¿Marketing o ahorro real?

Black Friday: 6 consejos para aprovechar los descuentos sin que te cueste demasiado

Black Friday: 6 consejos para aprovechar los descuentos sin que te cueste demasiado

Pasan los años, y no se cesa de importar tradiciones del otro lado del Atlántico. Cada día niños, y no tan niños, se disfrazan más en Halloween, Papa Noel le “roba” protagonismo a nuestros Reyes Magos y en tiendas el Black Friday se impone como tradición. Este día de inauguración de la temporada de compras navideñas que sucede a la fiesta norteamericana de Acción de Gracias y que por tanto se celebra el cuarto viernes de noviembre, está marcado por los fuertes descuentos y promociones que tienen su continuidad al lunes siguiente. El conocido como Cyber Monday o día de descuentos en las tiendas online remata un fin de semana de compras que está llevando a que muchos adelanten sus regalos navideños, aunque el fin de semana de más consumo sigue siendo el que gira alrededor de los días festivos del 6 y 8 de diciembre.

Para ello, tiendas online y cada vez más tiendas físicas, se llenan de ofertas llamativas, en la mayoría alargándolas 2 o 3 días más, buscando el premio de ser las primeras a las que vayamos y hagamos nuestras compras, para Navidad o no. Toda oferta es buena, desde luego, pero en estos días en los que se multiplican las compras compulsivas hay que extremar los cuidados para que lo que parece bueno no se convierta en un problema para nuestro bolsillo.

  • Aprovecha sin que te cueste más de la cuenta

A diferencia de las clásicas rebajas, las ofertas del Black Friday y del Cyber Monday se concentran en muy pocos días. Esto, junto con lo limitado de algunas de ellas –por ejemplo sólo para un número determinado de productos- lleva a que se compre muchas veces muy rápido y sin meditar demasiado las compras. El resultado: comprar de más. En algunos casos se crea un problema de cómo administrar este gasto excesivo.

Para evitar esto, tenemos que planificar nuestra jornada de compras, informarnos y buscar siempre el máximo beneficio evitando costes innecesarios. Seguir una pauta, nos ayudará a ello:

  1. Analiza las ofertas: Antes de comprar analiza muy bien que es lo que está ofreciendo cada determinada tienda, y de ello, si nos interesa o no. De nada vale tener descuentos importantes si no lo necesitamos y va a estar colgado o arrinconado en un armario. Por ello, apunta lo que de verdad te interese, y sobre el papel, vuelve a analizar para descartar aquello que consideres más superfluo o innecesario.
  2. Compara los descuentos: ¿Es marketing o en verdad es ahorro? La mejor forma de saberlo es si hay algo que nos interese desde hace tiempo, tener anotado su precio y compararlo. Puede incluso que se haya elevado el precio en las semanas anteriores para así aparentar un mayor beneficio. También podemos realizar comparaciones con otros establecimientos y analizar, a pesar de la poca duración de las ofertas, donde conviene o más.
  3. Haz un presupuesto: Antes de comprar, analiza qué puedes gastar. Ten en cuenta tus ingresos, el dinero que tengas ahorrado para ello y el resto de los gastos que tengas que asumir en estos días de Navidad y por supuesto, en el resto del año. No te excedas sobre este presupuesto o cantidad límite a gastar, para evitar tener pequeños problemas financieros posteriores.
  4. Establece prioridad en tus compras: Lo más probable es que el presupuesto no te permita comprar todo lo que quieras, por ello, es fundamental que priorices qué es lo más necesario y qué no lo es tanto, para que compres lo primero y descarte lo que no lo es tanto.
  5. Analiza las condiciones y garantías: Una buena compra navideña puede no serlo tanto, si por ejemplo, la talla no es la adecuada o es repetida. Por ello, debemos saber cuáles son las condiciones del establecimiento, desde el plazo de devolución de las mismas hasta la forma de realizar un eventual abono, en dinero o en un cheque de compra. Exija las mismas condiciones que en cualquier otro momento del año.
  6. Cuidado con financiar las compras: Lo ideal es destinar el dinero que ya tenemos ahorrado o que ingresamos (por ejemplo con la paga extraordinaria) para estas compras para no acumular más gastos. Pero si decidimos, por ejemplo, financiar nuestra compra con tarjeta, procuremos devolverlo en el menor plazo posible para pagar menos intereses.
Normas
Entra en El País para participar