Prevé dar "pronto" salida a la crisis de deuda

Puerto Rico busca ser una unión entre EE UU y Latinoamérica

Santiago Miralles, director de la Casa América; Antonio Caño, director de El País; Alberto Bacó, secretario de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico; Alejandro García Padilla, Gobernador de Puerto Rico; Felipe González, expresidente del Gobierno español, y Juan Luis Cebrián, presidente del grupo PRISA.
Santiago Miralles, director de la Casa América; Antonio Caño, director de El País; Alberto Bacó, secretario de Desarrollo Económico y Comercio de Puerto Rico; Alejandro García Padilla, Gobernador de Puerto Rico; Felipe González, expresidente del Gobierno español, y Juan Luis Cebrián, presidente del grupo PRISA.

Puerto Rico, el Estado Libre Asociado de EE UU, se encuentra inmerso en una importante crisis por la gran deuda, “impagable” según el propio Gobierno de la isla. Pese a ello, las autoridades del país buscan atraer a inversores extranjeros, sirviéndose de su privilegiada situación geográfica: en Latinoamérica y con legislación estadounidense.

“Nos hemos convertido en un puerto de entrada del sur al norte y del norte al sur”, comentó ayer Alberto Bacó, secretario de Desarrollo Económico y Comercio del Estado. Hizo estas declaraciones en un evento titulado Invertir en Puerto Rico, organizado por El País, con el apoyo de Iberia, Abertis, Mapfre y MC-21 Corporation. “Somos profesionales biculturales, lo cual es un factor muy positivo”, destacó.

El gobernador del Estado, Alejandro García Padilla, se declaró “orgulloso” de ser un país latinoamericano, aunque reconoció que el Estado ha estado “a espaldas” de la región desde hace años. Sobre esta línea, el Gobierno busca ser “más proactivo” respecto a “mirar hacia el sur”. Además del impulso de una mejor relación con la región, el país ha optado por una serie de medidas fiscales que hagan a Puerto Rico un destino más interesante para la inversión. Bacó apuntó principalmente a un impuesto del 4% sobre los ingresos para aquellas empresas que se instalen en el país y produzcan para el mercado internacional. “Tenemos una tributación baja pero mantenemos la seguridad de legislación de EE UU”, defendió.

El Gobierno aprobó esta medida con el fin de atraer a empresas de manufacturas. Bacó señaló que el éxito de esta ley permitió crear, por ejemplo, una industria farmacéutica que hoy por hoy fabrica “siete de los 10 fármacos más vendidos del mundo”. Ahora, el Gobierno quiere atraer empresas de servicios, así como otras industrias como la aeronáutica o la defensa.

Bacó defendió que estas medidas, ligadas a la estabilidad que se obtiene al estar en el mismo marco legislativo de EE UU, han permitido “reducir el paro”. Con ello, el encargado del desarrollo económico del país espera que “cuando acabe la crisis” en la que se encuentra inmerso el Estado caribeño, “proyectamos crecimientos del 5% o 6%”.

El representante político señaló que los puntos fuertes para la atracción de inversores en Puerto Rico son “la estabilidad, el respeto por la propiedad intelectual, la calidad de recursos humanos y el conocimiento”. En esta línea, el Gobernador García Padilla defendió que “Puerto Rico produce más ingenieros por metro cuadrado” del mundo “y además bilingües”.

La máxima autoridad de la isla explicó que “la economía está dando señales de vida” tras una importante crisis en el país provocada por la deuda. “El turismo, la agricultura y las manufacturas están creciendo”, defendió. “Queremos que la consolidación fiscal llegue lo antes posible”, comentó el responsable de Economía. “Podremos tener un acuerdo base en los próximos dos o tres meses y esto repercutirá en la actividad económica”. Además, apuntó a la necesidad evitar “recaer” en la práctica de “gastar más de lo que se ingresa”.

Iberia quiere aumentar sus frecuencias a la isla

El foro sirvió también para conocer la experiencia de empresarios españoles y puertorriqueños en la isla. En él, participaron Fernando Mata, director general adjunto del área corporativa de estrategia y desarrollo de Mapfre, Carlos del Río, director de autopistas internacionales de Abertis, Rosa Hernández, presidenta de MC-21 Corporation y Luis Gallego, presidente de Iberia.

Esta última compañía ha anunciado recientemente que, tres años después de suspender los vuelos a la isla, volverá a tener Puerto Rico entre sus destinos el próximo verano. Gallego defendió que Puerto Rico “va a tener un buen desarrollo que atraiga a empresas y que nos permita a nosotros aumentar el tráfico de pasajeros business”. Con ello, el directivo argumentó que quiere aumentar en un futuro las frecuencias, que por ahora serán de tres veces a la semana durante el verano.

El resto de empresarios defendieron el “optimismo” respecto al futuro del país. Sin embargo, Del Río reconoció que la situación ha provocado “algún problema de financiación”, al encarecerse el acceso a esta. Pese a ello, el director de Abertis felicitó al Gobierno por haber apostado por la vía de la colaboración público privada. “Estaremos a disposición del Estado para nuevos proyectos en el futuro”, comentó.

También el representante de Mapfre, Fernando Mata, afirmó que la compañía prevé quedarse en Puerto Rico a largo plazo. “Estamos muy arraigados y es un país que da apoyo a las empresas de servicios transnacionales”, comentó.

Por último, Rosa Hernández, única directiva de empresa puertorriqueña participante en el foro, pidió al Gobierno que surja tras las elecciones del año que viene “continuidad” en las reformas emprendidas.

Normas