El grupo seguirá reduciendo costes y ampliando plazos

Abertis abre la puerta a vender hasta 3.000 millones en deuda

Francisco Reynes, consejero delegado de Abertis.
Francisco Reynes, consejero delegado de Abertis.

Abertis afila sus armas para colocar un máximo de 3.000 millones de euros en bonos. El grupo de autopistas ha colocado a través de matriz y filiales unos 2.500 millones en los dos últimos años. El objetivo es sacar partido de las oportunidades a partir de enero.

Abertis quiere dejar la puerta abierta a rebajar los tipos de interés que paga por su deuda y a alargar los plazos de sus vencimientos. El grupo de autopistas ya tiene listo su folleto para emitir hasta 3.000 millones de euros en bonos y obligaciones de cara a los próximos 12 meses. La compañía ha realizado una intensa labor de refinanciaciones a través del mercado de capitales en los últimos dos años. En este periodo ha emitido, entre matriz y filiales, unos 2.500 millones de euros.

Las últimas emisiones de deuda corrieron a cargo de dos de sus filiales. La brasileña Arteris lanzó el pasado septiembre 750 millones de reales brasileños (unos 180 millones de euros) que vencen en 2016. La francesa HIT colocó a finales de marzo 200 millones de euros con vencimiento en 2025. Entonces pagó un 2,54% y ahora cotizan con un tipo de interés incluso menor, del 2,49%.

Fuentes financieras puntualizan que el objetivo no es hacer emisiones en el futuro inmediato, sino esperar a un momento óptimo. Las elecciones generales en España del próximo 20 de diciembre dificultan las colocaciones de deuda, al menos por parte de la matriz, explican desde un banco de inversión extranjero. Una vez conocido el resultado de los comicios, salvo sorpresa mayúscula, las emisiones volverán, tanto en la renta fija como en la variable. Un Gobierno del PP o del PSOE con el apoyo de Ciudadanos abriría de nuevo el mercado. Fuentes próximas a la compañía indican que estarán pendientes de la situación con el fin de seguir mejorando su perfil de deuda.

Los consejeros darán ya la opinión sobre la opa

A la opa parcial que Abertis se ha lanzado a sí misma, y que está en periodo de aceptación –este concluye el próximo 20 de octubre–, han dicho que quieren vender dueños de 7,6 millones de acciones. Este número de título equivale al 0,8% del capital, cuando la opa se dirige al 6,5% de las acciones (61,3 millones). Fuentes financieras señalan que hoy, o mañana a más tardar, el grupo de autopistas –que tiene a Francisco Reynés como consejero delegado– informará a la CNMV de la posición del consejo de administración respecto a la oferta.

Es más, deberán detallar si su intención es acudir o no con sus acciones.
Juan Miguel Villar Mir, que controla el 16% del capital de Abertis a través de Inmobiliaria Espacio, deberá retratarse en el comunicado. En el folleto de la ampliación de capital por 1.000 millones de OHL, que está actualmente en proceso, se abre la puerta a que Inmobiliaria Espacio participe en la opa parcial, “en función de las condiciones del mercado”. También señalan que si finalmente participan lo comunicarán de manera inmediata a la CNMV.

El private equity CVC, que controla actualmente el 8,05% de Abertis, ya vendió el pasado 3 de marzo el 7,5% de la empresa a un precio de 16,4 euros por títulos. Fuentes del mercado no descartan que siga haciendo caja al precio de la opa parcial, fijado en 15,7 euros por acción. La escalada de Abertis desde que la CNMV dio el visto bueno a la opa resta atractivo a la oferta, pues el grupo finalizó ayer en Bolsa a 15,16 euros por acción. La prima ofrecida se limita ahora al 3,6%. A finales de septiembre, cuando la operación estaba anunciada, Abertis tocó un mínimo de 13,66 euros. El 6,5% se sumará al 1,75% que tiene en autocartera. La compañía usará esas acciones propias para “potenciales operaciones corporativas” o para retribuir a sus accionistas.

Abertis ya ha reducido de forma contundente su deuda neta en lo que va de año. A finales de junio sumaba unos 11.200 millones de euros, alrededor de 2.600 millones menos que a cierre de 2014. El flujo libre de caja –la liquidez que genera la compañía con su actividad habitual y con otras operaciones– de los seis primeros meses de 2015 por unos 2.200 millones ha permitido esta mejora.

Con la colocación del 66% de Cellnex el pasado mayo se embolsó 2.071 millones; otros 177 millones le llegaron por la desinversión en la concesionaria del aeropuerto de Montego Bay (Jamaica), al tiempo que desconectó 329 millones de la deuda asociada a Cellnex.

La deuda financiera neta respecto al beneficio bruto de explotación (ebitda) de Abertis había bajado a junio hasta las 3,7 veces, frente a las 4,5 veces con las que finalizó el grupo el pasado ejercicio.

Abertis, que goza de uno de los mejores rating dentro de las empresas no financieras de la Bolsa española –BBB, según Standard & Poor’s, y BBB+, de acuerdo a Fitch; en ambos casos varios escalones por encima del bono basura–, gastó 374 millones de euros en el primer semestre del año en intereses. El coste medio de su deuda se situaba en el 5,2%. Obviamente, el precio varía considerablemente en función de la filial: en España el coste medio es del 3,7%, mientras que en Brasil es del 11,3%.

Abertis, además, disponía a 30 de junio de cerca de 3.800 millones de euros en caja –el 75% del total, perteneciente a la matriz–, lo que junto a la generación de efectivo, le permiten cubrir “ampliamente los vencimientos de deuda hasta 2019”, señala la compañía en un informe enviado a la CNMV. Hasta ese año tendrá que hacer frente a amortizaciones por unos 5.400 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar