Eleva el IAE, modifica el ICIO y crea una nueva tasa de residuos urbanos

Primeras cuentas de Carmena, primeras subidas de impuestos

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante una reciente reunión de la Junta de Gobierno.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante una reciente reunión de la Junta de Gobierno. EFE

La Concejalía de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid trabaja ya a pleno rendimiento en la elaboración del próximo presupuesto para 2016. Para ello, el titular de este área, Carlos Sánchez Mato, informó hoy en la Comisión Permanente de Economía sobre cuáles serán las prioridades de su departamento.

Superada la rebaja que se vio obligada a aprobar por la oposición en el impuesto de bienes inmuebles (IBI), el más importante por su volumen de recaudación, entre los asuntos que fueron abordados destacan las modificaciones que se pondrán en marcha en otros dos importantes tributos. En primer lugar, planteó un incremento del impuesto de actividades económicas (IAE) que se circunscribirá al coeficiente de situación. Tal y como explicaron fuentes de la Concejalía de Hacienda, este factor está dividido en nueve categorías de calles, siendo la número 1 la más elevada, o la más cara, y la novena, la más baja.

De esta forma, el IAE de 2016 subirá para los viales de categoría 2 un 7,87%; y para los de las categorías de 3 a 9 crecerá un 10%. Por su parte, el coeficiente de la categoría 1 quedará igual que en la actualidad puesto que ya se encuentra en el máximo permitido por la Ley reguladora de Haciendas Locales, que es un 3,8. Con esta propuesta de incrementar los coeficientes de situación de las categorías de calles 2 a 9 del IAE se estima un incremento recaudatorio de unos 6,4 millones de euros. Además, la propuesta del Gobierno municipal prorroga las bonificaciones por inicio de actividad y creación de emple ya vigentes.

Bonificaciones fiscales

En relación al impuesto de construcciones, instalaciones y obras (ICIO), el Ayuntamiento apuesta por eliminar la bonificación que aprobó el anterior equipo municipal en abril pasado y sustituirla por otra. La idea es suprimir la reducción del 95% aplicable en los casos de declaración de especial interés o utilidad municipal a “las construcciones, instalaciones y obras de cualquier clase, salvo las que se realicen en el suelo, subsuelo y vuelo de la red viaria y de los espacios libres municipales de dominio y uso público, o las que se realicen en los viales o espacios libres equivalentes de las urbanizaciones privadas que no tengan cerrado verticalmente su perímetro”.

A cambio, está previsto crear otro beneficio fiscal, de características similares al que estuvo vigente antes de abril. De ese modo, se aplicará una rebaja del 95% del tributo sobre los primeros 45.000 euros de coste real y efectivo a las contrucciones, instalaciones y obras realizadas para la implantación, desarrollo, modificación o cambio de aquellas actividades en las que la tramitación para la obtención de la licencia, declaración responsable o comunicación previa se realice conforme a las normas que regulan el régimen urbanístico.

Quedan excluidas las construcciones u obras ejercidas por el sector público. Sin dejar el ámbito fiscal, el Gobierno local aseguró que en el próximo Pleno defenderá la creación de una tasa por prestación del servicio de gestión de residuos urbanos de actividades: ahora conocida como la Tasa de Residuos Urbanos de Actividades (TRUA).

Gravará a los inmuebles que cuenten con algún tipo de actividad comercial, industrial, profesional, artística, administrativa, de servicios, sanitaria o análogas, siempre que el edificio tenga un uso catastral distinto al de residencial o al de almacén o estacionamiento. Con ello, Carmena mantiene la decisión del anterior Ejecutivo de eliminar la polémica tasa de basura que se implantó en tiempos del PP a todas las viviendas y garajes. Fuentes municipales aclararon que la cuota tributaria será el resultado de sumar una cuota de valor catastral (en función del tramo de valor catastral del inmueble) y una cuota de generación (en función del uso catastral del mismo).

Madrid valora rescindir contratos de swaps

El Ayuntamiento de Madrid informó esta mañana a través de un comunicado que está estudiando la posibilidad de emprender posibles acciones legales con el fin de rescindir los contratos de instrumentos derivados (en concreto, swaps de tipos de interés). El área de Economía yHacienda ha solicitado a la Asesoría Jurídica municipal que elabore un informe al respecto. Las operaciones de cobertura de riesgo de tipo de interés ascienden a un capital nocional vivo de 1.788 millones de euros. “Según datos internos, el coste de todas las operaciones ha supuesto hasta ahora a las arcas municipales unos 247 millones adicionales al pago de la deuda hasta agosto”, aseguró el Consistorio en dicho comunicado.

Un swap de tipos de interés es un contrato en el que dos partes acuerdan, durante un periodo de tiempo establecido, un intercambio mutuo de pagos periódicos de intereses denominados en la misma moneda y calculados sobre un mismo principal, pero con tipos de referencia distintos. El Ayuntamiento contrajo con estos swaps la obligación de pagar un interés fijo para cada una de las operaciones. Si los tipos generales hubieran superado la barrera fijada, habría existido beneficio para el Consistorio. Pero ocurrió exactamente lo contrario: los intereses de las entidades se mantuvieron por debajo, por lo que se ha perdido dinero. El coste de cancelar esas operaciones a 31 de agosto sería de otros 402 millones, “de ahí que se estén estudiando vías alternativas para rescindir esos contratos”.

Normas