Fundación Lealtad publica el informe ‘Situación actual de las ONG en España’

La crisis refuerza la solidaridad de los españoles

Dos voluntarias de una organización colaboran en una actividad con menores.
Dos voluntarias de una organización colaboran en una actividad con menores.

La crisis económica no ha frenado la solidaridad de los españoles. Por el contrario, durante este periodo las ONG han visto crecer el número de voluntarios que colaboran con ellas, sobre todo las organizaciones que atienden a los colectivos más desfavorecidos, y de socios.

La Fundación Lealtad, institución independiente y sin ánimo de lucro que acredita la transparencia y buenas prácticas de las ONG, acaba de presentar el informe Situación actual de las ONG en España. El estudio es una radiografía del sector de las ONG en España basado en el análisis de 222 organizaciones y detalla su evolución durante la crisis económica según su tamaño, ámbito de actividad y forma jurídica. Asimismo, se analiza el origen de los fondos de las ONG, el porcentaje de sus gastos que destinan a misión y al mantenimiento de su estructura, y la representatividad de las mujeres en puestos de responsabilidad.

El promedio de mujeres en órganos de gobierno de las ONG se sitúa en el 40%, porcentaje muy superior al de otros sectores

“Entre 2008 y 2014, el número de socios de las ONG ha aumentado un 21%, aunque este crecimiento se ha concentrado en pocas organizaciones”, comenta Patricia de Roda, directora general de la Fundación Lealtad.

En ese mismo periodo, el número de voluntarios ha crecido un 38%. “El 65% de las ONG ha visto aumentar el número de personas que colaboran aportando su tiempo y experiencia. El mayor apoyo de voluntarios se ha concentrado en ONG de acción social”, remarca De Roda.

Durante el periodo 2007-2010, el conjunto de las entidades analizadas por la Fundación Lealtad aumentaron sus ingresos una media del 5% anual, por encima del crecimiento de la economía, que en ese periodo disminuyó un 0,2% anual. Este crecimiento se debió tanto al aumento de la financiación pública, de un 7% anual, como de la privada, del 3%. A partir de 2011 las entidades comienzan a sufrir gravemente los efectos de la crisis y sus ingresos se reducen una media anual del 1,5% hasta 2013, lo que significa un 4,4% de reducción desde 2010. Esta merma se produce principalmente por el descenso de los ingresos públicos.

Las ONG pequeñas (las que manejan menos de 1 millón de euros de presupuesto) y muy grandes (presupuestos de más de 25 millones de euros) han sufrido en menor medida los efectos de la crisis, debido a que han contado con un mayor porcentaje de ingresos privados en su financiación (65% frente al 34%-36% de las ONG medianas y grandes).

Las ONG de cooperación al desarrollo y acción humanitaria han sufrido una mayor caída de ingresos (-3,2% anual) en el periodo 2010-2013, mientras que las entidades de acción social han visto aumentar su financiación un 1%. No obstante, a pesar del aumento de ingresos de las ONG de acción social, estas presentan una situación financiera más delicada: cuatro de cada diez entidades que atienden a colectivos desfavorecidos sufren tensiones de liquidez.

Los españoles han reconocido el papel de las ONG en la atención a los colectivos más desfavorecidos, de hecho, el 68% de las organizaciones de acción social atendían en 2014 a un mayor número de beneficiarios que en 2008 (en promedio han aumentado un 36,4%). El mayor esfuerzo de este grupo de ONG se ha traducido en una mejora en su eficiencia, al destinar un mayor porcentaje de sus gastos a sus proyectos y actividades hasta alcanzar el 86,1%.

El estudio también analiza el papel de la mujer. De este se extrae que la presencia de mujeres en puestos de responsabilidad en las ONG es muy superior a otros sectores: el promedio de mujeres en órganos de gobierno (juntas directivas y patronatos) se sitúa en el 40%. En el 59,5% de las ONG el cargo de presidenta y/o directora lo ocupa una mujer.

Normas