¿No te llega la fibra? No hay problema
Cómo tener un Internet rápido si no te llega la fibra óptica

Cómo tener un Internet rápido si no te llega la fibra óptica

Que la fibra óptica es el futuro de las conexiones a Internet en casa, es casi una verdad empírica. Ahora bien, que la infraestructura de esta tecnología de banda ancha fija es limitada, y por tanto también su cobertura y disponibilidad para el cliente... por desgracia también lo es actualmente. Precisamente por eso, es especialmente interesante estudiar cuáles son las alternativas para usuarios a los que no les llega la fibra óptica, cuando nuestra intención es encontrar una conexión a Internet rápida, no los 2, 6 ó 10 Mb que nos ofrece el ADSL y otras tecnologías basadas en cobre.

No me llega la cobertura de fibra óptica, ¿hay solución para mí?

Los operadores de telecomunicaciones están llevando a cabo potentes inversiones por extender, cada año, la infraestructura basada en esta tecnología. No obstante, si no vives en un núcleo urbano de alta densidad de población, es posible que tengas que esperar aún algo de tiempo. Ahora bien, para llegar a 100 Mbps, por ejemplo, no es necesario que tengas fibra óptica instalada en casa.

Actualmente, la fibra óptica es la tecnología más puntera para el acceso a Internet, pero hemos ido viendo en los últimos meses -y años- cómo otras tecnologías alternativas, y de cobertura más amplia, se desarrollan en paralelo y como opción para quienes no pueden contratar banda ancha fija basada en fibra óptica. Por lo tanto, tranquilo, porque hay varias soluciones posibles para ti.

El ADSL es tu primera opción, probablemente la menos interesante

La red de cobre a nivel nacional sigue siendo la más amplia, y la cobertura de ADSL por lo tanto es la mayor. Ahora bien, el ADSL y sus derivados están limitados a velocidades de 30 Mb ó, en el mejor de los casos, probablemente te lleguen 50 Mb. Sin embargo, ya sabemos que la distancia a la central del proveedor de servicios de Internet afecta proporcional y negativamente a la velocidad real de tu conexión a Internet.

Además, la congestión de la red telefónica también provoca fluctuaciones negativas en tu velocidad de transferencia, luego no puedes pretender tener un servicio equivalente a la fibra óptica, o una alternativa real a estas conexiones a Internet de alta velocidad.

Redes móviles, hasta 150 Mbps en descarga y 50 Mbps en subida

No vas a tener la casi inexistente latencia de la conexión basada en fibra óptica, y la velocidad puede ser algo menos estable, pero el máximo que vas a tener en velocidad descarga es de 150 Mbps y en subida 50 Mbps. Sin duda, el 4G LTE se plantea como una excelente alternativa a la fibra óptica, y mucho más aún cuando hablamos de una cobertura que supera el 80% dentro de España y que recientemente se han comenzado a activar nodos de 800 MHz, luego con mejor cobertura en interiores..

Si estamos en una zona con cobertura 4G LTE, sin duda las redes móviles nos pueden servir como alternativa a la fibra óptica, y también podemos contratar planes de tarifa plana ilimitada y crear una red WiFi dentro de casa con un router conectado a la red, o bien uno inalámbrico para llevar nuestra conexión a Internet a cualquier parte.

Internet por satélite, hasta 100 Mbps en descarga con límites

Como si tuviéramos en casa una conexión de fibra óptica, el Internet por satélite nos va a obligar a hacer un hueco para un router, lo que significa que vamos a poder conectar a la red a través de cable o vía WiFi. Por otra parte, este tipo de conexiones requiere de la instalación de una antena parabólica para el envío y la recepción de paquetes de datos a través de los satélites.

En cuanto a las tarifas, el Internet por satélite nos permite optar por conexiones de hasta 100 Mbps en velocidad de descarga, pero el único problema que vamos a encontrar es que la descarga está limitada a 22100 GB, y a partir de aquí tendremos que conformarnos con las funciones de correo electrónico y la navegación web.

Sin duda, esta es otra excelente opción que nos ofrece una velocidad de transferencia muy similar a la fibra óptica, con la única diferencia de que la latencia será algo mayor. Por otra parte, es mejor alternativa que las redes de telefonía móvil 4G LTE en cuanto a la estabilidad de las transferencias, quiere esto decir que las fluctuaciones en la velocidad no serán demasiado notables.

Otras alternativas... algo menos interesantes por velocidad

Además de las opciones que os recomendábamos en los puntos anteriores, también hay otras opciones. Evidentemente, no todas nos van a permitir navegar a 100 ó 150 megas como el 4G LTE y el Internet por satélite, pero nos pueden salvar en caso de que no tengamos cobertura de ninguna de estas tecnologías, aunque ofreciéndonos unas tasas de transferencia realmente más bajas y que, en algunos casos, ni siquiera superan al ADSL convencional.

Por una parte tenemos el 3G, la tercera generación de redes de telefonía móvil, que tiene una de las coberturas más amplias en nuestro país, y prácticamente podemos encontrarlo en cualquier punto dependiendo del operador de telecomunicaciones. El problema es sencillo, y es que sólo vamos a poder alcanzar 3,6 Mb y con una latencia algo elevada. Por lo tanto, es una opción sólo si no podemos recurrir al resto de alternativas, o si necesitamos Internet portátil, en un router WiFi.

Y como última opción tenemos el WiMax, también una opción muy interesante para los puntos de más difícil cobertura. Con esta tecnología son varios los operadores de telecomunicaciones que trabajan, y en algunos casos nos ofrecen conexiones de hasta 30 Mb con una latencia bastante buena, además de una estabilidad realmente interesante en las velocidades de transferencia.

Por supuesto, estas opciones son más interesantes para quienes tienen problemas más graves de cobertura, mientras que si no es nuestro caso deberíamos optar por alternativas más potentes como el 4G LTE y el resto de descritas anteriormente.

Normas