Se está lanzando en todo el mundo la primera gran actualización de Windows
Cómo forzar la actualización a Windows 10 Threshold 2 si aún no te ha llegado

Cómo forzar la actualización a Windows 10 Threshold 2 si aún no te ha llegado

Con la nueva actualización de Windows 10, llamada Threshold 2, además de solucionarse multitud de pequeños problemas, se añaden una multitud de nuevas funciones. Ayer las desgranamos todas en este artículo que invitamos a visitar para conocer las novedades de esta, la primera gran actualización del software de Microsoft:

-> Todas las novedades de la primera gran actualización de Windows 10 que llega hoy

Aunque es cierto que la actualización comenzaba ayer, hay varios escenarios que harán que todavía no haya llegado la actualización a muchos usuarios. El primero no tiene más que ver con el ritmo al que van este tipo de despliegues, que se hacen de forma progresiva en los diferentes territorios en los que está presente un software, que en el caso de Windows 10 abarca a todo el mundo.

Ahora bien, si hace menos de 31 días que alguien actualizó de Windows 8 o Windows 7 a Windows 10, no se podrá obtener la nueva versión Treshold 2 ahora mismo. De hecho, estos usuarios se ponen a la cola del resto y será Microsoft la que decida cuándo les llegará la nueva iteración.

Cómo forzar la actualización si instalaste Windows 10 hace más de un mes

Para este caso, la opción es sencilla porque si no nos ha saltado aún la actualización es que tenemos desactivado un detalle. Vamos a Configuración > Actualización y seguridad > Opciones Avanzadas y ahí marcar la opción "Automático" en lugar de la de "notificar para programar reinicio". El efecto es casi inmediato y nos avisará si tenemos disponible la actualización.

Cómo forzar la actualización si instalaste Windows 10 hace menos de un mes

En este caso toca hacer algo más drástico. Primero una copia de seguridad de todos los datos, ya que es probable que se pierdan todos. Nos descargamos una ISO, es decir, la imagen de disco de Windows 10 Threshold 2, la pasamos a un USB o un dvd y realizamos una instalación limpia de todo el sistema tras la cuál lo tendremos totalmente actualizado.

Este método, al mismo tiempo, también sirve para los que instalaron hace más de un mes y tienen algún problema con Windows. Servirá para poner a punto el sistema operativo y hacer una limpieza de todos los problemas que puedan arrastrar y que impiden, por ejemplo, que se les active la actualización si hay algún conflicto de software.

Normas