El incremento de las tasas reduce el número de plásticos bancarios

Si me cobra comisión, no renuevo la tarjeta

El número de tarjetas de débito y crédito descendió de nuevo el año pasado

Si me cobra comisión, no renuevo la tarjeta

El uso de las tarjetas como medio de pago en España cayó en picado con el estallido de la crisis en 2008, pasando de la cifra récord de 76,4 millones de plásticos en circulación alcanzada aquel año hasta los 68,7 millones en 2012.

La tendencia pareció revertirse en 2013 cuando, culminada buena parte de la reestructuración bancaria, la mejora de las perspectivas económicas propició el primer incremento en un lustro, 940.000 nuevas tarjetas en circulación.

El año pasado, sin embargo, este medio de pago sufrió un nuevo revés y los plásticos se redujeron en 2,09 millones hasta los 67,4 millones, un 3% menos, según reveló ayer el informe “Tendencias en medios de pago 2015”, elaborado por la multinacional tecnológica española Tecnocom y Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Se marcó así un nuevo mínimo en el número de tarjetas desde el arranque de la crisis, con una reducción acumulada de 8,7 millones (7,1 millones de débito y el resto de crédito). Aunque parte de esta reducción se explica porque los procesos de fusión bancaria han concentrado en una sola entidad las tarjetas que antes emitían varias firmas, los autores del informe destacan otros motivos para explicar la nueva reducción que ha sufrido este medio de pago en 2014.

“Algunas entidades financieras han aumentado las comisiones para compensar la caída de ingresos de intermediación financiera, lo que ha propiciado que los usuarios hayan declinado renovar algunas tarjetas”, desarrollan.

Así, al tratar de compensar la debilidad del negocio cobrando tasas más altas por el uso de estos medios de pago, paradójicamente las entidades han desanimado a muchos de sus clientes a contar con tarjetas.

El autor del informe, Álvaro Martín, detalló que un tercio del total de comisiones que ingresan los bancos procede de cobros y pagos, de los cuales aproximadamente la mitad, unos 1.490 millones de euros, procedió de tarjetas en 2014.

Con todo, los expertos asumen que el hecho de que la reducción del año pasado se haya concentrado en las tarjetas de débito, que retroceden un 7,8% hasta los 24,4 millones, frente a la imperceptible caída del 0,05% que sufrieron las de crédito, que pasan a sumar 43,2 millones, podría estar indicando que estamos ante el principio del fin del proceso de reducción de plásticos que se inició con la crisis. De hecho, con menos tarjetas, se compra más.

El informe de Tecnocom destaca que el número de operaciones realizadas en España con tarjetas españolas aumentó un 8,5% en 2014, una tasa de crecimiento muy superior al 2,4%_que avanzó durante 2013, según los datos que recopila el Banco de España.

En la opinión de las entidades españolas, recopilada en el informe, el asunto más grave que afronta el sector es otro. “El verdadero problema que debe abordar la industria es el uso del efectivo, ya que el 82% de los pagos en España se realizan con instrumentos distintos de la tarjeta”, advierte Carlos Mier, director del área de medios de pago y canales de Bankia. Con todo, Mier apunta que “una buena señal es que el crecimiento en retiradas de efectivo es menor que el de compras en comercios” cuando se usa la tarjeta.

Aún así, durante el año pasado el uso de efectivo en España volvió a crecer un 9,1%, alcanzando un volumen de 117.870 millones de euros, lo que representa un 11,15% del PIB. La cifra supera con creces al valor registrado en el pago con tarjetas de crédito y débito durante ese mismo año, que se situó en los 105.854 millones de euros.

Pese a ello, el volumen de las operaciones realizadas con tarjeta, subraya el informe, recupera los valores de los movimientos contabilizados por el Banco de España en ejercicios anteriores a 2010, cuando se manejaban crecimientos superiores al 10%, el doble que en el periodo 2010-2013.

El comercio electrónico se triplica en un lustro

La transformación digital de los medios de pago es la gran apuesta de futuro del sector de medios de pago según los directivos del ramo consultados por Tecnocom, quienes apuntan a tres grandes líneas de innovación durante el último año: las transferencias electrónicas inmediatas (faster payments), el creciente desarrollo de los wallets móviles o carteras de pago integradas en los teléfonos inteligentes, y los avances en comercio electrónico.

Un mercado, este último, en pleno auge. En España, el volumen de comercio electrónico prácticamente se ha casi triplicado en los últimos cinco años, “principalmente gracias al aumento del número de internautas, a la mayor proporción de los mismos que realizan compras online y al imparable crecimiento de la oferta de productos y servicios a disposición del consumidor”, destaca el informe realizado por Tecnocom en colaboración con AFI. Así, en 2014 se registraron 190 millones de operaciones de comercio electrónico valoradas en 21.100 millones de dólares (19.270 millones de euros), un 25,9% más que en 2013, año en el que también registro un crecimiento similar, del 24,7% sobre 2012. Destacan en este apartado de negocio las compras asociadas a viajes y transporte aéreo, que representan el 25% del valor de todas las operaciones realizadas por comercio electrónico. La gran “asignatura pendiente en España desde la perspectiva de la empresa exportadora” es el comercio electrónico transfronterizo, destaca el informe, pues solo un 16,5% de las operaciones realizadas por esta vía en el país tenían su origen fuera de España.

Normas