Pendiente del visto bueno del regulador

Iberdrola afronta recta final de su fusión con UIL

Solo quedan los últimos trámites para que la filial de EE UU comience a cotizar en la Bolsa de Nueva York como Avangrid

El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, a la izquierda, junto al presidente de la francesa Engie, Gérard Mestrallet.
El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, a la izquierda, junto al presidente de la francesa Engie, Gérard Mestrallet.

Iberdrola USA ultima el cierre de la fusión con la estadounidense UIL, pendiente ya del visto bueno del Regulador de Massachusetts (EEUU), que se lograría esta semana, tras lo que solo quedaría concluir los trámites de la Bolsa de Nueva York donde cotizará como Avangrid.

Con el folleto de la integración aprobado en la Securities and Exchange Commission (SEC) y el visto bueno de los accionistas de UIL, la eléctrica española, que anunció en febrero esta compra, sólo tiene pendientes dos trámites para cerrar una operación que dará lugar a una de las mayores eléctricas de Estados Unidos.

Por un lado, la autorización pertinente del Estado de Massachusetts, que espera lograr esta semana, y por otro, el de la Bolsa de Nueva York donde ya ha solicitado la autorización (“Clearance Letter“) que permitirá cotizar allí a Avangrid.

El negocio de la nueva Avangrid suma, con cifras de 2014, 2.000 millones de dólares de ebitda y 570 millones de dólares de beneficio.

La empresa, con 3,1 millones de puntos de suministro y aproximadamente 6.700 megavatios (MW) de capacidad instalada, y tiene presencia relevante en los estados de Connecticut, Massachusetts, Nueva York, Maine, así como operaciones en otros 20 estados más.

Más largo de lo esperado

Iberdrola, que contaba con cerrar la operación antes de final de año, ha tenido que lograr el visto bueno de numerosos organismos: la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos del estado de Connecticut (PURA, por sus siglas en inglés), el Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comercio, la Comisión Federal de Comunicaciones, la Comisión Federal Reguladora de la Energía y el Comité para la Inversión Extranjera en Estados Unidos.

Iberdrola, que anunció en febrero la adquisición de UIL Holdings por 3.004,2 millones de dólares, articulará la operación a través de una fusión por absorción tras la que la empresa presidida por Sánchez Galán controlará el 81,5 % de Avangrid y UIL Holdings, un 18,5 %.

El valor de empresa actual de UIL Holdings asciende a 4.700 millones de dólares.

Iberdrola prevé celebrar un día del inversor en febrero de 2016, una vez que haya concluido la integración de UIL, para presentar su nuevo plan estratégico

Normas