Es realmente sencillo conocer la propiedad de un portal online
Cómo descubrir quién es el dueño de una página web

Cómo descubrir quién es el dueño de una página web

Aunque parezca que en Internet se goza de un anonimato que puede parecer inviolable, la realidad es que se pueden conocer más datos públicos de los que aparentemente están disponibles. Es el caso de la posibilidad de encontrar quien es el dueño que está detrás de una web.

Y es que no será raro que en algún momento de la vida sea necesario encontrar quien es el responsable legal de un portal en el que hay algún tipo de contenido que nos afecta, ya sea de forma negativa o positiva, así como es posible que en un entorno de negocios queramos contactar con quien tiene una página web que nos llama la atención.

Sea cual sea la razón para encontrar el dueño de una web y aunque este no deje ningún rastro público en sus páginas de que es el dueño de las mismas, no se puede escapar a una herramienta infalible para descubrir quien es el que tiene los "papeles" de ese sitio en Internet.

Se trata de WHOIS, una herramienta que simplemente con meter la URL de una web nos va a dar todos los datos de quien es el propietario de la misma o, al menos, la información que dieron al registrarla ese nombre en la entidad que se encarga de dar un poco de orden, la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers).

¿Qué datos se encuentran?

Entrando en este enlace podemos utilizar la herramienta de esta organización que cuida de coordinar que nadie pueda quedarse con una web que no le pertenece. Y el uso es realmente tan simple como rellenar el campo en el que nos pide la web... y nada más. El resultado que nos da es la persona o empresa que tiene la propiedad de una web, la fecha en la que fue registrada y en la que va a expirar la propiedad de esa URL si el dueño no se preocupa de renovarla. Además también podemos encontrar datos de contacto como la dirección, el correo electrónico, teléfonos, etc.

Ahora bien, hecha la ley, hecha también la trampa. Los dueños de webs que quieren esconder que son propietarios de las mismas también pueden haber echado mano de servicios especiales que esconden su identidad enmascarándola a través de compañías de terceros. Y para descubrir quién hay detrás de ese registro la cosa no es tan sencilla, hace falta una orden judicial para descubrirlo.

Normas