Las 'startups' se quejan de la escasez de personal cualificado en el sector

Un club para pasar de desempleado a experto en TIC

El Club del Talento Bilbao forma y certifica a expertos en tecnologías de la información.

Un total de 23 profesionales de Vizcaya participaron en la segunda edición del programa.

Participantes en la segunda edición del programa de formación del Club del Talento Bilbao.
Participantes en la segunda edición del programa de formación del Club del Talento Bilbao.

El 50% de las startups asegura que no encuentra suficientes profesionales cualificados en el mercado de trabajo para cubrir sus vacantes en materia de tecnología, según un reciente estudio de Talentoscopio.

Todo apunta a que el problema seguirá agravándose. De acuerdo con otro informe, este elaborado por la Comisión Europea, la demanda de personas cualificadas en el ámbito tecnológico aumentará para 2020 un 13% en España, con lo que llegarán a ser necesarios más de medio millón de expertos digitales. No obstante, este documento pone de relieve que el déficit de este tipo de trabajadores existe tanto en nuestro país como en el conjunto del Viejo Continente.

Esta situación es algo palpable para muchas empresas que, como las tecnológicas vascas Bilbomática o Entelgy Ibai, tienen dificultades para encontrar profesionales.

“Existe un gap tecnológico muy importante entre los conocimientos de quienes están saliendo de las universidades y lo que las empresas estamos demandando”, afirma Luis Álvarez, director de operaciones de Bilbomática, compañía de casi 400 empleados que presta servicios de consultoría informática, fundamentalmente a la Administración, tanto a nivel regional como nacional y europeo.

Consultoras vascas como Bilbomática y Entelgy Ibai cubrieron puestos gracias a esta iniciativa

Javier Astigarraga, director general de Entelgy Ibai, consultora de servicios informáticos que está centrada en el desarrollo de aplicaciones a medida, comparte esta preocupación. “Es cierto que es una carrera dura en la que la experiencia no es un grado y que obliga a actualizarse constantemente para mantenerse al día”, señala Astigarraga. El experto sostiene que este es uno de los factores que explican por qué son pocos los que se decantan por intentar hacerse un hueco en el mundo de la tecnología.

Sin embargo, recientemente ambas tecnológicas han conseguido cubrir algunos puestos gracias a su participación en el Club del Talento Bilbao. Esta iniciativa, liderada por el Ayuntamiento de Bilbao y APMG Internacional (organización especializada en la acreditación de empresas y profesionales), realizó en la capital vizcaína su segunda edición. La primera se celebró el año pasado en Madrid.

Entre junio y septiembre, 23 alumnos pasaron por el programa, que se clausuró en octubre pasado con la entrega a los participantes de las certificaciones correspondientes a los cursos adquiridos.

“La función principal del Club del Talento es que personas con poca experiencia en este campo, pero con actitud, pasen por una pequeña formación que les permita adecuarse al mercado empresarial”, señala Astigarraga, cuya empresa ha contratado a una de las tres personas desempleadas que tuvieron la oportunidad de participar en el programa.

“Se trata de una profesional de perfil matemático que tenía experiencia como freelance en el análisis de datos pero que no había trabajado en el ámbito corporativo”, indica el director de Entelgy Ibai.

La nueva empleada recibió formación en conceptos de calidad y diversas metodologías informáticas que le permitieron adecuarse a las capacidades que la compañía precisaba. Algunos miembros de la plantilla de Entelgy Ibai también pasaron por las aulas del Club del Talento Bilbao para ampliar conocimientos.

Similar es la experiencia de Bilbomática, que, además de cubrir dos puestos gracias al programa, se benefició de la obtención por parte de dos trabajadores de certificaciones en tecnologías que la compañía considera interesantes en la actualidad y que están relacionadas con metodologías ágiles, modelos de excelencia y soluciones que permiten automatizar procesos.

“Nosotros no contamos con un producto como tal. Nuestro gran activo son los trabajadores”, señala el director de operaciones de la empresa. “Cuanto mejor formados estén, mejor servicio podremos ofrecer a nuestros clientes”, sentencia Álvarez.

El experto insiste en la relevancia que tiene para esta tecnológica la formación como herramienta para el desarrollo tanto de los profesionales que componen su plantilla, como del conjunto de la empresa. “Si hay más ediciones del Club del Talento, que cuenten con nosotros”, concluye.

Normas