Empresa española cotizada en el mercado continuo

Oryzon arranca los ensayos con pacientes de un fármaco contra el alzhéimer

La biotecnológica ha solicitado a la autoridad sanitaria comenzar con los ensayos clínicos de un fármaco de investigación propia contra esta patología

Es un hito para una compañía española, que realizará las pruebas en el Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Oryzon arranca los ensayos con pacientes de un fármaco contra el alzhéimer

La biotecnológica Oryzon, cotizada en el mercado continuo desde el lunes, ha solicitado a la autoridad sanitaria comenzar con los ensayos clínicos de un fármaco de investigación propia contra el alzhéimer. 

La compañía biotecnológica catalana Oryzon, cotizada en el mercado continuo desde este lunes, avanzó ayer que ha presentado una solicitud en la Agencia Española del Medicamento para llevar a cabo un ensayo clínico de fase I para su fármaco llamado Ory-2001. En esta primera etapa se mide la seguridad del medicamento en humanos.

El ensayo se llevará a cabo en el Hospital Sant Pau de Barcelona y sitúa a la empresa como pionera en investigación en esta área. Todavía quedan años para que el medicamento llegue al mercado (y hasta el paciente), en el caso de que previamente logre triunfar en los ensayos con personas afectadas. Además, el coste de desarrollar este tipo de medicamentos puede necesitar recursos por encima de los 1.000 millones de euros, por lo que es complicado que esta pequeña empresa española, que no dispone de ningún fármaco a la venta, pueda financiar el desarrollo. Por tanto, es probable que necesite algún socio grande, como ya lo encontró en la multinacional Roche, para continuar con la investigación.

ORYZON GENOMICS SA 3,00 -1,48%

Esta es la segunda molécula de la empresa que llega hasta ensayos clínicos. La anterior, conocida como Ory-1001, sigue en testeos con enfermos de leucemia aguda. Esta compañía, fundada por Carlos Buesa y Tamara Maes, consiguió el pasado año un hito con este fármaco al licenciar los derechos a Roche por pagos de 15 millones según vaya cumpliendo hitos y tenga éxito su salida al mercado.

Además de comenzar a cotizar, cerró recientemente una ampliación de capital por un importe total de 16,5 millones. Tras esta operación, los fundadores controlan cada uno de ellos el 13,15% del capital, mientras que el fondo Najeti ostenta el 24,6% de las acciones. Otras participaciones significativas son las de Costex (6,5%), Corporación Sant Bernat SCR (3,8%) y Grupo Ferrer Internacional (2,7%).

La compañía, fundada en el año 2000 en Barcelona, cuenta con una oficina en Boston (EE UU), centro neurálgico de la biofarmacia, con el objetivo de dar a conocer la empresa a inversores especializados y finalmente salir a cotizar también en el Nasdaq (EE UU) a medio plazo.

Trabaja en enfermedades neurodegenerativas

La empresa trabaja en investigación de terapias para oncología y las enfermedades neurodegenerativas, en el campo de la epigenética, o de la expresión de los genes.

El alzhéimer es, en la actualidad, una enorme necesidad clínica donde numerosas compañías en el mundo, sin éxito de momento, investigan, ya que es la forma más común de demencia en los adultos. Se estima que afecta a más de 30 millones de personas y las ventas en terapias superará los 12.800 millones en 2015, según cifras aportadas por la empresa.

Los productos comercializados hasta la fecha para esta patología solo abordan algunos de los síntomas, pero no existen tratamientos disponibles que retrasen o detengan la progresión de la enfermedad. “El elemento diferenciador de este compuesto es que no se centra en mejorar los síntomas de la enfermedad, como se había hecho hasta ahora, sino en detener su progresión”, explica César Molinero, director médico de la biotecnológica.

Normas