El acuerdo con Euro 6000, Bankia y Sabadell está abierto a cambios

BBVA negocia con varios bancos un pacto sobre cajeros

Un cliente sacando dinero de un cajero de BBVA
Un cliente sacando dinero de un cajero de BBVA

Las negociaciones entre las distintas entidades financieras para llegar a acuerdos bilaterales sobre el cobro de una comisión por el uso de sus cajeros por parte de clientes ajenos se aceleran. El lunes estaba previsto que los bancos dieran una respuesta sobre los acuerdos y comisiones que podrían aplicar para adaptar tecnológicamente las plataformas de medios de pago. Pero según varias fuentes Santander, de acuerdo con otros bancos, ha logrado que Economía aplace esta fecha hasta después de las elecciones. Los bancos no estaban de acuerdo en que los pactos y comisiones se comunicasen en plena campaña electoral, ya que podría ser utilizado en la campaña. De ahí, que todo haya dado un giro en las últimas horas.

De momento, BBVA es el banco que se ha convertido en el líder de las negociaciones con el resto de las entidades. Negocia con Santander y Sabadell acuerdos bilaterales para no repercutirse entre ellas, o a un bajo precio, el hecho de que un no cliente pueda sacar efectivo de uno de estos cajeros aunque no sea su entidad.

Las negociaciones no están cerradas, aunque se habían acelerado por la proximidad de las fechas en su comunicación, pero el hecho de que se haya ampliado el plazo de adaptación tecnológica también ha permitido reflexionar más en estos pactos, considerados muy importantes para las entidades financieras.

Este bloque de entidades suman casi el 30% de la red de cajeros. Las rurales también mantienen conversaciones, aunque menos avanzadas con BBVA. Pese a estas conversaciones, Banco Sabadell mantiene su acuerdo con Euro 6000 y Bankia, aunque también pude sufrir variaciones, dado el nivel de conversaciones que mantienen.

Los bancos pretenden cubrir casi toda la geografía española, y sus clientes podrían beneficiarse de los cajeros de estas entidades. Fuentes conocedoras de estas negociaciones aseguran, no obstante, que no está nada cerrado, “y todos seguimos hablando con todos”. El proyecto de los principales bancos es cobrar por el hecho de que un no cliente saque dinero en sus cajeros entre 1,5 euros y 2 euros. Aunque sería el banco emisor de la tarjeta el que pagaría esta comisión, que luego podría trasladarla al client.

Los pactos tienen gran importancia ya que son una estrategia comercial para captar o vincular más al consumidor.

Normas
Entra en El País para participar