No, no es seguro
WhatsApp vuelve a suspender por su inseguridad

WhatsApp vuelve a suspender por su inseguridad

En el campo de la comunicación segura, WhatsApp ha demostrado en varias ocasiones no estar a la altura. Han sido ya varias las organizaciones, y los expertos en seguridad, que han criticado con duras palabras y argumentaciones el sistema de intercambio de datos que utiliza el servicio de mensajería instantánea más popular a nivel global. A diferencia de algunos de sus competidores más potentes, como Telegram, no protege lo suficiente la privacidad de sus usuarios.

  • Las conversaciones en WhatsApp no están debidamente protegidas

Hace apenas unos meses, WhatsApp introducía como nueva característica el cifrado de extremo a extremo. Esto quiere decir que no se pueden interceptar los mensajes entre dos usuarios haciendo un ataque "Man-in-the-middle". Ahora bien, según explican en este estudio, el servicio de mensajería instantánea sí deja visibles nuestros mensajes de cara a la propia compañía, que podría comprobar su contenido debida la escasa protección del servicio.

En otros términos, explican también que el mensajero propiedad de Facebook no nos permite la verificación de la identidad de nuestros contactos. Esto quiere decir que, fácilmente, se puede engañar a otra persona haciéndonos pasar por quien queramos. Evidentemente, esto es uno de los problemas de permitir la configuración de una cuenta con sólo asociar nuestro número de teléfono, pero nada como una dirección de correo electrónico u otros elementos que permitan mantener control sobre la suplantación de identidad.

Otros problemas que reflejan son, por ejemplo, los relacionados con la documentación del servicio y la aplicación de mensajería instantánea. Y es que, en este sentido, desde Facebook no han facilitado información sobre el diseño de su servicio para comprobar hasta qué punto los intercambios entre sus usuarios son seguros. Es decir, que siempre se han mostrado 'opacos' en la información sobre el funcionamiento interno de la plataforma.

  • Existen alternativas mucho más seguras

De entre las probadas en el estudio que nos ocupa, aplicaciones como Telegram, TextSecure o CryptoCat sí se alzan con la máxima puntuación en términos de seguridad. Esto significa, simplemente, que las compañías detrás de estos servicios recién mencionados sí ponen al servicio de sus usuarios una plataforma que protege y cuida de su privacidad. WhatsApp, como ya sabemos, sigue sin cumplir con las exigencias a nivel seguridad que se deberían convertir en un estándar.

Normas