más o menos medida llegar a acuerdos bilaterales para ampliar su red de cajeros y ofrecer más puntos para que sus clientes saquen efectivo sin cargarles con una fuerte comisión. Santander, BBVA y CaixaBank, sin embargo, han optado por quedarse al margen de estos pactos. Comprensible si se tiene en cuenta que fue CaixaBank la que inició esta “revolución”, en palabras de un ejecutivo, y le siguieron los otros dos gigantes del sector. Los tres bancos cuentan con el 40% del parqué de cajeros del país. Pese a ello, ahora a gran parte de clientes se les podría cargar pagar como mínimo 0,45 euros de comisión por sacar efectivo de otros, pese a que sean de la misma red, caso de Euro 6000, aunque también una gran parte de los bancos se harán cargo de un parte de estas tarifas. Bankinter ha decidido dar gratis este servicio a sus clientes siempre y cuando saquen de los cajeros de Popular, cajas rurales o Deutsche Bank, mientras que Evo Banco se hará cargo del coste a partir de 120 euros.

ING, con 3,2 millones de clientes y casi 1,5 millones de tarjetas, junto con Evo han sido los grandes perjudicados con estos pactos y comisión. Y dentro de ellos, la entidad de origen holandés es la que cuenta con menos posibilidades hasta ahora de acuerdos, ya que el banco de Apollo es miembro de Euro 6000. La entidad naranja ha llegado a acuerdos sólo con Popular y con Banca March, que unido a sus 31 cajeros suman 3.224 terminales al servicio de sus clientes.

Otras claves

2 euros: En ING consideran que una tasa en torno a 2 euros “no atiende a la recomendación de la CNMC y el Ministerio de Economía y Competitividad, y por tanto perjudica la competencia y a los consumidores”.

Declaración de la CNMC: El 15 de octubre la CNMC dijo que “para garantizar el cumplimiento de la normativa de la competencia, la comisión que fije el titular del cajero a la entidad adquiriente debería tener en cuenta los costes de prestación de servicio, de manera que el precio cobrado por el servicio no exceda el coste de su prestación, tal y como ha exigido la autoridad competente en diferentes resoluciones” .

Pero ING necesita otro golpe de efecto que compense a sus usuarios y evite una fuga de clientes. “Seguimos trabajando para ofrecer más alternativas a nuestros clientes y que éstos no se vean afectados por las nuevas tasas en los cajeros”, explica la entidad. Y añade “seguimos trabajando para ofrecer las mejores alternativas a nuestros clientes y puedan seguir accediendo a su dinero libremente”. Entre estas alternativas que hoy anunciarán está la de hacerse cargo del coste de la comisión del cajero y no repercutírsela al cliente en otra red más de terminales. Aunque no es la única alternativa. “No descartamos nada”, explican, incluso ampliar sus pactos.

Su idea es llegr a un pacto con otro gran banco con una baja comisión que pueda asumir la entidad naranja.

Se da la circunstancia de que uno de los bancos más grandes con la red más barata para los clientes ajenos es Bankia, que solo cobra 0,98 céntimos. También, pero es la posibilidad menos factible, pero no enterrada del todo, abrir su propia red de cajeros. “Creemos que el nuevo sistema tiene el riesgo de que algunas entidades no cobren una tarifa calculada en función de costes, y que eso en última instancia se traduzca en mayores costes para el consumidor. Confiamos en que la CNMC vele por un sistema transparente, justo y beneficioso para el consumidor”, añade ING.