Fuga constante de patrocinios

McLaren, en la encrucijada deportiva y económica

Tag Heuer, el último ‘sponsor’ en dejar el equipo tras 30 años, pone la guinda a una temporada para olvidar.

McLaren, en la encrucijada deportiva y económica

La relojera Tag Heuer elegía este año un eslogan que parecía hecho a la medida de su sociedad con la escudería de Fórmula 1 McLaren:“No cedas ante la presión”. La de unos resultados que, se sabía, tardarían en llegar; la de dos pilotos campeones del mundo con ambición de volver a lo más alto del podio o la de una sociedad histórica y multimillonaria con Honda. Por ejemplo, la imagen del fallecido piloto Ayrton Senna, que ganó tres mundiales en la anterior etapa de McLaren-Honda, y con Tag Heuer como patrocinador, fue explotada de forma recurrente durante los primeros meses de temporada. El proyecto iba en serio.

Al final, la presión pudo con la relojera, que ha puesto fin a una historia de 30 años de patrocinio con la escudería británica, cuyo rendimiento deportivo ha superado cualquier previsión negativa, cerrando penúltima en la clasificación de equipos. Pero no es lo peor. Tag Heuer no solo deja McLaren, sino que ha anunciado que desde 2016 pondrá nombre a la unidad de potencia del equipo Red Bull, convirtiéndose así en uno de sus principales patrocinadores. Desplazará así a Infiniti, la división de vehículos de alta gama de Nissan, que dejará de mostrarse en los laterales de sus coches.

El final de la relación entre McLaren y Tag Heuer no es grave en términos financieros (el acuerdo rondaba los 2,5 millones anuales), pero pone de relieve que la racha de la escudería, sin ganar carreras desde 2012, la peor de su historia, espanta a los patrocinadores.

Fuga constante

El primero fue Vodafone, que entre 2007 y 2013 fue su socio principal, a cambio de unos 70 millones de euros anuales. Desde que terminó el contrato, McLaren no ha encontrado ninguna otra marca que cubra esa cantidad y los laterales de sus coches, la zona más cara para los patrocinios, se muestran limpios de publicidad. Hugo Boss hacía lo propio en 2014, pero se pasó al equipo Mercedes, y la marca de whisky Johnnie Walker está cerca de firmar con la estructura Force India, que negocia con Aston Martin para dar nombre al equipo. Santander tampoco ha renovado todavía su contrato con McLaren, y solo Chandon y Hilton se han unido este año a la cartera de patrocinadores del equipo, con contratos secundarios. La fuga no preocupa a Ron Dennis, presidente ejecutivo de la compañía, que afirma que esta es “muy sólida financieramente”. Pero el hecho de no tener grandes acuerdos hace que McLaren y Honda tengan que cubrir el grueso del presupuesto.

El McLaren de Jenson Button, limpio de publicidad en su zona lateral
El McLaren de Jenson Button, limpio de publicidad en su zona lateral

Y las cuentas ya empiezan a resentirse. McLaren Technology Group, que engloba al equipo de Fórmula 1, tuvo unas pérdidas netas de 25 millones de euros en 2014, tras ganar casi 20 millones en 2013. El rendimiento del equipo fue una de las causas, y eso que la de 2014 fue una temporada bastante mejor que la que acaba de cerrar, con 154 puntos más.

Algo que también influye a la hora de generar ingresos. Al final de cada año, el campeonato reparte en torno al 65% de los ingresos de patrocinios, derechos de retransmisión y cánones de circuitos entre las escuderías. De esa cantidad, cercana a 900 millones, casi tres cuartas partes, se reparten en función de la clasificación en el campeonato de constructores. El otro cuarto se paga en concepto de prima a las cinco escuderías principales. Dado que McLaren acabó penúltima, se calcula que apenas recibirá unos 50 millones por esta partida, una cifra anecdótica en su presupuesto de casi 400 millones de euros.

McLaren-Honda afronta un invierno decisivo. Su piloto principal, el español Fernando Alonso, ya ha pedido “medidas extremas” para que el equipo mejore. Solo así podrá elevar sus ingresos.

Normas