El nuevo consejo estará formado por nueve miembros

Así está Codere tras el pacto con los bonistas hace un año

Rótulo de Codere en un edificio de la compañía en Madrid.
Rótulo de Codere en un edificio de la compañía en Madrid.

El próximo 21 de octubre, Codere y sus bonistas darán un paso más hacia el proceso de reestructuración después del acuerdo alcanzado hace ya más de un año. La próxima semana, la empresa de juego celebra una reunión en Londres con los tenedores de bonos )sus principales acreedores) en la que tendrá lugar en Londres el scheme of arrangement. Es decir, la audiencia para el acuerdo de reestructuración societaria y de la deuda de la compañía y sus filiales (1.026 millones) conforme a la regulación de Reino Unido.

Esta cita pretende marcar un antes y un después en el futuro de la empresa de juegos de azar que, tras 13 meses de intensas reuniones para la adaptación de los estatutos de Codere a los cambios legales del gobierno corporativo, se encuentra a las puertas de concluir su proceso de reestructuración. Pero antes de que llegue este desenlace, los bonistas, primero, y la junta general de accionistas, después, tendrán que ratificar el scheme of arrangement. Una vez obtengan el visto bueno se llevará a cabo una ampliación de capital, fruto de la cual surgirán las nuevas participaciones accionariales acordadas en septiembre de 2014, así como la composición del nuevo consejo. Cuando esto se efectúe, los hasta ahora accionistas mayoritarios perderán el control de la compañía, que pasará a manos de los tenedores de bonos.

Respecto al nuevo consejo, el pasado 16 de septiembre la compañía remitió un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que se aportaban algunas de las pinceladas sobre cómo sería su composición.Según la información proporcionada, una vez se complete la reformulación de la compañía, se designará a un nuevo consejo compuesto por nueve miembros, de los que cinco serán designados por los bonistas. Dentro de estos últimos, uno de ellos será nombrado de manera conjunta por los bonistas que no formen parte del grupo de accionistas principales así como por los ejecutivos clave. José Antonio Martínez Sampedro, hasta la fecha propietario de la empresa, ejercerá las funciones de presidente y consejero delegado. La lista del nuevo consejo la completan dos miembros a propuesta del presidente y el consejero delegado y otros de perfil independiente.

Junto a esto, Codere comunicó el pasado 7 de octubre el proyecto de constitución de la nueva sociedad, denominada Codere Newco, a la que transmitirá todo su patrimonio. Su inscripción en el registro mercantil está prevista para la recta final de año, según fuentes cercanas al proceso, pero antes deberá pasar por la junta general de accionista. La nueva empresa recibirá todas las acciones, valoradas a 0,20 euros.

En medio de este proceso, la compañía ha continuado con su negocio. El grupo cerró el primer semestre con unas pérdidas de 48,7 millones. Es decir, recortó sus números rojos un 24,6% respecto al mismo periodo del año anterior. Su facturación alcanzó los 409 millones, un 25% más que en 2014. La razón de esto hay que buscarla en el efecto positivo del tipo de cambio fruto de la depreciación del euro frente al dólar. Por su parte, el resultado bruto de explotación (ebitda) superó las previsiones de los analistas tras concluir en los 136,3 millones.

Sus acciones se disparan un 270% este año

El reducido precio de sus acciones, sumado al escaso capital que cotiza en Bolsa hacen de Codere el mejor ejemplo de chicharro. En lo que va de año sus acciones se han disparado un 267%. No obstante, los mayores ascensos anotados por los títulos de la compañía se remontan a los días previos al acuerdo alcanzado entre más del 75% de los bonistas y los dueños de la empresa. Desde el 16 al 23 de septiembre de 2014, las acciones de Codere se dispararon más de un 400%, pasando de los 0,44 euros a los 2,19. En actualidad permanecen en los 1,14 euros.

Según lo acordado el año pasado, una vez se complete la reestructuración se prevé la exclusión de Bolsa de la compañía de juego.

En virtud de lo pactado, Codere logró un contrato de préstamo sénior de 253 millones que sustituyó al contrato de financiación que adquirieron los hedge funds. Junto a esto, Codere pactó efectuar una emisión de bonos por valor de 675 millones.De esta cuantía, 200 se suscribirán en efectivo y 475 millones serán canjeados por los bonos existentes.

Respecto a los cambios en la estructura del capital, 636 millones de bonos se convertirán en nuevas acciones. Según esto, los accionistas actuales pasarán a tener el 2,22% de capital, y el 97,78% quedará en manos de los bonistas.

José Antonio Martínez Sampedro y Javier Martínez Sampedro (presidente y consejero) mantendrán sus puestos e invertirán en acciones de la compañía reestructurada hasta alcanzar el 20% del capital.

Normas