El globo aerostático vuelve a casa

El cielo de Aranjuez acoge la Copa del Rey de aerostación

Competirán más de 50 deportistas

La precisión de los pilotos juega un papel fundamental en la competición

El cielo de Aranjuez acoge la Copa del Rey de aerostación

El cielo de Aranjuez se inundará de globos aerostáticos durante el próximo fin de semana, con motivo de la XVIII edición de la Copa del Rey de aerostación, que convertirá este municipio madrileño en la sede española de este deporte del 27 al 29 de noviembre.

Cerca de 50 deportistas competirán pilotando una veintena de globos aerostáticos, intentando superar las 20 pruebas de esta particular regata aérea, todas ellas diseñadas por la Real Federación de Deportes Aéreos. Tal y como explica Hugo Varela, socio de The Balloon Company, una de las compañías organizadoras del certamen, y uno de los pilotos que disputarán el torneo, las pruebas que componen la competición se basan, sobre todo, en la precisión de los participantes. “Cada uno de los globos inscritos cuenta con varios testigos para lanzar desde las alturas y aproximarse lo máximo posible a una diana colocada en el suelo”. La habilidad de los pilotos, afirma Varela, hace posible que se puedan medir en centímetros, e incluso en milímetros, las diferencias entre ellos.

Vuelta a casa

El Real Sitio y Villa de Aranjuez fue el lugar en el que, en 1783, voló por primera vez el globo aerostático de los dos hermanos Montgolfier, a quienes se les atribuye la invención de este medio de transporte, el medio aéreo más antiguo. Por ello, con motivo de esta edición de la Copa del Rey, una réplica de aquel globo que surcó los cielos en el siglo XVIII, volverá a las alturas tras cuatro años en los que ha estado inactivo.

En otra de las pruebas, todos los globos participantes han de seguir, de la forma más precisa posible, el recorrido que marca un globo guía. En otra fase, cada uno de los equipos tiene que intentar aterrizar en un recinto que determina la organización del torneo. Y no podía faltar la carrera en la que los globos se baten por ver quién llega antes a la meta, uno de los puntos fuertes del certamen.

“Uno de los mayores atractivos, y a la vez dificultad, es que el globo, una vez que está flotando, se encuentra a merced del viento”, explica Varela. El piloto puede jugar con la fuerza del aire y con las corrientes frías o calientes, pero “así como sabe de dónde despega, nunca sabe dónde va a aterrizar”. Es por eso por lo que la precisión cobra un papel tan importante en las valoraciones y en la asignación de los puntos, que son los que determinan la victoria en esta competición.

Todas las pruebas se celebrarán a primera hora de la mañana, y a última hora de la tarde, de cada uno de los tres días, ya que, tal y como apunta el experto, son los momentos idóneos para pilotar. “Los vientos están más calmados, ya que en las horas centrales del día, las turbulencias y las corrientes son más severas debido al calor del sol”.

  • Un entorno predilecto

La elección de la sede de esta competición no es casual. El Real Sitio y Villa de Aranjuez ha sido declarado Paisaje Cultural y Patrimonio Mundial por la Unesco, por lo que “su legado ofrece múltiples actividades para todos los espectadores que acuden a disfrutar del espectáculo visual de este torneo”, en palabras de Cristina Moreno, alcaldesa del municipio. Por ello, la XVIII edición de esta copa cuenta con la colaboración, entre otros, del Ayuntamiento de la localidad y del NH Collection Palacio de Aranjuez.

Normas