Hasta 10 compañías pagan más del 5%

Dividendos: las empresas repartirán 26.000 millones

Pago de dividendos en el Ibex 35 Ampliar foto

Los inversores extranjeros apuestan por la Bolsa española. Lo dicen las estadísticas:son propietarios del 44,1% de las acciones de las cotizadas españolas, marcando un nuevo récord histórico. Los particulares tampoco se quedan atrás, ostentan un 26% de los títulos de las firmas, el porcentaje más elevado en 12 años y el doble que el conjunto de la Unión Europea, según los datos provisionales de BME para 2015. Pese al perfil tan diferente que tienen estos dos tipos de inversores, los dos grupos se sienten atraídos por lo mismo: el pago de dividendo. “Y es que con el tipo de depósito del BCE en -0,30% y con pocas alternativas en el universo de la renta fija, el dividendo actual es de por sí ya muy elevado. Esperamos que para 2016 siga siéndolo”, explica Prem Thapar, director de inversiones de Lombard Odier.

Las generosas políticas de retribución al accionista, que están apoyadas en la recuperación de los resultados empresariales, “son un señuelo para los inversores españoles, que están acostumbrados a recibir su rentita”, explican fuentes del mercado. Y es que la fórmula mágica que necesita una empresa cotizada española para conseguir una base accionarial sólida, fiel y estable que no abandone el capital a la primera de cambio (cuando vengan mal dadas) es sencilla: basta con destinar una buena parte del beneficio a retribuir al accionista. El tradicional pago del cupón es lo que esperan todos los pequeños inversores que acuden a la Bolsa.

Jaime Díez, analista de XTB, recuerda que “el accionista español sigue anclado en la errónea comparativa entre bono-acción, por lo que el esfuerzo de ofrecer un dividendo en vez de destinar dicho capital a reducir deuda o nuevas inversiones se ve recompensando con accionistas de largo plazo”.

Durante los 11 primeros meses del año, el importe distribuido en dividendos ha sido de 24.525 millones de euros. En comparación con lo distribuido en 2014, el balance es negativo debido a que el año pasado Endesa repartió un cupón extraordinario de 15.000 millones de euros en el marco del proceso de reorganización con su matriz Enel. Además, también influye que el dividendo de Iberdrola, que tradicionalmente se paga en enero, este año se adelantó a diciembre por motivos fiscales y la rebaja del 30% del dividendo de Santander. Restando estos extraordinarios, la cifra que se va a repartir a final de año será similar a la distribuida en 2014.

Para los próximos ejercicios y de acuerdo a las estimaciones que manejan el consenso de Factset, la retribución al accionistas seguirá aumentando al calor de la evolución económica y de los resultados empresariales. Con cargo a las cuentas de 2016, las cotizadas españolas darán 25.700 millones.

Rentabilidadpor dividendo

La Bolsa española se confirma como la más atractiva de los principales mercados al situarse por encima del 4,7%. “La elevada rentabilidad por dividendo es casi ya una seña de identidad del mercado de valores español y un elemento que los inversores extranjeros, principales propietarios de acciones cotizadas en nuestra Bolsa, parecen valorar bastante”, explican desde BME. Al cierre del mes de noviembre de 2015, 10 compañías de las 84 que componían en ese momento los tres principales índices de la familia Ibex (35, Medium y Small) ofrecían una rentabilidad por dividendo anual superior al 5%, con dos casos superando el 8% y otros dos, el 7%. Estas rentabilidades se sitúan lejos del interés del bono español a 10 años, que cerró noviembre en el 1,51%. En ese momento, la rentabilidad por dividendo de 26 compañías del Ibex 35 superaba esa barrera y en 19 de ellas el nivel estaba entre el 2% y el 5%. También 12 de los 20 integrantes del Ibex Medium Cap ofrecían rentabilidades por dividendos superiores a la deuda española a diez años y 13 de las 30 que conformaban el Ibex Small Cap.

Las empresas con mayores pagos

Históricamente, el sector eléctrico ha sido uno de los más generosos a la hora de retribuir al accionista y lo va a seguir siendo en los próximos 12 meses. “Al no tener planes de inversión relevantes, estas empresas destinarán el exceso de caja al pago de dividendos”, recuerda Prem Thapar, director de inversiones de Lombard Odier. “El sector energético seguirá siendo la punta de lanza en la remuneración, la estabilidad de las cuentas y su negocio, así como el buen desempeño de las compras le permiten mantener dicha retribución”, explica Jamie Díez, de XTB.

Dentro de este sector se encuentra el valor con mayor rentabilidad por dividendo estimada de la Bolsa española, Repsol que, en pleno scrip dividend, ostenta un 9%. El dividendo estimado con cargo a 2015 es de 0,99 euros, según previsiones de Factset. Fuera del selectivo español destaca BME, que tiene una rentabilidad por dividendo superior al 6%. Desde Renta 4 recuerdan que, “de cara al medio plazo, esperamos que se recuperen los volúmenes de negociación una vez celebradas las elecciones del 20D (reanudación de las salidas a Bolsa, apoyo del incremento de volatilidad, scrips, claridad sobre la propuesta de algunos partidos políticos de un impuesto a las transacciones financieras...), a lo que se añade una elevada y sostenible rentabilidad por dividendo, a la que se podría sumar en el futuro la vuelta al pago extraordinario”.

El sector bancario también será protagonista de importantes desembolsos en los próximos 12 meses, a pesar del recorte del 30% del dividendo de Santander, según los expertos. Prem Thapar considera que “una vez recapitalizados y sobreprovisionados, los bancos utilizarán el exceso de caja para retribuir al accionista”.

Nuevos actores

Durante 2015, han sido muchas las compañías que se estrenaron en el pago de dividendo. IAG retribuyó a sus accionistas el pasado 7 de diciembre con la entrega de 0,10 euros por acción y, según las previsiones de Bloomberg, tiene otro previsto para el próximo 3 de marzo.

Sacyr, que llevaba sin pagar dividendo desde 2011, ha vuelto a premiar a sus accionistas por esta vía en 2015 con un pago de 0,05 euros brutos por acción el pasado 15 de septiembre. También los últimos valores que han llegado al parqué este año han repartido dividendo. Este es el caso de Merlin Properties, que salió a Bolsa en 2014 y este año ha desembolsado 0,775 euros por acción, o Naturhouse, que se estrenó en abril y que repartió ya en septiembre 0,05 euros por acción.Saeta Yield también ha pagado dividendo. En 2015, y tal y como se esperaba, Bankia repartió su primer dividendo, de 0,0175 euros. Según las previsiones, la entidad volverá a remunerar a sus accionistas el próximo 28 de marzo y el importe será el doble del entregado en julio de este año, 0,0315 euros brutos por acción.

En los próximos 12 meses, nuevos actores empezarán a distribuir dividendos. Después de que Merlin Properties pagara este año, otras socimis se subirán al carro de los dividendos ya que, por ley, estas sociedades anónimas cotizadas de inversión inmobiliaria están obligadas a destinar al pago de dividendos al menos un 80% del beneficio neto generado por sus rentas, un mínimo del 50% de los beneficios obtenidos por la transmisión de inmuebles o de acciones (el resto se destinará a otros inmuebles o participaciones en el plazo de tres años) y el 100% de sus plusvalías.

Dentro del sector inmobiliario y según las previsiones de consenso, Colonial podría volver a pagar dividendo con cargo a los resultados de 2015 en los próximos meses. Asimismo, sería el primero desde que en 2007 se suspendiera el pago del mismo. Se espera que dos de las compañías que han debutado en Bolsa en 2015 remuneren al accionista en 2016. Aena, la oferta pública de venta (OPV) más exitosa de 2015, dará 2,04 euros brutos por acción con cargo a los resultados de 2015. Y es que la compañía cotiza con una rentabilidad por dividendo estimada para 2016 del 2,9%, según las estimaciones de Factset recogidas por Link Securities. Talgo es otra de las firmas que, con toda probabilidad, repartirán cupón a sus accionistas. Por su parte, Indra, que lleva sin pagar a los accionistas desde 2014, distribuirá un dividendo de 0,35 euros por acción el próximo 4 de julio, según las previsiones de Bloomberg.

Normas