Cinco cambios que te permitirán aprovechar tu ordenador otros cinco años

  • Las versiones más modernas de Windows, por sus novedades en el apartado gráfico, en ocasiones no son lo más conveniente para un ordenador algo justo de hardware. Cambiar a Linux, o simplemente a una versión "Lite" de Windows, así como versiones anteriores a Windows 10, pueden garantizarte un rendimiento muy superior.
    1Cambia el sistema operativo Las versiones más modernas de Windows, por sus novedades en el apartado gráfico, en ocasiones no son lo más conveniente para un ordenador algo justo de hardware. Cambiar a Linux, o simplemente a una versión "Lite" de Windows, así como versiones anteriores a Windows 10, pueden garantizarte un rendimiento muy superior.
  • El rendimiento de los discos duros es inferior, además de que con el tiempo terminan por deteriorarse y perjudicar el funcionamiento de un ordenador. Un cambio por un SSD o unidad de estado sólido, incluso de bajas prestaciones, supone aumentar de forma considerable el rendimiento de tu ordenador.
    2Cambia tu disco duro por un SSD El rendimiento de los discos duros es inferior, además de que con el tiempo terminan por deteriorarse y perjudicar el funcionamiento de un ordenador. Un cambio por un SSD o unidad de estado sólido, incluso de bajas prestaciones, supone aumentar de forma considerable el rendimiento de tu ordenador.
  • El procesador es más complicado y costoso cambiarlo, pero un aumento de memoria RAM es un cambio realmente económico. Con un cambio de este tipo le darás más "aire" a tu procesador y, por lo tanto, mejorarás considerablemente el rendimiento de tu ordenador.
    3Aumenta la memoria RAM de tu ordenador El procesador es más complicado y costoso cambiarlo, pero un aumento de memoria RAM es un cambio realmente económico. Con un cambio de este tipo le darás más "aire" a tu procesador y, por lo tanto, mejorarás considerablemente el rendimiento de tu ordenador.
  • Pulsando Ctrl + Escape, en el Administrador de Tareas de Windows, encontrarás una sección denominada Inicio. Justo en esta sección es donde puedes configurar qué aplicaciones se cargan en el inicio de tu sistema operativo. Además, puedes comprobar qué aplicaciones suponen mayor carga en contra del rendimiento de tu ordenador.
    4Controla las aplicaciones que se ejecutan solas Pulsando Ctrl + Escape, en el Administrador de Tareas de Windows, encontrarás una sección denominada Inicio. Justo en esta sección es donde puedes configurar qué aplicaciones se cargan en el inicio de tu sistema operativo. Además, puedes comprobar qué aplicaciones suponen mayor carga en contra del rendimiento de tu ordenador.
  • Dentro del menú de Inicio, en Sistema, encontramos el panel de Configuración avanzada del sistema. Desde Opciones avanzadas > Rendimiento > Configuración > Memoria virtual tenemos que pulsar sobre Cambiar y en la opción "Administrar automáticamente el tamaño del archivo..." para deshabilitar este ajuste. A continuación, podremos seleccionar un Tamaño personalizado, superior al que viene configurado por defecto y proporcional a nuestra memoria RAM.
    5Configura el archivo de paginación de Windows Dentro del menú de Inicio, en Sistema, encontramos el panel de Configuración avanzada del sistema. Desde Opciones avanzadas > Rendimiento > Configuración > Memoria virtual tenemos que pulsar sobre Cambiar y en la opción "Administrar automáticamente el tamaño del archivo..." para deshabilitar este ajuste. A continuación, podremos seleccionar un Tamaño personalizado, superior al que viene configurado por defecto y proporcional a nuestra memoria RAM.