Presenta las alegaciones ante el regulador CNBV

OHL defiende su contabilidad en México con informes de auditoras

Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL.  Pablo Monge
Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL. / Pablo Monge

OHL ha enviado a la CNBV mexicana toda una batería documental que avala su forma de contabilizar el negocio de concesiones en el país, donde el grupo español atraviesa una fuerte crisis que dura ya meses.

Según ha comunicado al propio regulador bursátil, la empresa ha remitido informes de Deloitte, PwC, EY y KPMG avalando sus cuentas. Unas opiniones favorables a las que ha sumado dictámenes de los despachos de abogados Garrigues, Mijares Angoitia y Jones Day.

OHL ha tenido que defender el tratamiento contable que la filial OHL México aplica a sus concesiones con rentabilidad garantizada, tratándolas como activo financiero, como respuesta al inicio de procedimientos sancionadores por parte de la CNBV contra esta práctica. De hecho, el organismo también va contra distintos directivos de OHL México.

Las autopistas en cuestión son Conmex, Viaducto Bicentenario, Autopista Urbana Norte y Supervía Poetas, en las que a través de la citada rentabilidad garantizada la operadora recupera la inversión realizada en la fase de construcción a pesar de que el tráfico real esté por debajo del previsto. Y la cuestión es si esos activos deben entrar en la contabilidad de la empresa como financieros o intangibles. En el primer caso, el del modelo financiero, la diferencia entre la rentabilidad real de las concesiones y la garantizada se cobra a través de una prórroga limitada en el plazo de explotación más un pago final por parte del Estado. En cuanto al activo intangible, el cobro se articula mediante una extensión indefinida del plazo de operación.

Polémica en plena ampliación

El resultado inicial de la investigación de la CNBV, desfavorable para la española, fue desvelado en plena operación de ampliación de capital en la que OHL buscaba 1.000 millones. Por ello, la compañía tuvo que garantizarse el apoyo de los bancos que aseguraban la recapitalización y terminó zanjando la operación con notable sobresuscripción.

OHL defiende el modelo financiero al asegurar que tiene un derecho incondicional de recuperación de su inversión en las citadas concesiones a través del cobro de peajes o de un pago final que debe asumir el Estado.

El grupo que preside Juan Miguel Villar Mir ha respondido con los informes de las auditoras y abogados dentro del plazo de alegaciones del procedimiento administrativo abierto el pasado 25 de octubre y reitera el "compromiso de seguir conduciéndose con el mayor respeto a la ley y en estricto apego a los principios contables internacionales". 

En todo caso, OHL ya se había mostrado en desacuerdo con los argumentos de la CNBV en cuanto los tuvo en su mano y mantiene que su contabilidad se rige por los criterios del IFRS.

Investigación

El regulador mexicano arrancó sus pesquisas el pasado mes de mayo, cuando estalló el escándalo de las grabaciones que atribuían a la empresa supuestas prácticas fraudulentas en la contabilización del tráfico en las autopistas mexicanas. Se trataba de determinar el nivel de cumplimiento de OHL México con la normativa mexicana del mercado de valores. La compañía siempre ha subrayado que la mayoría de las materias que son objeto de investigación han contado en todo momento con la opinión favorable de los asesores externos de OHL México, incluidos abogados y auditores.

La CNBV alega que OHL México no informó debidamente al mercado acerca de las diferencias entre los niveles de tráfico actuales en sus concesiones y las proyecciones de los mismos que se hicieron al tiempo del inicio de dichas concesiones. También señala que OHL México podría haber incumplido la normativa aplicable a las operaciones con partes vinculadas y, fundamentalmente, determinados requisitos de índole formal y procedimental que afectan a la aprobación de dichas operaciones.

Sobre las diferencias entre los niveles de tráfico, la compañía ha explicado que dicha información no es relevante ya que cualquier importe reconocido en relación con la rentabilidad garantizada de las concesiones de OHL México está basada en la información relativa a los niveles de tráfico actuales y sus ingresos, y no en proyecciones.

Normas